Diversión

Con lágrimas en los ojos, Kim Kardashian habló del robo en París

La socialité despeja dudas sobre un posible montaje

Por redacción Nueva Mujer

Hace meses Kim Kardashian sufrió un robo que la alejó del ojo público. En su momento se especuló sobre si había sido un montaje para ganar más popularidad y seguir siendo tendencia en el mundo. Ahora, la esposa de Kanye West, habló en el programa ‘Keeping Up with the Kardashians’ como nunca antes la habíamos visto.

Relató que los ladrones sabían que ella estaría sola pues fiel a su estilo, horas antes había compartido en Snapchat que su hermana Kourtney saldría acompañada del personal de seguridad. Kim cree que la estuvieron siguiéndolos pues sabían la mayoría de sus movimientos.

DESCUBRE MÁS:

 

“Tenían que haber sabido que nos íbamos ese día”. “Tuvieron una ventana de oportunidad y simplemente la tomaron”. Kim recordó que escuchó ruidos en la escalera, pero nadie respondió. Dijo que vio a personal de hotel amordazado y que los ladrones lo utilizaron más tarde como traductor. “Tengo bebés, por favor, no pueden entenderme, pero diles que tengo bebés en casa”, le suplicó. “Por favor, tengo una familia, déjame vivir”, fue una de las frases que pidió le dijera a los ladrones.

También pensó que sería víctima de una violación pues uno de los asaltantes la empujó a la cama. “Él me agarra las piernas y yo no tenía, ya saben, yo no tenía ropa debajo. Me empujó hacia él en la parte delantera de la cama y pensé, Ok, este es el momento en que van a violarme…”Me preparé mentalmente, y luego no lo hizo. Tengo una familia, tengo mis hijos, mi marido, mi madre, no voy a salir de aquí, sé cómo son estas cosas”, fue uno de sus pensamientos más recurrentes mientras la despojaban de joyas.