Diversión

Loreto Aravena: "Lucho todos los días por ser feliz"

Pronto la veremos nuevamente en su rol más sensual, "Susy", quien llevará el estandarte de las mujeres que no quieren tener hijos. En su caso es mamá de Ema, pero considera válidas todas las opciones. Hablamos de su amor al deporte, la alabanza a la belleza, la importancia del voto y la realidad de estudiar en colegios públicos.

Por: Carolina Palma Fuentealba.

Más allá de transformarse en una de las mejores actrices nacionales gracias a su trabajo como "Claudia" en "Los 80", o la sufrida "Lorena" de "Preciosas" –ambas de Canal 13– Loreto Aravena (33) sabe cómo disfrutar la vida al 100%. No sólo hablamos de vivir cada minuto con su hija Ema y aprovechar las oportunidades en su trabajo, sino que está cada día más ligada al deporte: ha participado dos veces en el Ironman Pucón y en otras competencias, pasando difíciles pruebas de nado, bicicleta y running.

Quizás por esa razón es dueña de una figura privilegiada, tonificada. "Siempre me gustó moverme. Mi hermana, dos años mayor, era súper señorita, bien peinada, limpia, y yo siempre estaba sucia, revolcándome en la tierra, me subía a los árboles, era súper loca de niña y tenía mucha energía. Una forma de canalizar esa energía fue el deporte. Hice gimnasia rítmica toda la Básica y cuando entré a la Universidad me puse a nadar, a hacer yoga y nunca paré de hacer deporte", revela.

Lo considera súper adrenalínico, por lo mismo, anda siempre en bicicleta, tiene una tabla de paddle, nada y sube el cerro todas las semanas. "Liberas endorfina. Es una sensación súper liberadora, te relaja, te desconectas y te deja con mucha energía". Esa misma actitud positiva la ha hecho rostro de marcas emblemáticas, como Ballerina, que reconoce su fuerza, belleza y su esencia de mujer todo terreno.

Este año no dejaremos de verla en pantalla. "Susy", de "Soltera Otra Vez", volverá igual de atrevida pero con mensajes más potentes. Sólo realizará este papel. Como ella misma dice, creció y, pese a considerarse ambiciosa, intenta hacer una cosa a la vez. Antes estaba en televisión, cine, teatro, radio, pero su hija de un año y 8 meses necesita de su tiempo. Aunque deja entrever que será productora ejecutiva de una película, filmará otra a fin de año, y mantiene una serie en carpeta.

En la foto de tu WhatsApp tienes la que te tomaron para una revista, desnuda. ¿Siempre has tenido buena relación con tu cuerpo?
Siempre. Evidentemente hay cosas que no me gustan, pero son las mínimas. Con el tiempo empecé a querer mis cicatrices. Aprender a quererse es muy importante para las mujeres, y eso se aprende con la madurez. Ojalá en la adolescencia uno tuviera esa capacidad de quererse, porque todos los problemas que los jóvenes sufren en esa edad, se relacionan con no aceptarse.

¿Tienes ciertos pudores? Andar de mini en la calle, por ejemplo.
Las piernas me encantan. Las pechugas no me gusta mucho mostrarlas en la pega, porque es algo más privado. Siento que, en general, los desnudos en televisión se justifican poco, y me cuesta hacerlos. Siempre hablo con los directores, me han tocado buenos y no he tenido problemas en que se acepte esa petición. A cambio soy súper sugerente al hacer esas escenas…

¿Te cambió el cuerpo después del embarazo?
Sí, quedé muy flaca. Di de amamantar, y la guagua se lleva todas tus vitaminas y proteínas. En el embarazo me cuidé mucho, comía todas mis comidas sagradamente, me tomé todas las vitaminas que tenía que tomar, fui muy responsable. Sabía que mi cuerpo se podía resentir. Las descalcificaciones son terribles, trabajo con mi cuerpo y no me podía dar el lujo de quedar mal. Me importaba más eso que el peso. Subí un kilo por mes hasta el séptimo mes que dejé de subir, pero mi guagua no.

