Diversión

Exreina de Quito bautizará a su San Remo y lo llevará a sus obras sociales

Angie Vergara, la reina capitalina saliente recuperó su auto San Remo gracias al trabajo de los técnicos y mecánicos de Kia Motors. Los ciudadanos la llaman como "la reina humilde" que Quito tuvo.

Por Gabriela Vaca Jaramillo

Al leer los cientos de comentarios en las redes sociales de la exreina de Quito, Angie Vergara, hay un común denominador: la califican como la Reina Humilde de Quito. A su criterio para ella esto resulta un halago porque "eso significa proximidad a la gente, saber que no importa en el lugar en el que te encuentres porque siempre vas a ser la misma, una persona auténtica con ganas de ayudar ya sea mucho o poco que tengas, con carro del año o con San Remo, la idea es ayudar con el corazón que tengas y servir  auna sociedad que me dio mucho y con la que viví algo maravilloso".

DESCUBRE MÁS:

 

Angie comenta que continuará realizando obras sociales y aprovechará la época navideña para hacerlo junto a la Universidad Central, el próximo jueves  22 de diciembre del 2016, van a recoger más de 7.000 artículos, entre fundas de caramelo y juguetes, para repartir en los barrios vulnerables del sur de la capital.

Imagen foto_00000004

Guevara dice que en las nuevas labores de ayuda que se proponga lo hará acompañada de su querido auto San Remo, que después de un año, mientras cumplía su reinado con otro auto prestado, los técnicos y mecánicos de Kia Motors lo arreglaron. Practicamente quedó como nuevo y ayer lo recibió en el taller con mucha emoción.

"Pude ver todo el amor que le pusieron los chicos del taller cuando me subí de nuevo porque vi que le cambiaron muchas cosas que prácticamente estaban inservibles o ya cumplieron su tiempo de vida útil, ahora ya está andando de nuevo y será mi compañero en mis labores. Para mi fue un año difícil, muy duro por la falta de apoyo pero felizmente logré salir con lo que me propuse", dijo.

 Imagen foto_00000003

Para finalizar Angie dijo que bautizará a su querido San Remo como "Mati" en honor a uno de los niños con síndrome de down que se gano su corazón con sus travesuras.