Mariana Loyola nos habla del éxito de "Rara" y su renuncia a las teleseries

Protagoniza "Rara", la película inspirada en el caso de la jueza Karen Atala recién estrenada, y está más feliz que nunca. Renunció a las teleseries porque no le satisfacían, y hoy se enfoca en proyectos que la desafían. Participar en el filme es una de las formas en las que se hace cargo de la discriminación, el abuso sexual y el machismo.

Por: Jessica Celis Aburto.

Fotografías: Gonzalo Muñoz F. Produccion: Paulina Pradenas. Agradecimientos a Hotel Director.

Fue un largo día de trabajo promocional del filme "Rara" para Mariana Loyola (41). A las 17.30 horas de un día viernes aparece corriendo junto a su equipo de prensa para realizar esta entrevista y producción de fotos. Confiesa que no ha almorzado, pero no se queja y pide disculpas por el retraso. "Perdón, pero se alargó", dice, con cara de culpa y una sonrisa encantadora. "¡Y de acá tengo que irme a Canal 13!", comenta, con pilas para rato.

 

DESCUBRE MÁS:

 

Está a full, pero más feliz que nunca. Hacer cine es lo que más le apasiona en materia laboral. Y el estreno del filme dirigido por María José "Pepa" San Martín e inspirado en el caso de la jueza Karen Atala –quien perdió la tuición de sus 3 hijas por su condición homosexual, demandó y ganó al Estado chileno por tal decisión– la tiene totalmente cautivada.

Su acercamiento con el caso no fue lejano. La tocó. "Como en el común denominador de un heterosexual típico de Chile, el caso me pareció fuerte, pero se me olvidó. Pasó el tiempo y era un tema recurrente con mis amigas homosexuales o en temas relacionados con lo legal. En ese ámbito hablaba del caso porque fue muy potente para Chile, y no sé si alguien antes había demandado al Estado, y ganado. Mi acercamiento fue bastante difuso hasta que llegó este guión, que no está basado en la vida de Karen Atala, sino inspirado en su caso, el cual era público y cualquiera podía acceder a él. La película está basada en la historia de muchas mujeres a las que les ha pasado lo mismo, que han perdido a sus hijas por ser homosexuales o porque han salido del clóset", relata.

"Cuando me dieron el papel miré mucho a la jueza Atala. Vi videos del caso en Youtube, leí mucho sobre el tema, me empapé de ella y también de mujeres abogadas. Quería encontrar esa energía. Creo que independientemente de ser homo o heterosexual, hay un tema potente con la abogacía, sobre todo si tu contrincante es tu ex marido, que también es abogado. Eso me parecía casi más interesante que su inclinación sexual. Tengo muchas amigas lesbianas y saqué gestos, posturas y ropa de ellas. También de otras cosas que fuimos alimentando con la 'Pepa' y el equipo en general, para ir armando el personaje", agrega.

Entonces Paula, tu personaje, ¿no es una caracterización de Karen Atala?
No. Y tampoco me lo pidieron así. Me dijeron que no era una película biográfica. Mi personaje de hecho tiene 2 hijas y no 3, como Karen Atala. Además tiene una pareja que es argentina (la actriz Agustina Muñoz).

¿Pero hablaste con ella para construir tu personaje?
No tuve la oportunidad, y tampoco creímos que fuera necesario porque la película tiene una inspiración libre. Si hubiese sido una biografía, ¡me junto con ella como sea! (risas). Y no sólo una vez. Eso habría sido una caracterización.

Estamos en un período en Chile en el que los temas sobre los derechos homosexuales, la discriminación y la violencia de género bullen. ¿Cómo los recoges de manera personal, te haces cargo?
Creo que el mundo está cambiando. No sólo en Chile la ciudadanía está pujando por tener derechos civiles que me parecen que son básicos, como la Ley de Aborto, una Ley de Matrimonio Igualitario, una Ley de Adopción, una Ley que nos proteja a las mujeres del femicidio y de la violencia de género en general. Creo que vamos súper bien encaminados y que la ciudadanía está bien y mirando todo con otros ojos. Se está considerando que ser homosexual es una opción y que eso no te hace una mejor o peor persona, lo que sí sigue creyendo un ala de la derecha de este país y de la gente más conservadora y quizás más ligada a la Iglesia y a la Democracia Cristiana. En ese sentido creo que los políticos se quedaron atrás. El 80% de la ciudadanía quiere Ley de Aborto, ¡y los políticos todavía no sacan la Ley! Y me hago cargo también asumiendo este personaje y siendo súper abierta. Tengo muchos amigos y amigas homosexuales, transexuales y de toda la gama que te puedas imaginar (risas). Me parece muy natural. Creo en el amor con cualquier camiseta que uno se ponga. Dónde hay amor hay que respetar, y donde hay respeto, hay tolerancia.
Mariana se acaricia el pelo, se acomoda encima de un improvisado asiento que es parte del diseño de la sala donde conversamos y añade: "Creo que esta película es muy necesaria para Chile, porque no tiene prejuicios. Es luminosa. No se pone la camiseta de la defensa del género LGTB, sino que es la película de una familia, de una niña adolescente a la que le están pasando un montón de cosas, y expone lo que sucede con toda esa gente que cree que los homosexuales son inferiores: una discriminación asquerosa y pura. Eso no puede seguir. Creo que los niños no son prejuiciosos, no tienen problemas con ver a una pareja gay, no es tema. Los prejuicios los hemos instaurado otros. No sé si es mi caso, porque soy de una generación de transición, pero sí quizás es de la generación de mis papás y mis abuelos. Lo peor es que el prejuicio se ha mantenido."

