Walt Disney, el niño granjero que se convirtió en padre de la animación

Una de sus biografías no autorizadas, retrata a un hombre duro que nada tenía que ver con la magia de sus personajes.

Por Andrea Sánchez

Walt Disney es uno de los referentes de la industria de los dibujos animados. Sin él, los personajes que vemos y conocemos no serían tal y como son. Es un hombre amado por muchos y criticado por otros, el legado que dejó en la cultura lo volvió inmortal.

Walt Disney es uno de los referentes de la animación,. Nació en Chicago, Illinois, el 5 de diciembre de 1901. Fue productor, director, guionista y animador. Junto a su hermanos, Roy O.
Disney, crearon un imperio que en la actualidad genera ingresos que superan los 30 millones de dólares.

Su historia no fue sencilla. Su padre era un granjero de origen irlandés. Se casó con la maestra Flora Call y, huyendo de la criminalidad de Chicago, decidieron trasladarse a Marceline, Misuri. Ahí fue donde Walt desarrolló sus habilidades para dibujar pues sus primeros trazos fueron los que los animales de la granja le inspiraron.

Su padre cayó enfermo y no pudieron continuar con el trabajo de la granja razón por la que se mudaron a Kansas. Ahí Walt asistió a Benton Grammar School donde no fue un buen alumno. Cuando tenía diez años debía combinar la escuela con su trabajo como repartidor de periódicos.

Por fortuna para la familia de Walt Disney, la situación económica mejoró y Walt pudo asistir al Instituto de Arte de Chicago. Cuando se encontraba en la escuela dedicaba tiempo a desarrollar, a través de sus dibujos, historias con tintes políticos.

Sus primeros trazos fueron para periódicos, revistas y cines en Kansas, que gracias a sus talento le llevaron a crear su propio negocio de la mano de Ub Iwerks, a quien diversas teorías como la del libro The art of Walt Disney, señalan como el padre de Mickey Mouse. Según Christopher Finch, autor del libro antes mencionado, fue él quien hizo los primeros trazos de Mickey, mientras que Walt le dio la personalidad y carisma característicos de este personaje.

Peter Stephan Jungk, publicó hace algunos años una biografía no autorizada del padre de Mickey Mouse en el que retrata a un hombre duro. Según relató en el lanzamiento de su libro en España "Walt Disney nunca dibujó ni uno solo de sus personajes. ¡Ni uno! Lo hacían los cientos de personas que trabajan para él (todo hombres, por cierto, las mujeres sólo coloreaban). A pesar de esto, él logró un imperio gracias a una sola cosa: su inspiración. Sin esa inspiración, Disney no hubiera existido". Según relata en el libro, Disney odiaba a los comunistas, a los hippies y prohibía a sus empleados llevar barba.

También señala que era racista y tenía una especial odio hacia las personas negras. Relata que los cuervos en la película Dumbo hacen referencia a los afroamericanos del sur de Estados Unidos. De hecho, Jim Crow, como nombró al líder de los cuervos, era la forma en la que popularmente los afroamericanos del sur eran conocidos.

En el libro Walt Disney: el príncipe negro de Hollywood, señalan que Walt Disney participaba activamente con el FBI denunciando a militantes comunistas debido a su orientación política de extrema derecha.

El legado de Walt Disney es innegable, a lo largo de su carrera como productor logró 26 premios Oscar, de los cuales 4 fueron honoríficos y siempre será un referente de la cultura popular.

Aquí puedes leer fragmentos del libro.

DESCUBRE MÁS: