Diversión

Bárbara Rebolledo: "La infertilidad es una tremenda desigualdad"

Hace 9 años que no la veíamos de forma constante en televisión. Decidida a volver y abierta a propuestas que sean compatibles con su anhelado rol de madre, pronto la veremos como conductora del programa "Vestido de novia", de Mega, donde mostrará su calidez y gusto por la moda.

Por: Carolina Palma Fuentealba. Fotografías: Gonzalo Muñoz Farías.
Pelo y maquillaje: Claudia Bruzzone con productos Bobby Brown.
Agradecimientos a Hotel Director.

"Engordé con el embarazo, tenía rollos donde nunca tuve. Igual no me importó. Me empezó a importar hace dos años, cuando me di cuenta que las niñas crecieron y yo seguía igual (ríe). Recuperé el peso, pero no puedes pretender tener el mismo cuerpo que antes. Además, el parto múltiple es más invasivo", se sincera Bárbara Rebolledo (44), madre de Esperanza y Lourdes (4).

DESCUBRE MÁS:

 

Logró embarazarse a los 40 años, tras 14 difíciles intentos, pero asegura que nunca se sintió superada por sus gemelas. "Soy mamá vieja, casi su abuelita. Tuve cero rollos", asegura. Hace pocos días sus hijas entraron a prekinder, y eso le da mayor libertad en el ámbito laboral. Situación que se suma a la buena relación con su marido, el empresario Fernando Giner, quien la instó a escoger la maternidad por sobre la televisión.Imagen foto_00000003

Después de más de 9 años, el año pasado participó en "Así es la vida", de Canal 13C, y reemplazó a Carolina de Moras en "La Mañana de CHV"; ahora la veremos como conductora del programa "Vestido de novia", el primer paso de la alianza entre Discovery y Mega –una reversión chilena del exitoso "Say yes to the dress"– que se estrenará el 1 de abril a través de las pantallas del canal privado.

Bárbara conocía muy bien el formato, porque siempre veía el programa de Estados Unidos en el cable. "Me fascinaba por los vestidos, me dan risa los gustos de las gringas. La diferencia con ellas, de partida, es que van acompañadas de sus damas de honor. Incluso había visto las adaptaciones para otros países de América Latina, y me imaginé cómo podría ser para acá", detalla.

Su rol será contar la historia de la novia, la relación con sus papás y, si tienen hijos, cómo viven ellos ese momento. "Es rescatar la historia de amor, el romanticismo de encontrar tu vestido soñado y verte como la princesa que quieras ser ese día. A partir de la novia relatamos la historia".

Personalmente, ¿soñabas con tu vestido de novia?
Sí, quería un vestido lindo, porque me gusta la moda. Sería mentirosa decir que me da lo mismo. Me gusta la ropa linda, y el vestido quería que fuera precioso. Todas las mujeres quieren verse bien el día de su matrimonio, porque es la foto que verás siempre, la foto que le mostrarás a tus hijos.

¿Tú te casaste con vestido blanco?
Sí, lo quería blanco, no crema, lo más blanco posible. No tuve todo el tiempo que hubiese querido para escogerlo. Me pidieron matrimonio en octubre y me casé en diciembre por un tema logístico. Mi marido tenía tres hijas de su primer matrimonio, y queríamos pasar el verano casados (ríe). Me fui fuera a comprar el vestido, y caché que estaba haciendo el loco porque en todas partes necesitaba seis meses al menos. Volví a Chile, y le pedí a Luciano Bráncoli que me hiciera el vestido en tres semanas. Me lo entregó el mismo día del matrimonio. Súper arriesgado.

¿Y tu fiesta fue apoteósica?
Para nada. Como para mi marido era la segunda vez, decretamos que no invitaríamos a ningún amigo de los papás. Él ya había cumplido con ese compromiso. Además, yo me casaba súper vieja, a los 37 años, y no me interesaba. Mis papás ya habían celebrado los matrimonios de mi hermano mayor y dos hermanas menores. Invitamos a 250 amigos. Pura gente joven, un carrete.

¿Te volviste muy histérica?
Soy muy detallista, minuciosa, y siempre pensé que estaría preocupada de cada detalle del matrimonio, revisando hasta los adornos florales, pero no hice nada de eso. Me sentía súper relajada, práctica. Lo único que me interesaba era que hubiese buena música y copete. Era pura gente que iba a bailar y pasarlo bien. Me casé a las 20.30 y a las nueve ya todos estaban con copete en la mano. Además, hice una comida sin mesa, todos de pie, para que no se "le echara la yegua" a la gente. Era un cóctel grande, con plato y tenedor. Hice mucho show: llevé a los dobles de Shakira y Michael Jackson. A las 12 de la noche estaban todos bailando.Imagen foto_00000002

"LA DINÁMICA DE MI RELACIÓN HA IDO CAMBIANDO"

¿Cómo describirías estos primeros 7 años de matrimonio?
Como dice mi marido, ha sido como un minuto…, bajo el agua (ríe). No, ha sido un matrimonio súper lindo, no tengo nada que decir. No me complico la vida. Soy la mina menos mina que pisa la tierra. "Hoy no te acordaste de esto o el marido de equis le dijo esto…". Nada de eso. Cero tiempo para esas cosas.

¿Él ayuda en la casa?
No le pongas color tampoco (ríe), aunque últimamente me está ayudando más. Le gusta cocinar ciertas cosas, aunque a mí también, entonces no me molesta estar en la cocina. Al principio era más cómodo, no llevaba ni la bandeja para la cocina, porque comemos en una salita que tenemos. Pero cada día está más ayudador.

