María Elena Dressel: "Cada día estoy más libre de complejos"

La conductora de Tele13 Radio, cumplió 41 años, y asegura que se siente liberada en muchos sentidos. Está en una relación amorosa hace más de dos años, la cual la hace sentir "comprometida como nunca en la vida".

Agradecimientos a Hotel Director.
Por: Carolina Palma Fuentealba. Fotografías: Gonzalo Muñoz.
Make Up: Paula Bruzzone para MAC.

La recordamos como conductora de "Cara y Sello" en Mega o de CDF Noticias junto a Felipe Bianchi. En lo que a televisión respecta, en 2012 volvió al formato de docurreality a través de "Juego de roles" de Canal 13 Cable. Actualmente, María Elena Dressel se convirtió en una voz de Tele13 Radio, conduce el programa"Tele13 en punto", de 13 a 14 horas, y "Nueva + Mente", de 15 a 17 horas, un espacio de emprendimiento e innovación.

¿Si le gustaría volver a la televisión? No es un tema. "En la radio me he logrado desarrollar. Me quiero, me admiro y creo que lo hago súper bien. En la televisión siempre tenía dudas de qué transmitía. Bueno, era más chica. Pero ahora estoy saliendo cinco horas al aire todos los días. Me va bien, me valoran", siente.

DESCUBRE MÁS

 

Pese a que siempre destacó por su belleza, a sus 41 años, aceptó nuestra invitación de posar en traje de baño por primera vez. Sorprende la personalidad que adquiere cuando se prenden los focos. No le teme a una mirada profunda o una sonrisa sugerente. En la esfera íntima, mantiene una relación hace más de dos años. "La más profunda que he tenido", asegura.Imagen foto_00000015

Cumpliste recién 41 años. ¿Te vino la crisis a los 40?
Sí, tuve una crisis cuando cumplí 40 años, pero ahora me siento mejor. Es que el 2015 fue un año súper difícil… Me operaron de la espalda, me entraron a robar, entre otras cosas.

¿Qué problema tuviste en la espalda?
Me caí en un evento en el Club de la Unión, se me corrió una vértebra y me salió una hernia. Todo eso en el momento que iba a ser presentada como voz de Tele13 Radio, y terminé en la clínica ocho días con morfina. Después la recuperación me costó muchísimo, aunque desde el dolor pones otros temas como prioridad.

Te hizo cambiar entonces…
Es que además, al salir de la clínica, me robaron todo en mi casa, mi ropa, computador, todo. Era una persona dateada porque supo perfectamente dónde buscar. Y más encima, a la semana, me robaron la cartera con todo lo que tenía. Te juro que me empecé a sacar el pelo de los nervios. Me sentía súper insegura, porque vivo sola con mi hija.

Lo típico: ¿Te cuestionaste qué estabas haciendo mal?
Aparte de la terapia con el sicólogo, fui donde una vidente para saber qué me pasaba. La vidente me dijo que cuando uno se empezaba a preocupar de muchas leseras, como fijarse en el vecino o estar pendiente de alguien en Twitter, uno bajaba la guardia y perdía la energía, y la energía es vital para enfrentar este tipo de cosas. Muchos dijeron que el 2016 fue terrible, pero para mí fue muy bueno comparado con el anterior.

¿Qué indicación te dio esta vidente?
Yo le pedía un talismán, pero me dijo que sólo enfocara mi energía en lo que me importaba. Así es que dejé de ir a eventos, porque te chupan energía. Voy a compromisos, con quienes tengo lealtad, o porque voy con amigos. Ahora voy al 10% de los eventos que iba a antes. Además, decidí no tener más nanas puertas adentro, así que tampoco tengo opción de salir mucho por mi hija de 10 años. Eso me ha permitido centrarme en lo que necesito.Imagen foto_00000016

¿Llegaste a los 40 realizada?
Sí, pero tengo hartos pendientes también. A los 40 te cuestionas dónde estarás a los 50, que es algo que no hacía a los 30. Te cuestionas si quieres seguir siendo empleada o harás un negocio propio, si tendrás más hijos, si te volverás a casar o no.

Estuviste casada y tuviste una relación larga también…
Tuve un matrimonio por 7 años y una relación parecida a un matrimonio, porque convivimos también (con el conductor de CHV Humberto Sichel). Uno va a aprendiendo fórmulas, aprende qué cosas no quiere en una relación.

