Sole Onetto cumple 40 y los celebra con foto sin maquillaje en Instagram

La conductora de noticias sacó aplausos en Instagram con una foto de ella sin maquillaje y un sentido mensaje sobre lo significa llegar a los 40 años.

La periodista compartió con sus más de 60 mil seguidores de Instagram, una foto de ella sin maquillaje, y un extenso mensaje en el que reflexiona sobre lo que ha significado para ella llegar a los 40 y cómo se siente en esta etapa de la vida.

DESCUBRE MÁS:

 

"Y llegaron. Los 40 años están aquí. Y así me veo, sin maquillaje, cuando ya he vivido más de 14.600 días. Nada mal, aunque a veces ante el espejo siento que la situación se ha vuelto irremediablemente desastrosa. Digo a veces, porque en todos estos años nunca antes me había querido y aceptado tanto como ahora.
Es verdad que bajar 1 kilo de peso se ha tornado una misión cada vez más difícil, que el trote se ha vuelto más pesado y la bici cuesta arriba. Es cierto que evitar la fuerza de gravedad requiere doble de esfuerzo y que me volví a joder la rodilla entrenando. Es totalmente cierto que tengo que alejar el diario para enfocar bien las letras, y que comer y salir de noche hasta bien entrada la madrugada es una opción recomendable sólo si quiero recordarlo hasta el mediodía siguiente.
Detalles, sólo detalles porque estoy muy feliz de ser quien soy y demasiado agradecida de todos los que me han ayudado a llegar hasta aquí.
El paso del tiempo no sólo es algo natural, también deseable. Cuando se suman años se suma sabiduría y aplomo y eso es impagable para una mujer. He ido disolviendo los filtros para expresar ideas y pensamientos. Y aunque desde un rol público los costos que se pagan son mayores, no tengo temor alguno a decir lo que pienso.
Para las más jóvenes exprimir hasta la última gota de energía, y para las contemporáneas (porque las mayores ya lo saben) ir liviana y bella por la vida, bella emocional, intelectual y físicamente algo que surge naturalmente cuando se está bien plantada en el mundo. A esta edad es tiempo de despojarse de las cargas, especialmente de aquella que pesa como plomo "lo que los demás esperan de mí" (que creemos suele ser la perfección). Es hora de viajar ligera de equipaje, de dejar de proyectar para gozar y de cumplir las fantasías que te rondan en la cabeza (también ésas).
El baño seguirá lleno de cremas y potingues, me seguiré subiendo arriba de los tacos más altos y lo más próximo a una cirugía definitiva será encresparme las pestañas.
Seguiré rodeada de amor y de libros y tratando de mostrar la mejor versión de mí, que no es otra cosa que yo misma,

Sole O

Pd: Y sí, yo también quiero "la paz mundial""

La publicación ya cuenta con más de 4 mil "me gusta" y los mensajes de cariño de sus seguidores se multiplican con el paso de los días.

Y llegaron. Los 40 años están aquí. Y así me veo, sin maquillaje, cuando ya he vivido más de 14.600 días. Nada mal, aunque a veces ante el espejo siento que la situación se ha vuelto irremediablemente desastrosa. Digo a veces, porque en todos estos años nunca antes me había querido y aceptado tanto como ahora. Es verdad que bajar 1 kilo de peso se ha tornado una misión cada vez más difícil, que el trote se ha vuelto más pesado y la bici cuesta arriba. Es cierto que evitar la fuerza de gravedad requiere doble de esfuerzo y que me volví a joder la rodilla entrenando. Es totalmente cierto que tengo que alejar el diario para enfocar bien las letras, y que comer y salir de noche hasta bien entrada la madrugada es una opción recomendable sólo si quiero recordarlo hasta el mediodía siguiente. Detalles, sólo detalles porque estoy muy feliz de ser quien soy y demasiado agradecida de todos los que me han ayudado a llegar hasta aquí. El paso del tiempo no sólo es algo natural, también deseable. Cuando se suman años se suma sabiduría y aplomo y eso es impagable para una mujer. He ido disolviendo los filtros para expresar ideas y pensamientos. Y aunque desde un rol público los costos que se pagan son mayores, no tengo temor alguno a decir lo que pienso. Para las más jóvenes exprimir hasta la última gota de energía, y para las contemporáneas (porque las mayores ya lo saben) ir liviana y bella por la vida, bella emocional, intelectual y físicamente algo que surge naturalmente cuando se está bien plantada en el mundo. A esta edad es tiempo de despojarse de las cargas, especialmente de aquella que pesa como plomo "lo que los demás esperan de mí" (que creemos suele ser la perfección). Es hora de viajar ligera de equipaje, de dejar de proyectar para gozar y de cumplir las fantasías que te rondan en la cabeza (también ésas). El baño seguirá lleno de cremas y potingues, me seguiré subiendo arriba de los tacos más altos y lo más próximo a una cirugía definitiva será encresparme las pestañas. Seguiré rodeada de amor y de libros y tratando de mostrar la mejor versión de mí, que no es otra cosa que yo misma, Sole O Pd: Y sí, yo también quiero "la paz mundial"

Una foto publicada por @soledadonetto el 27 de Jul de 2016 a la(s) 6:37 PDT

 

Mira aquí, otras fotos de Soledad Onetto en su cuenta de Instagram.

 

 

 

 

 

DESCUBRE MÁS

Karen Doggenweiler cambia de look y se suma al corte del añoImagen foto_00000016