Ellos no son los más guapos de Hollywood, pero sí tienen más sexitud

Después de un largo debate, llegamos a la conclusión de que la actitud le gana a la belleza.