5 razones para salir con un periodista (o no)

No es por que nosotras lo seamos, pero la verdad somos una especie interesante

Por Andrea Sánchez

Nos acusan de ser intensas, de no tener tiempo suficiente, de criticar todo y pensar que la mayoría de los acontecimientos son una 'cortina de humo', pero en el fondo somos buenas personas y merecemos enamorarnos. Aquí algunas de las razones por las que tener un novia o novio periodista, es una extraordinaria idea.

Tienen tema de conversación

Un periodista puede hablar de muchas cosas, la agenda lo obliga a estar enterado de lo que pasa en el mundo, de las últimas tendencias y el acontecer. Sí, somos grandes conversadores, pero a veces podemos arruinar la sorpresa o eso que ti te encantó porque 'ya lo vimos'. Aunque sabemos de mucho, a menos que seamos especializados, nuestro conocimiento será tan inmenso como el mar, pero poco profundo.

DESCUBRE MÁS:

Dan buenas recomendaciones

Dependiendo la fuente que cubra, un periodista puede tener acceso a eventos, proyecciones de películas y conciertos en lugares preferentes o antes que nadie. Así que sí, es un punto a favor, a veces podrán colarte, lo malo es que la mayoría de las veces ya vieron la película que quieres ver y te darán 'spoilers'.

No son predecibles

No sé que tan bueno sea esto, pero a veces les gusta improvisar. Lo ajetreado de su día a día impide que tenganrutinas fijas. La mayoría de las veces propondrán cosas dependiendo del tiempo disponible, puede parecerte encantador tener una aventura de un viaje de fin de semana, pero la falta de tiempo podría representarte un problema.

Les gusta la bohemia

La mayoría de las redacciones cierran la puertas a altas horas de la noche y si quieren tener vida social, tendrán que buscar rincones que nadie más conoce, te llevarán a los mejores bares nocturnos o a ese restaurante que sirve deliciosos platillos de noche.

Son muy sociables

La profesión exige hacer contactos en todos los lugares a los que van. Su red de amigos y conocidos es extensa, no te extrañe que saluden a medio mundo en la calle o en los lugares que frecuentan.