Casas separadas

¿Vives junto a tu pareja?
Vivimos en casas separadas, pero es una relación bien intensa. La mejor fórmula (ríe). Llevamos más de dos años ya.

¿Te gustaría casarte de nuevo?
Casada o no el vínculo se construye igual. En el fondo, cuando me casé tenía 26 años, y casarse tenía otro valor. Ahora, me siento comprometida como nunca en la vida con mi pololo. No miro para el lado ni nada.

¿Pero te casarías?
Si me piden matrimonio, me caso altiro (ríe). Es que no tengo problemas con eso, pero los vínculos los construye uno. Al final, ¿qué sacas con casarte si vas a andar coqueteando con tus compañeros de pega? Cuánta gente se casa y tiene amantes; o viven con alguien y se agarran a otra.

Toda la razón. ¿Te da miedo estar sin pareja a los 50?
Tengo suerte, y siempre le digo a mis amigas solteras, recién separadas, que es cosa de actitud. Las mujeres siempre dicen que no les gustan los hombres de tal o cual forma, y le ponen barreras a un hombre increíble, quizás. Esas barreras yo no las tengo. No pololeo por pololear, pero cuando salía con el Toti (Humberto Sichel) que mide un metro 68, la gente me decía cómo salía con alguien más bajo que yo, que mido un metro 74. Si encuentro que es alguien buen mozo, que me gusta, no tengo parámetros. Algunas andan pensando que vendrá Brat Pitt a tomarse un trago con ellas, y eso no pasa.

¿Tu pareja tiene hijos?
Sí, tiene sus hijos. Pensamos en vivir juntos, casarnos, pero es la primera relación en la que vivo el día a día, aunque suene súper cliché. Ha funcionado súper bien porque cada uno tiene su independencia. La historia es extraña, porque estuvimos en la misma universidad, en los mismos lugares, teníamos gente conocida en común, pero jamás nos habíamos visto. Nos conocimos cuando él se había separado, ya tenía sus tres niños, y lo conocí porque era panelista de Federico Sánchez. De hecho, cambiaron el horario de grabación, y comenzó a grabar después del programa. Fue flechazo. Lo encontré tan guapo, pero me decían que se había separado recién y tenía tres hijos, así que lo dejé pasar. Mucho después me invitó a salir.

¿Y quieren tener hijos?
A veces sí, y a veces no. Es que tengo una vida tan armada, tan resuelta. Me encanta ser mamá, amo a mi hija que es súper buena niña; y los hijos de Roberto son buenos niños también. Juntos seríamos buena dupla para criar un niño, pero no estoy 100% decidida. Sin hijos, a los 50 años podríamos estar viajando por el mundo y pasándolo estupendo. Con hijos, a los 50 vamos a tener un niño de 9 años (ríe).

Está un poco clara la decisión…
(Ríe) Claro, ¡quién dijo viajar! Además, entre los dos hacemos 4 niños. Ah, por coincidencia, su hijo del medio, nació el mismo día que la Amalia, mi hija. Son como mellizos, se aman, se pelean como hermanos y hasta se parecen. ¡Súper freak! Hasta cierto punto, ellos fueron la conexión para hacer esta hermandad entre los niños. Para nosotros es un regalo.Imagen foto_00000017

Deporte por opción y obligación

Estás estupenda. ¿El deporte?
A los 30 comencé hacer deporte cuando tuve a la Amalia. Es que cuando se empieza a caer todo, uno debe reaccionar antes que de se caiga (ríe). Ahora estoy con personal trainer que además me ayudó a recuperarme de la espalda. Lo que sí, toda mi vida tendré que tener musculatura en la guata por la espalda.

¿Tienes menos complejos a los 40 que a los 20?
Totalmente. Uno tiene menos complejos, tiene la vida más resuelta. Cuando uno está bien, hace lo que le gusta, tiene una hija, salud, bienestar, vive contenta, uno deja de preocuparse de leseras, de los complejos. Me costó asumir que cumplía 40, pero cada día estoy más libre de rollos, de complejos en general.

¿Por qué no mostrar antes esta faceta más sexy?
(Ríe) No me encuentro sexy, pero tengo mi sex appeal. Nunca me lo había planteado, pero cuando me invitaron ustedes a hacer fotos en traje de baño, me pareció divertido. Algo nuevo que no había experimentado. Me habían invitado hacer un desnudo para una revista, pero me parece que no aportaba si no está en el contexto de una entrevista. Es distinto cuando uno puede hablar de lo que siente. Qué rico verse linda, pasarlo bien. Es un juego.