La historia de superación de Demi Lovato, la cantante que ganó la batalla contra las adicciones

Conoce la historia de Demi Lovato, quien dejó atrás los años de depresión y abuso de drogas

Tal vez en algún momentos de nuestras vidas hemos soñado con tener una vida como la de los famosos, llena de lujos, fiestas y viajes, pero la verdad es que muchas de las celebridades viven una realidad muy diferente a la que nos imaginamos. Una de esas estrellas es Demi Lovato, quien desde su corta edad empezó a sufrir desórdenes alimenticios y abuso de drogas. 

En el escenario y frente a las cámaras Demi Lovato expira confianza, fortaleza y mucha seguridad, pero no siempre ha sido así y esta talentosa cantante ha tenido que luchar con dientes y uñas para derribar a esos demonios que la acecharon durante años.

 

       DESCUBRE MÁS:

 

Demetria Devonne “Demi” Lovato, nació el 20 de agosto de 1992 en Albuquerque, Nuevo México. Cuando tenía dos años sus papás se divorciaron y ella fue a vivir a Texas con su mamá y su hermana mayor.

Durante su infancia ella y su hermana asistieron a clases de actuación, canto y baile e incluso participó en concursos de de belleza infantiles. Tiempo después logró un papel en el programa ‘Barney y sus amigos’, donde conoció a su gran amiga Selena Gomez. Ya en la adolescencia logró un papel en el filme de Disney ‘Camp Rock’ y poco después se lanzó como solista, además de participar en otros programas de televisión.

Imagen foto_00000006 

La fama llegó fácil para Demi Lovato; sin embargo, durante todo ese tiempo ella estaba batallando con muchos problemas personales. Su padre, con quien ha mantenido una relación lejana es bipolar, esquizofrénico y batalló con problemas de abuso de drogas y alcohol, mientras que su mamá sufría de desórdenes alimenticios, todo esto la fue afectando desde muy corta edad.

Desde los 8 años Demi empezó a sufrir de desórdenes alimenticios. Comía por todo y en grandes cantidades. En la escuela su peso le causó problemas y sufrió de bullying.  Para los 12, Demi ya sufría por ser considerada “gorda”, así que le pidió a su mamá que la sacara de la escuela porque no gustaba con esa presión.

En aquella época Demi Sufrió un accidente automovilístico y a causa de esto le recetaron pastillas para aliviar el dolor. En una entrevista para el Dailymail, la cantante aseguró que en ese momento empezó su abusos de sustancias.

A los 15 años se mudó con su familia a Los Angeles, su fama iba en aumento y empezó a disfrutar de la vida como una adulta. Cuando su mamá y su padrastro querían ponerle un alto, Demi les contestaba con un rotundo “yo pago las cuentas”.

Imagen foto_00000019

 

A pesar de conocer que las adicciones le habían causado a su padre, Demi siguió sus mismos pasos y empezó a abusar del alcohol y otras drogas como la cocaína. “Siempre traté de convencer de que si bebía alcohol o me drogaba con más personas no iba a ser como él. Mientras estuviera de fiesta sería una adolescente normal”, pero la verdad fue que esto le provocaba depresión y incluso la llevó a autolesionarse durante años.

En 2010 llegó al límite y empezó a perder el control. Tenía 17 años y sus adicciones estaban afectando su vida, fue así como después de un problema durante la gira que realizaba con el banda 'Jonas Brothers', decidió ir a rehabilitación. Durante ese periodo aprendió que su abuso de drogas, sus desórdenes alimenticios y sus autolesiones le daban una falsa creencia de que tenía todo bajo control. “Creí, erróneamente, que mi comportamiento adictivo, era algo de lo que estaba a cargo”.

Imagen foto_00000002

 

Durante su rehabilitación, Demi también se enteró que, al  igual que su papá, también sufría de trastorno bipolar. “Recuerdo que el día que me dieron el diagnóstico todo empezó a tener sentido. Había vivido con esta manía de momentos en los que me pasaba toda la noche escribiendo canciones y pensando que me podía comer el mundo y después caía en negras depresiones, donde lo único que quería era cerrar la puerta y no hablar con nadie, por esa razón me mantenía aislada conmigo, tratando de lidiar con el dolor”.

La rehabilitación no fue algo fácil. En 2011 volvió a recaer; sin embargo, gracias a la ayuda de terapia y de su mamá fue logrando recuperarse y dejar atrás esos difíciles años.

 Imagen foto_00000020

 

Con el paso del tiempo Demi Lovato ha logrado salir adelante y hoy es una mujer más fuerte. En los últimos años la cantante dejó por fin el consumo de drogas ilicitas y la auto medicación, ahora sólo toma medicamento controlado para la bipolaridad. También a hablado abiertamente –y en varias ocasiones- sobre sus adicciones. Demi también tapó sus lesiones en las muñecas con tatuajes que dicen “mantente fuerte” y se mantiene en forma con dieta y ejercicio. 

Sin duda, Demi Lovato es un ejemplo de superación, pues sin importar qué tan bajo puedas caer, siempre hay esperanza de salir adelante con más fortaleza y una nueva perspectiva de la vida.  

Imagen foto_00000001