Tuviste diabetes gestacional. ¿Cómo la sobrellevaste?
No tiene nada que ver con ser flaca o gorda. El médico me explicó que se da porque el páncreas funciona mejor para una persona que para para dos. Tu páncreas no está funcionando correctamente, entonces le pasa más azúcar a la guagua, y hay mucha gente que no sabe, pero la fructosa, presente en la fruta, y el carbohidrato, se convierten en azúcar. Entonces, desde el séptimo mes, tuve que sacar el azúcar de mi dieta. Ese tema se descubrió hace poco. Ahora a los 6 meses te hacen el examen, porque antiguamente las guaguas salían muy grandes y nadie sabía la razón. Yo quería parto natural, así es que no quería que fuera tan grande.Imagen foto_00000003

¡Tuviste parto natural! ¿Cómo describes la experiencia?
Increíble, lo máximo. Estuve en mi casa la mayor parte del tiempo, y cuando estaba a punto me fui a la clínica. La tuve a las 40 semanas y cinco días. Sabía bien la fecha de concepción, por eso me hicieron caso.

¿Y el dolor?
Nada. Te juro que me dolió más el tatuaje que tengo en el tobillo. Aunque cada una tiene su umbral del dolor, las mujeres estamos hechas para parir, todo está en las condiciones que uno lo haga. Leí mucho al respecto, porque me gusta informarme cuando las cosas tienen que ver con uno, y hay una hormona que se libera que es la oxitocina, la llamada hormona del amor. La oxitocina provoca que no te duela tanto el parto. El periodo expulsivo fue lo más terrible, y el resto fue puro placer. Una explosión de amor.

El cuerpo se recupera rápido, ¿no?
A la media hora lo único que quería era comer una cazuela (ríe). Pero como estaba en la clínica me dieron galletitas y esas cosas. A las 5 de la mañana me estaba duchando. Cero dolores.

¿Y el cuerpo volvió rápido a su lugar?
A los 10 días estaba con 12 kilos menos. Pesaba 57 kilos cuando me embaracé, llegué a los 64, y a los 10 días pesaba 52. Todos me decían "en qué minuto pariste". No quería estar tan flaca, no encuentro que me vea bien. Lo bueno es que recuperé pronto mi peso.

¿Qué opinas que la flacura sea tan alabada? ¿Le dices a tus amigas "¡que estás flaca!", por ejemplo?
No, jamás les digo "¡que estás flaca!, qué buena". No es un piropo, y no me agrada que me digan que estoy flaca o estoy gorda. ¿Qué les importa? Cada uno tiene su cuerpo. Hay un concepto errado de belleza, y la delgadez está sumando a ese concepto de belleza. Para mí los cuerpos armónicos son bellos, independiente si son flacos o gordos.

Ahora eres rostro de una marca de cuidado capilar. ¿Qué relación tienes con tu cabello?
Desde niña lo tuve largo. Mi mamá me lo cuidaba con productos naturales; en la universidad me lo corté, luego en el trabajo me hicieron muchos cortes distintos para los papeles. Cuando quedé embarazada, aproveché de dejármelo largo. Uno se pone linda con el embarazo, te brilla el cabello, te crecen las uñas, quedas con bonita piel. Ballerina vio que tenía bonito pelo, y también les gustó que mi look representa a la mujer chilena.Imagen foto_00000002

¿Y qué importancia tiene en tu look total?
Es importante porque el cabello ha sido siempre un símbolo de feminidad, sobre todo para las chilenas. Tengo varios amigos extranjeros y me dicen que encuentran que lo tenemos muy lindo. Nos gusta resaltar lo femenino. Me parece bueno que las mujeres se quieran.

¿Qué aromas prefieres?
Con algo de vainilla, chocolate, cacao. Si los shampoo tienen aromas naturales, mucho mejor. También tiene que ver con quererse.

"ME HAN LLAMADO DE DISTINTOS PARTIDOS"

Con el papel de "Lorena" en "Preciosas", ¿te sentiste como una actriz consagrada?
No, la consagración llega con los años, no a los 10 años de carrera. Me cuesta, me cuesta también el rollo de la protagonista. Además, éramos "preciosas" no "la preciosa". En "Los 80" era lo mismo, era parte de la familia. No he sentido esa presión. "Preciosas" fue una gran experiencia. Harta pega, pero me encantó.

Este año tendremos la tercera parte de "Soltera Otra Vez". ¿Veremos cambios en "Susy"?
No he leído nada todavía, porque no hemos partido la pre-producción, pero sí sé que llevaré la voz de las mujeres que no quieren ser madres. Si bien soy mamá, y me convoca el tema de la teleserie que es ser madre, tengo muchas amigas que no quieren ser mamás, y no lo serán porque no quieren. Me parece totalmente válido. Socialmente todavía es cuestionada esa opción. Me parece también que estamos en una sociedad que opina demasiado del resto. Si dejáramos de opinar del resto, nos preocuparíamos más de nosotros, y tendríamos vidas más felices. Muchos se preocupan del otro, y eso no te hace avanzar. Toda la gente opina; te casas, y te preguntan por la guagua, después, la segunda. Cuando la tienes, todos te preguntan porqué no le das esto y esto otro. Por favor, centrémonos en cada uno. No podemos estar preocupados del pasto del vecino todo el rato.

Has tenido la posibilidad de viajar harto. ¿Cómo ves esa realidad afuera?
En países desarrollados la tasa de natalidad es enana porque la opción no es ser padres. Estuve en China, donde se puede tener solo un hijo, aunque ahora se puede pagar por el segundo. Nosotros vivimos en un país con natalidad explosiva, pero me parece válido que alguien no quiera hijos. Oficialmente es raro que alguien de 40 años no tenga hijos, pero qué importa. ¿Por qué debemos casarnos, tener hijos, etcétera?

¿Qué otros temas te convocan?
Ufff… La legislación sobre el aborto, el matrimonio homosexual, el tema de las AFP´s, los animales abandonados, las mujeres en la cárcel, los niños de personas en situación de presidio, las termoeléctricas, cómo funcionan las energías renovables…

Eres una actriz súper opinante, mientras otros de tu rubro no se involucran…
Toda la vida he sido así. Estudié en la Universidad de Chile, y tengo muy incorporado que exponer tus argumentos y debatir sobre ciertos temas, hará que nuestro país avance. Nunca he militado en un partido político, pero sí llevo varias causas conmigo y salgo a protestar. Creo firmemente que si nos organizamos podemos avanzar. Voto desde que tengo 18 años. Hay gente que todavía no entiende que quejarse no es una opción. Si estás quejándote en tu casa, pero no votas, no protestas, ¿en qué minuto quieres opinar?Imagen foto_00000004

¿Dices por quién votas?
No, el voto es privado. Siempre he considerado más a las personas de izquierda en todo caso, pero no es obligación. Voto por las personas más ligadas a mis ideales.

¿Te gustaría dedicarte a la política?
Sí, me gustaría. En algún momento ingresaré a la política. Me encantaría ser agregada cultural en otro país, o si algún día puedo ser Ministra de Cultura, feliz.

Te van llamar después de esto.
(Ríe) Me han llamado varias veces de distintos partidos políticos y candidatos para hacerles campaña. Hasta ahora ninguno ha cumplido con todos los requisitos, pero el día que exista, lo voy hacer. Es un tema que me convoca mucho. Aunque también quiero dirigir cine algún día.

Me llama la atención que estudiaste en un colegio público, y muchos que están ahí sienten que no cuentan con las posibilidades para triunfar.
Es una realidad; dónde naciste y el colegio en que estudiaste va a marcar gran parte de tu vida. Es cierto que las personas que nacieron en Puente Alto tendrán menos opciones que quienes nacieron en Las Condes. Estamos en un país clasista, el amiguismo funciona mucho. Tendrás más amigos en buenos cargos si estudiaste en el Saint George's que si estudiante en "Pepito los palotes". Son realidades. De todas formas, creo que no pueden determinarte. En mi caso no fue determinante, y soy el fiel reflejo de que sí se puede.

¿Qué hiciste para lograrlo?
Trabajo, esfuerzo, levantarse temprano, tomar micro, Metro, como lo hace toda la gente, y suerte. El factor suerte es importante. Estar ahí en el momento indicado. Si hubiese tomado la decisión de no entrar a "Los 80", quizás no hubiese entrado a la industria de la televisión. Principalmente, es mucho trabajo. De talento tengo un 10% y de trabajo, un 90%. Así de radical.

Eres reconocidamente ambiciosa. En Chile se toma a mal, pero en otros países es algo positivo.
Creo que es positivo, aunque depende de las ambiciones que tengas en la vida. No pretendo llegar a la presidencia ni ser millonaria. Las ambiciones no tienen que ver con la plata, sino que son mucho más profundas. Lucho todos los días por ser feliz. Vivir de una manera feliz, es lo más importante. Me da pena ir en el Metro y ver a la gente triste

Sí, van o vuelven achacados de sus pegas…
Me gustaría que todo el mundo pudiera trabajar en lo que le gusta, que hubiese mejores condiciones para desplazarse. Me da lata que partamos el día de esa manera, que en el invierno la micro te moje. Es como que tienes todo en contra. Yo trato de ponerle buena onda al asunto, y agradezco cada día de vida.