George Michael, su legado como icono homosexual y estrella del pop

Ser homosexual en los noventa.

Los últimos años de George Michael no era de interés para la prensa. No por lo menos en el plano artístico.

A pesar de editar un disco de Grandes Éxitos y uno de su gira en vivo, durante los últimos 10 años, lo más destacado por los tabloides que pudimos saber del ex integrante de Wham! guardaba más relación con sus escándalos de índole sexual y relacionados con su adicción a las drogas, que con cualquier otra cosa.

Pero George Michael nunca estuvo muy ajeno a eso.

De cierta forma, era algo natural en su identidad labrada en una época donde fue desde sex symbol; estrella del pop hasta finalmente icono del movimiento gay.

Ayer domingo; en plena navidad, el músico de 53 años, “murió pacíficamente en su casa”, según informó su publicista.

Michael, es otra más de las estrellas que se apaga en este agitado año para las celebridades.

Sin tener todavía del todo clara la causa de muerte (aunque se descarta circunstancias sospechosas y se habla de una deficiencia cardíaca), Michael, nacido bajo el nombre de Georgios Kyriacos Panayiotou en Londres, durante su época, llegó a vender más de 100 millones de discos durante casi cuarenta años. Claramente, uno de los pesos pesados del pop de las décadas pasadas.

Alcanzando la fama con la banda Wham! creada Junto con su amigo de la escuela Andrew Ridgeley, George Michael vendería cerca de seis millones de copias a nivel mundial con esa mítica canción llamada “Careless Whisper” (culpable de quizás quien sabe, cuántos revolcones) que escribió con tan solo 13 años.

De ahí en adelante, no paró. Parte de una generación dorada (que no ha encontrado remplazo) llegó a tocar con genios como Queen y Madonna. Ganó más de una decena de premios.  Desde el Grammy al álbum del año con Faith en 1989; hasta un MTV Europe Music Award por ser el mejor artista europeo en 1996.

Temas clásicos como Faith, Freedom, Too Funky, Wake Me Up Before You Go-Go, Jesus to a child y muchos otros, forman parte de un repertorio que le sobreviven y que además, forman parte de una cuasi declaración de principios. Una que le costó más de 20 años asumir. George es atrapado por un agente encubierto de la policía tras “actos lascivos” en un parque de Beverly Hills.

De esta experiencia nace el tema Outside, que parodia y se ríe del incidente con el policía de incógnito Marcelo Rodríguez (y que le costaría una demanda) aparte de dar inicio a una serie de eventos que culminarían con su declaración abierta como homosexual en una época en que las estrellas gay no eran algo común.

Bien lo gráfica el periodista Johnny Lieu  en su artículo de Mashable: “para muchos niños crecidos en los 90, él fue una de las primeras personas públicamente gay que conocieron”. Y esa bandera, nunca fue algo fácil de llevar o siquiera enarbolar para él.

En 2007, en una entrevista concedida para The Independent, el cantante señaló que mantener durante tantos años su sexualidad oculta, lo hizo sentir un fraude. En ese sentido, su arresto en 1998 supone en él, liberarse esa carga de ser considerado un sex-simbol heterosexual y abrazar su verdadera naturaleza.

En primer lugar, entiendan cuánto amo a mi familia y piensen que el SIDA era una de las característica predominante de ser gay en los años 80 y principios de los 90. Así que en lo que respecta a cualquier padre, era normal que estuvieran preocupados… Mi madre seguía viva y cada día habría sido una pesadilla para ella; pensando a lo que podría haber sido sometido…

Sin embargo, una vez estuvo ya libre de esa carga, Michael se convirtió en una celebridad que tuvo una voz predominante sobre estos asuntos.

Ojalá lo hubiera hecho público entonces. No creo que hubiera tenido la misma carrera -mi ego podría no haber estado satisfecho en algunas áreas- pero creo que hubiese sido un hombre más feliz.

Michael fue un hombre revolucionario. En un mundo donde la masculinidad iba marcando directrices sobre lo que hacer en el pop; él se atrevió a dar uno de los  primeros pasos.

 

En este video; Michael está en un ensayo junto a Freddy Mercury del tema Somebody to love.

Mercury, fallecería un 24 de noviembre de 1991, hace exactamente 25 años, un mes y un día de la muerte de George.

Curiosamente al borde del escenario se encuentra nada menos que David Bowie observando la performance muy entusiasmado. En ese mismo concierto, Bowie cantó Under Pressure junto a Annie Lennox.

Como dije; una conjunción de astros sin igual y que hoy, apaga su luz una estrella que alguna vez fue una supernova. Uno nunca está preparado para ver algo así.