Susana Hidalgo sobre "Preciosas": "No queríamos caricaturizar la cárcel"

Con su pareja, el guapísimo Nicolás Poblete, son los papás de Josefa hace un año cuatro meses. Jamás se imaginó con hijos, así es que cada momento ha sido una hermosa sorpresa. Conversamos con una de las "Preciosas" (Canal 13) sobre mujeres encarceladas, aficiones y matrimonio.

Por: Carolina Palma Fuentealba.
Fotografías: Gonzalo Muñoz Farías.
Maquillaje y Peinado: Claudia Bruzzone con productos Bobbi Brown.

Le gusta tocar guitarra, cantar, pintar, dibujar, escribir, tomar fotos y leer todo tipo de historias, especialmente de mujeres power. Es una artista en todos los sentidos. "Me gusta entender el género, porque también amo escribir. Siempre quiero descubrir en qué estuvieron ellas cuando escribieron sus libros", confiesa Susana Hidalgo (30).

Pocos lo saben, pero hace más de tres años mantiene una relación con el actor Nicolás Poblete, y hace 1 año 4 meses se convirtieron en los flamantes papás de Josefa. Sin buscarlo son, además, pareja en la ficción en "Preciosas", teleserie donde conocimos otra tecla actoral de Susana, a quien antes vimos en "Pobre rico" y "Solamente Julia", en ambas con roles más delicados y románticos.

DESCUBRE MÁS

 

Su contrato con Canal 13 es sólo por esta producción, así es que no sabe cómo seguirá su vida profesional. Pero mientras termina de grabar, no deja de verla. "Está demasiado buena, me devoro los capítulos. Puedo decir que lo que viene es de alto impacto, y estamos todos los actores metidos".Imagen foto_00000003

El papel de "Lisette Parra" es muy diferente a todos tus trabajos anteriores. ¿De dónde sacaste la garra para interpretarla?
Observando mucho en la calle y entrevistando a las mujeres de la cárcel. Buscaba entender por qué hablan y se mueven de esa manera. Entender de dónde viene, por qué esa violencia. Ahí notas la soledad en que se encuentran y entiendes que existen muchas cosas atrás que nos arman como seres humanos.

¿Alguna historia llamó tu atención?
Muchas. Escuché varios testimonios en la cárcel y de personas cercanas que simplemente están solas. A partir de eso creé a la "Lissete".

No aparece mucho su historia en la teleserie…
No tanto todavía, pero se puede contar que es una niña de 23 años que desde chica estuvo sola, su mamá trabajó mucho para sacarla adelante. De acuerdo al entorno que estaba, se perdió un poco. Conoce al "Erick" (interpretado por Nicolás Poblete), empieza a delinquir y lo encuentra entretenido porque tiene plata fácil.

¿Te has sentido más desafiada con "Lissete"?
Sí, era un desafío, pero muy rico. Todos queremos tener un trabajo donde se requiera investigar, entrar en otro lugar, ser otra persona. Siempre me ha gustado investigar al ser humano. Desde chica observé lo que pasaba al lado mío. Tiene que ver con la curiosidad, quería entender todo. Me encantaban los gitanos, quería conocer sus carpas; un día me arranqué de mi casa siguiéndolos. Fue súper peligroso y nunca debí hacerlo, pero era mi espíritu curioso (ríe).Imagen foto_00000004

¿Cómo lograste no caer en la caricaturización del "flaite"?
Era el gran miedo para todos. Creo que el buen resultado se debe al trabajo de investigación, porque no todas las presas hablan igual. Los invito a ir a la cárcel para conocer esa realidad. Las mujeres que están ahí son comunes, como tú o yo. Sí, se equivocaron, hay mucho dolor, pero las ves con sueños, esperanzas. Es bueno mirar esa realidad para entender las injusticias que existen. Muchos deberían estar ahí adentro, y otros no.

¿Has recibido alguna crítica?
No, la verdad es que me considero bien autocrítica, así es que yo misma la hago. Mucha gente se ha acercado a decirme que me parezco a alguien. Y un comentario que me dejó marcando ocupado fue el de un señor que me dijo que le recordaba mucho a su hija que estaba en la cárcel, y que le daba pena porque la dejó muy sola. Sentí que me lo dijo como si yo fuera su hija…, se logró tocar esa fibra. Aunque aclaremos que esto no es realidad, es ficción.

Te ves feliz ¿Anhelabas trabajar en televisión?
Cuando entré a estudiar teatro nunca pensé en trabajar en televisión, la veía como una posibilidad bien lejana. Nunca lo imaginé, en realidad. Y mientras hacía teatro se dio la posibilidad de hacer un casting, quedé y me di cuenta que era bien interesante, muy distinto a lo que había hecho. Aprendes un sistema nuevo, algo que no enseñan en la escuela.

