Esta es la razón por la que Nicole Kidman mandó al diablo sus implantes de seno

La actriz tiene un objetivo claro y no permitirá que nada se interponga en su camino a alcanzarlo

Cuando Nicole Kidman inició su carrera como actriz, comenzó a soñar con tener un busto más grande, el suyo era pequeño y no se sentía tan cómoda con él. No dudó en someterse a una operación para ponerse implantes y el resultado fue increíble. Lucía seductora, atractiva y feliz. 

DESCUBRE MÁS

 

Muchos años después y, tras convertirse en madre, Nicole comenzó a pensar que debía retirarse los implantes de seno. De acuerdo con información de Radar Online: "Nic está aterrorizada de (morir) dejar a sus dos niñas pequeñas sin mamá. Ella está quiere envejecer y ver a sus hijas casarse. Está decidida en que nada se interponga en su camino de tener una larga vida en familia"

Especialmente, Nicole comenzó a pensar en su propia mortalidad tras el fallecimiento de sus padre, por lo que sin importarle nada, volvió a su pequeña talla de busto. La misma fuente confesó al portal de Internet que la actriz tenía pánico de que los implantes exploraran dentro de ella y la envenenaran.