Has insistido, supongo…
Es que la dinámica de mi relación ha ido cambiando. Estuvimos harto tiempo sin guagua, entonces no teníamos otra preocupación que el uno y el otro. Ahora si las niñas no quieren comer o dormir, cambia la dinámica, tenemos más preocupaciones.

Este es tu regreso a la televisión abierta después de 9 años. ¿Cómo se lo toma él?
Mejor de lo imaginado. Ha sido súper comprensivo con los tiempos. Lo bueno de este programa es que tengo definidos los horarios de grabación y me puedo organizar. Una de las razones por las cuales me distancié era porque quería armar familia, dedicarme a ser mamá, y no hay nada que me haga más feliz que estar con ellas. Ahora ellas entraron al colegio, entonces entré en una dinámica en que salen al colegio, almuerzan, etcétera. Y está en la esquina, así es que es fantástico, porque si no puedo ir a buscarlas, alguien va.

¿Pero qué te comenta al respecto?
Para serte honesta, ni hemos conversado esa parte. Está feliz porque hago lo que me gusta. Sabe que ese programa a mí me encantaba, además. Uno de los problemas que tenemos es el control remoto. Él llega y pone un canal de deporte, y a mí no me interesa.

Cuando estoy en mi casa consumo mucho cable de cocina, y veía este programa, que incluso grababa. Y él me decía "ya estás viendo ese programa de los vestidos, ni que te fueras a casar de nuevo" (ríe). Ahora se impresiona que esté haciendo lo mismo que me gustaba ver. Es más, la última vez que estuvimos en Nueva York visité Kleinfeld, la tienda donde se hace el programa. Lo mismo pasa con los programas de cocina. Como me gusta la comida, cuando viajo veo si hay algún chef conocido, y voy al restaurante (ríe).

¿Cuáles son tus límites en el trabajo en televisión?
No me cierro a nada, porque tomaré la decisión si se pone interesante, atractiva, si me siento cómoda. Mis prioridades están súper claras, y elegiré en torno a ellas. A mí me fascina trabajar en esto, pero fue una opción dejarlo por algo que amo más, mis hijas.Imagen foto_00000001

"LA DUEÑA DE CASA DEBERÍA RECIBIR REMUNERACIÓN"

¿Te sientes parte del movimiento feminista?
Ayer me puse a pensar mucho porque leí mucho material de los políticos por el Día de la Mujer. Siento que ya instaurar el Día de la Mujer es discriminar a la mujer. Si estamos buscando la igualdad de género, tendríamos que poner un día a los hombres. No podemos pedir igualdad sólo para un lado.

Aunque nosotras sufrimos más discriminación…
Creo que es muy injusto la diferencia de remuneración para un mismo cargo. También creo que la dueña de casa debería recibir remuneración. Sobre todo el Estado tiene que dar un sistema de salas cuna bueno; eso ayudaría de verdad a la mujer. También crear un sistema de after school bueno, porque eso también nos ayuda. Sería increíble hacer una canasta familiar excelente para la mujer embarazada, que venga con todo, porque eso sí ayuda a la mujer. Todo esto es más práctico. Sí, seamos iguales, pero no me quiero quedar en el verso.

Es muy necesario el after school que comentabas. Pocas salen del trabajo temprano.
¡Claro! Si el jardín termina a las cinco de la tarde, y tú trabajas hasta las seis, ¿con quién lo dejas? Esa es una ayuda real para la mujer. También que nos podamos estacionar en zona preferente, no sólo cuando estás embarazada, sino cuando tienes que bajar un coche.

Fuiste guardadora hace muchos años. Una pionera en el tema. ¿Te gustaría adoptar?
Es que nosotros juntamos cinco niños, somos familia grande. ¡No nos metemos en un auto! Las niñas llevan maletas grandes, desde el tema práctico, no se hace viable. También lo caro que es pagar colegios. Hoy no lo tengo contemplado. Sí es algo que me hubiese gustado hacer, quise hacer…

¿No te lo dieron por ser soltera?
Sí quedé, sólo me faltó hacer la carpeta para el juez. En ese periodo justo conocí a mi marido, y me dijo que me esperara, que nos podríamos casar, que él tenía tres, pero feliz tendría más, y eso hicimos.

Este es un tema sensible para ti, porque te costó tener a tus hijas: ¿estás de acuerdo con la despenalización del aborto en las 3 causales?
Finalmente la mujer, con o sin ley, hará lo que quiera. La que quiera abortar, lo hará. Y la que está dispuesta a tenerlo, lo tendrá. Creo que antes de legislar sobre el aborto, hay que legislar sobre las mujeres que quieren ser madres y no pueden. La infertilidad alcanza al 18 por ciento de la población, es un tema país importante. No podemos estar limitando los tratamientos a personas que no tienen dinero para pagarlo. Esa es una tremenda desigualdad.

¿Pero te parece que podamos decidir sobre nuestro cuerpo?
Es que siento que con o sin ley, las mujeres deciden igual.
Pero al menos no sería ilegal. En el caso de la inviabilidad del feto se podría abortar sin complicaciones…

Las cifras de esos casos no son tan altas como las mujeres que quieren ser madre y no pueden. Además, son impagables los tratamientos. Es discutible cuando viene sin posibilidad de vivir. Para qué abortar a alguien que sabes que va a morir. Claro, también es súper difícil opinar desde la vereda del frente. Hay que estar en sus pantalones. Yo, en lo personal, por estar vinculada al tema, antes que hablar de la legislación por el aborto, creo que se debe legislar sobre la infertilidad.

Así fue el backstage de la sesión de fotos de Bárbara Rebolledo para Nueva Mujer