Tienes dos hijas, Micaela (17) y Olivia (14). ¿Cómo tratas estos temas con ellas?
Lo hablamos con toda la naturalidad del mundo, no es tema. De hecho tienen amigas que ya se definieron homosexuales.

Son de una generación más liberal, más auténtica, por decirlo de alguna manera… ¿Has considerado ese factor?
Sí. Y por lo mismo he educado a mis hijas en el respeto y la intolerancia al machismo y la discriminación en cualquier sentido. Eso me parece que es lo que tenemos que hacer las mamás de hoy. Nuestros hijos y nosotras tenemos que ser felices. Finalmente todo se trata de amor.

Asumo, entonces, que estás de acuerdo con que las parejas homosexuales tengan y/o adopten hijos.
Sí, absolutamente. Siempre he estado de acuerdo con eso, no sólo por haber hecho esta película y haberme acercado al tema. Estoy de acuerdo, sobre todo cuando pienso en todo lo que ha pasado en el Sename. Un niño o niña estaría con mucho más cariño y mejor cuidada con una familia homoparental, o con mujeres solteras u hombres solteros. Si alguien quiere adoptar es porque quiere darle cariño y educarlo. ¡Y la homosexualidad no se pega! Eso es algo que he escuchado de la boca de políticos: que no puede haber matrimonio igualitario ni adopción homoparental porque el niño puede ser gay después… ¡Esa es la ridiculez más grande que se puede escuchar! Creo que quienes piensan eso tienen unas mentes muy cochinas. ¿Cuántos niños del Sename se podrían haber salvado si hubiesen sido dados en adopción a parejas de homosexuales o personas solteras?Imagen foto_00000002

¿Cómo fue tu encuentro personal con el tema de la homosexualidad?
Mi mamá murió muy joven, y una de sus mejores amigas era lesbiana. Nosotros siempre supimos que ella tenía una "amiga", pero era obvio que era su pareja. Vivían en Inglaterra y llegaban siempre de visita a la casa. A los 5 años nos decían que eran amigas, pero a los 12 o 13 años ya cachamos que era obvio que eran pareja, y mi mamá nos contó la verdad. Ella era mucho más liberal que mi papá. Él tiene más rollo con el tema, pero creo que tiene que ver con la crianza. Mi mamá era profesora y tenía amigos y alumnos gay. Los homosexuales no son gente rara. Tengo muchos amigos y amigas homosexuales y me encantan.

Hay gente que cuenta que tiene amigos homosexuales cómo algo cool…
Sí, también hay maquetas. Como la vieja cuica a la que le encanta que su asesor de moda sea gay porque es súper "tchoro" (risas).

¿Crees que efectivamente los homosexuales en Chile han tenido una evolución en su inserción social?
Creo que todavía hay prejuicios, incluso dentro de los mismos gays. Un gay de clase media alta es mucho mejor bienvenido que un gay pobre. Eso pasa, y desde ellos. Es fuerte porque te das cuenta que también hay clasismo. He escuchado mil veces que es mejor el amigo gay con plata que el maricón pobre. Sí creo que hoy los homosexuales en general andan más felices por la vida y más resueltos que hace 10 años.

Ni una menos
Hace unos días Mariana encaró al conductor de "Mentiras Verdaderas", Ignacio Franzani, por el "chiste" sobre una violación masiva a una mujer que el late de La Red emitió. Pidió explicaciones, y se las dieron. "Lo encontré terrible y no podía quedarme callada. Siempre he sido igual, de 'shiquitita' (risas), bien justiciera, muy hinchapelota", cuenta.

¿Te ha traído problemas?
Problemas no, pero creo que hay líneas editoriales que no me aguantan.

