Diversión

"La vida a veces viene con sándwiches de mierda": Sofía Niño de Rivera

Entrevistamos a la joven standupera, quien nos habló de sus inicios y cómo ha logrado abrirse camino en el mundo de la comedia

Por Olivia O’Gam

— Lo hice como se deben de dar los grandes cambios: no pensándolo mucho. Estaba aburrida y tan poco conectada con lo que quería hacer, que vivía de mal humor y sólo dije: ‘Yo na no quiero hacer esto, ya no quiero vivir así. Estaba en un momento de mi vida en el que no tenía nada que perder. Tenía un coche que podía vender y con ese dinero seguir manteniéndome. Decidí que por qué no hacerlo, si me equivocaba por lo menos iba a ser feliz. No sabía qué iba a pasar. Es como dice Elizabeth Gilbert, autora de ‘Comer, Rezar, Amar’: ‘La vida a veces viene con sándwiches de mierda’. Piensa en lo que estás haciendo, ¿estás dispuesta a comerte ese sándwich de mierda? Porque si amas mucho lo que haces te comes todo y ni modo. Ahí fue donde mi instinto me dijo: ‘haz lo que amas hacer, haz lo que quieras hacer y todos los sándwiches de mierda que te manden, cómetelos’. Y si me los quiero comer, me los voy a comer.

DESCUBRE MÁS

 

— La primera vez que me subí al escenario había cinco personas que no me iban a ver a mí, y se sentaron ahí mientras. Nadie se rió, no me pagaron nada. Ese fue el primero y dije: ¡Qué difícil! Pero nunca había tenido tanto miedo, tanta pasión y tantas ganas de que esto saliera. Nunca había sentido tanto en mi vida. Fue lo que a mí me hizo sentir viva.

— En realidad nunca lo pensé así. Yo entré diciendo: ‘Quiero ser comediante y que pase lo que tenga que pasar’. De hecho para mí ha sido algo positivo y creo que todas las mujeres tienen que ir por la vida así: sé profesional, sé la mejor y se te tratará igual y si no, quéjate, y si no, haz algo.

— Evito leerlos, los comentarios que no me gustan los bloqueo, porque es gente que necesita amor y yo no se los voy a dar. No hay que tomárselo personal porque quién sabe quién es esa persona y qué está viviendo. Es difícil, cuando te va a bajar no leas comentarios. Si eres figura pública ahora la gente piensa que te puede decir absolutamente todo. Y pues sí, te dicen cosas sexuales espantosas o que para qué opinas.

— En realidad eso depende de cada comediante, tú pones tu precio. No es como en una empresa que ellos te dicen cuánto te pagan, aquí cada quien pone el precio de su show. Sólo una vez tuve que explicar por qué mi show costaba lo que costaba, pero porque en algún momento de mi carrera dijeron: “Es que por qué tanto”. Lo que tuve que explicar es: Porque estás pagando a alguien con experiencia, porque es alguien que puede escribir un texto para tu empresa, alguien que tiene la capacidad para hacer una hora y porque es lo que yo decidí que cuesta. En la comedia, como en todos lados, cada quien tiene que ponerse su valor y si tu vas a una empresa y te dicen que vales 10 mil, pero tú crees que vales más, agarras tus cosas y te vas.

— Creo que son personas que tienen muy pocas herramientas. Siempre que te apoyas en lo básico es porque no te sabes salir de ahí. Tú sabes que si te paras en un show y dices ‘pene’, ‘masturbar’, la gente se va a reír porque al final somos súper básicos y no está mal reírse de eso, pero si toda tu comedia se trata de eso, es porque no hay nada detrás.

— Es miedo, inseguridad y falta de creatividad; es querer echarle la culpa a alguien de una frustración ya sea sexual o lo que sea que tenga esa persona. Ni se lo tomen personal.

— Ya no me lo dicen porque es muy evidente que les miento la madre. Es su problema, eso es lo que piensan ellos, no yo. ¿Cómo te sientes de ser la mujer más importante del Stand Up en México? — Ni siquiera me gusta pensar en eso, porque muchos de los standuperos están haciendo mucho esfuerzo y cada quien tiene su rol en esto. Me emociona mucho que esté sucediendo porque empezar algo, en cualquier lugar, es muy divertido. Es mucha responsabilidad porque todo mundo está volteando a ver en qué la vas a cagar o qué vas a hacer bien. A veces también es mucha tensión; piensas en qué vas a hacer, si va a gustar o no, si tu carrera va a terminar o no, todo te da vueltas en la cabeza, pero así como puede ser muy estresante, también puede ser muy gratificante. Muchas personas me han dicho que han dejado de hacer cosas en su vida para hacer otras porque vieron mi historia, eso es muy muy padre.