Creciste en Ovalle, en un ambiente súper tranquilo…
Sí, mi mamá se fue cerca de Ovalle. Cuando decidió tener hijos, nos crió a nosotros allá. Tengo una hermana dos años menor, entonces no veíamos mucha televisión. Pero si tienes patio con animales y árboles frutales, los disfrutas. Y si tienes a tu mamá al lado trabajando en una oficina donde puedes ir cada cierto rato, mejor. También íbamos a Ovalle, teníamos muchos amigos y en esa época las amigas de mi mamá tenían hijos y nos juntábamos todos a jugar, jugar y jugar.

¿Te gustaría darle a tu hija esa vida?
La Josefa tiene un año cuatro meses, y la verdad es que tratamos de arrancarnos siempre. Vamos a la playa, al campo, salimos por ahí, trato de pasar momentos ricos con ella. Me gustaría darle lo mejor siempre, pero por ahora es feliz jugando con nosotros, da lo mismo si es en un patio o no. Me gustaría criarla en un lugar con campo o mar, pero creo que es el sueño de cualquier persona. Por ahora llevamos un año cuatro meses conociéndonos, y todo puede pasar de aquí en adelante. Con Nicolás estamos trabajando para proyectarnos, estar bien, tranquilos, para que ella pueda estudiar, si quiere viajar que viaje, que sea independiente, que elija lo que quiera hacer. Queremos ayudarle a que busque su camino, entregándole herramientas.

¿Es cierto que no pensabas tener hijos?
Sí, nunca pensé tener hijos. No estaba en mis planes y apareció como una sorpresa, ¡la mejor sorpresa que podría tener en la vida! La Josefa es increíble, me ha enseñado a ser más fuerte, más segura, a estar más tranquila, más feliz. Disfrutar de lo simple, disfrutar la vida. No enrollarme tanto. Antes de ser madre era muy insegura, pensaba en puras tonteras.

¿No sabías qué hacer con tu vida?
Estaba como un poco perdida. Quería tantas cosas, estaba metida en tantos temas, que al final me sentía un poco desconectada, como desorientada. Me ayudó a centrarme, a escucharme a mí misma. Es maravillosa.Imagen foto_00000001

¿Te costó dejarla cuando entraste a trabajar?
Amo mi pega, la disfruto al máximo. Cuando estoy ahí lo paso tan bien… Pero al principio costó ene porque era primera vez que me separaba de ella. Lo bueno es que estábamos todas en las mismas. Po primera vez se separaban de sus guaguas la Loreto Aravena, la Lore Bosch, la Josefina Montané y yo. Estábamos todas recién paridas, ¡nos lavábamos los dientes y hablábamos de las guaguas! (ríe). Por ese lado nos apañamos harto. Afortunadamente tengo a una persona que la cuida muy bien, algo impagable. Sus abuelos también siempre la van a ver. Está rodeada de cariño, y eso me da confianza. Uno tiene que delegar porque para mí es saludable trabajar, me hace feliz.

Tu pareja es Nicolás Poblete ¿Cómo se manejan frente a los medios?
Como se vaya dando. Igual nosotros estamos muy relajados. Fue una sorpresa trabajar juntos en "Preciosas", y nos llevamos bien. Ahora que tenemos una hija y estamos juntos, ¡qué podía pasar al actuar! Somos actores y ha resultado súper bien. En la casa no hablamos de pega, nada. Es entretenido también relacionarnos con otros personajes, nos estamos conociendo de nuevo (ríe).

¿Cómo es el Nicolás papá?
Es un hombre maravilloso, un gran papá, un actor seco. Simpático, buena onda, canta lindo, rico, con una sonrisa hermosa (ríe).

¡Enamorada! ¿Te interesa el matrimonio?
Para nosotros no es tema. Estamos tan bien que en realidad venga lo que venga. Si decidimos casarnos, bien, lo haremos. ¡Ya estamos casados! Lo pasamos bien, viajamos, tenemos a la Josefa, no necesitamos más que eso.

¿Pero nunca te imaginaste vestida de novia?
Cuando era chica fui a un matrimonio con mi mamá, y cuando llegué a la casa me dibujé casándome con el niño que me gustaba. Fue la única vez que pensé en el matrimonio. Nunca más (ríe). Para ser feliz como familia, no es necesario casarse. No sufrí experiencias traumáticas. Al contrario. Tampoco digo "no me casaré nunca", pero no se ha dado nomás.