¿Y en lo cotidiano?
Es que tampoco soy desubicada (risas). Pienso que uno debe decir las cosas en los momentos que corresponden, y en ciertas batallas. Si me molesta algo no es necesario que lo diga delante de todo el mundo, puedo hacerlo en privado. Pero si hablamos de derechos civiles, soy bastante aguerrida. No soy peleadora, sino que trato de informarme y hablar con propiedad, y en mi círculo de amigos y familia estamos bien de acuerdo en esos temas.

¿Qué opinas de todo lo que se ha generado acerca de la violencia contra la mujer, la discriminación y el machismo?
Creo que hay un tema, sobre todo en los hombres, que tiene que ver con la libertad de las mujeres y la libertad en general. Hombres machistas que no la permiten. Los que piensan que la mujer con mini o que tomó unos tragos demás se merecía lo que le hicieron. ¿¿¿Por qué???? Son los mismos machitos que dicen que los homosexuales deben besarse en sus casas y no en público. ¿Pero qué les molesta? Quizás esa gente es gay en el fondo… He llegado a pensar que son gays reprimidos (risas).

¿Nos criaron para aceptar o estar preparadas para los abusos o agresiones de hombres, que es "normal" que eso pase?
Sí, absolutamente. El otro día leí datos terribles. De 10 mujeres, a 8 nos han manoseado. ¡A mí me han manoseado varias veces! Y no es normal. Tampoco lo es que te viole tu pololo si no quieres tener relaciones sexuales. Por eso es súper importante que las mamás eduquemos a nuestras hijas firmes. Yo les digo a las mías "tolerancia 0 al machismo". En mi casa está prohibido escuchar reggaetón, por ejemplo. Soy súper así (risas). Y la Oli, cuando llega con sus amigas a la casa y ponen reggaetón, la miro, le hago un gesto y sabe que tiene que apagar la radio. Al principio se ponía roja, pero ahora asume y les dice que a mi no me gusta.Imagen foto_00000001

Tolerancia 0.

¡Sí! (risas).

¿Alguna de tus hijas quiere seguir tus pasos en la actuación?
Hasta ahora no.

¿Ni Olivia? Pensando que su mamá es actriz y su papá músico (Álvaro Henríquez, líder de Los Tres y Petinellis)
Ella menos. La Micaela es más artista, toca piano, le gusta leer. Creo que va a ser arquitecto. La Olivia es científica, full deportista y le encanta bailar. Le gusta la biología, heavy.

¿Y te gusta que sea así?
Sí. Obviamente en lo que hagan hay que apoyarlas.

No a las teleseries
Mariana no quiere hacer más teleseries. Se aburrió. Y aunque a muchos la estabilidad económica les sigue llamando, para ella no alcanza. "Siempre he respetado lo que cada colega quiera hacer. No voy a hablar de las opciones de otros ni menos de un colega, pero es opción de cada uno qué elige en su pega. A mi me pasó que me empecé a aburrir del género, a sentir que estaba haciendo lo mismo, que me pisaba la cola y que no me estaba costando hacer ese trabajo. Me gusta exigirme y hacer cosas más potentes, que impliquen más desgaste, mojar la camiseta. En ese sentido empecé a querer menos de eso y a sentirme atrapada. Las teleseries implican muchos meses de grabación, me aparté y me ha ido bien. He podido vivir sin ellas, pero sé que hay gente que no lo puede hacer. En mi caso también influye que he aprendido a vivir con menos y soy mucho más feliz también. El cine es lo que más me gusta. Empecé en el teatro, luego cine y después televisión, y de las 3 ramas es la que más me gusta. Dejé las teleseries, pero no la televisión. Hice 2 series este año, voy hacer una tercera y allí tienes más profundidad, la metodología es más cinematográfica. Eso me hace feliz y me realiza como actriz".
Y tienes tu emprendimiento.
(Risas) Sí…

¿Te va bien con Amma Ghee?
Sí. He compensado la pérdida económica de las teleseries. Sé que para algunos es muy difícil dejar las teleseries porque ganai muy buenas lucas, pero para mí llegó un momento en que era más importante lo otro. Y me siento mucho más realizada ahora.

Amma Ghee
Ghee es el nombre en sánscrito que se le da a la mantequilla clarificada. Es una receta con más de 5.500 años, y la base de la medicina ayurvédica. Su hija Olivia tiene alergia a la caseína y su hermana, que es instructora de yoga, le habló del alimento. Empezó a producirlo y a llevarlo a varias reuniones sociales hasta que alguien le dijo que lo vendiera. Ahí tomó la decisión de hacerlo con todos los requerimientos legales y sanitarios que necesitaba. Infórmate en www.ammaghee.cl