Melanie Martínez: Dream pop lolita

La revelación millenial.

Melanie Martínez parece sacada del  mejor sueño afiebrado de un publicista.

Tiene 21 años y se está posicionando rápidamente como una de las favoritas de la generación de adolescentes incomprendidos.

La chica, que dio sus primeros pasos en The Voice, cuando reversionó Toxic de Christina Aguilera, logró llegar a  la sexta ronda antes de ser eliminada.

Pero a diferencia de muchos de los competidores de programas cazatalentos, que mueren de la puerta del estudio de televisión para afuera, Martínez siguió adelante y hoy lanza su primer disco llamado Cry Baby.

Cry Baby es una mezcla de dream pop, bases de hip hop y arreglos con toques infantiles. Coherente estilo que va a la par de su estética.

Martínez es una de las artistas favoritas de esta generación sub 18 del último tiempo. Y no sólo por su evidente talento. Sino que su propuesta ha encantado un amplio espectro de jóvenes marginados. Es decir; ha capitalizado a los chicos que sufren de bullyng.

Aunque eso no es nada nuevo (cada dos por tres hay alguien gritando, mírenme, soy raro igual que tú) lo de la chica, hija de una familia mitad puertorriqueña mitad dominicana; ha calado profundo en una generación volátil.

Nacida en 1995, en el barrio neoyorquino de Astoria su carrera ha seguido una curva ascendente de la mano de temas como Pity Party, Dollhouse o Alphabet Boy. Todos impregnados de una estética infantilizada que raya en lo absurdo y que le ha servido como sello para consolidar su éxito entre esta nueva generación.

La cantante es toda una celebridad en Instagram, donde cosecha la nada despreciable cifra de  3,3 millones de seguidores y se declara a sí misma como una mujer con alma de niña:

Siempre he tenido una fuerte conexión con mi infancia. Mi personalidad también refleja eso. Como si tuviera cinco años, me visto como si tuviera cinco años. Supongo que sólo soy una niña de corazón.

Por ahora, todavía no entra en los listados de Billboard, pero ni falta que le hace. En YouTube consiguió dos millones de vistas, en solo una hora de su último sencillo, Pacify Her.

Algo con lo que debe lidiar esta chica que de pronto se ha vuelto expuesta a los focos.  Como le dijo a Vogue.

Mi manera de superar mis inseguridades fue llevar esa vulnerabilidad totalmente fuera de control.

Y al parecer le ha dado resultados.