Eugenia "China" Suárez: "Es imposible no enamorarse de Benjamín"

Protagoniza "El Hilo Rojo" y su nombre comenzó sonar acá por ser el nuevo amor de Benjamín Vicuña, pero es mucho más que "la novia de...". Es actriz hace 14 años; canta, cocina, y es una mamá dedicada. Sabe que los chilenos la conocemos por su romance, pero no se complica y afirma que asumió el desafío de demostrar con esta cinta –que se estrena este 26 de mayo– que puede brillar por su trabajo.

Por: Karen Cordovés.

Comenzó su carrera a los diez años y hoy, a los 24, tiene un nombre importante en la escena actoral argentina. Sin embargo, hasta hace algunos meses en Chile pocos sabían de la existencia de Eugenia "China" Suárez, la bella trasandina que conquistó a Benjamín Vicuña mientras filmaban la romántica cinta que esta semana aterriza en cines nacionales, "El Hilo Rojo".

Cuenta la historia de dos personas que aún teniendo sus vidas ya resueltas, se enamoran intensamente hasta enfrentarse a una encrucijada más común de lo que muchos creen: seguir o no a su corazón. Y como dicen por ahí, cualquier semejanza con la realidad es sólo coincidencia.

Hoy la relación que mantiene con Vicuña transita por su mejor momento. Los sinsabores que vivieron en un inicio –producto de la polémica visita al rodaje de Carolina "Pampita" Ardohain, quien la culpó públicamente de su quiebre con el actor nacional–, quedaron en el pasado, y Eugenia nos visita para presentar la cinta que los unió. "Es una película mágica", asegura sonriente, con un brillo en los ojos. Pero, ¿quién es la mujer que le robó el corazón a uno de los galanes más codiciados de Chile?

Con esa interrogante dando vueltas en el ambiente viajamos a Buenos Aires para conocerla antes de su arribo a Santiago. Y como todo es sincronía nos encontramos en el Jardín Japonés de Palermo para hablar con esta chica con genes japoneses sobre lo que fue ser parte de una película inspirada en una leyenda nipona.

Mientras transitamos por el parque en busca de un lugar para conversar, la gente se da vuelta a mirarla. Más de uno se acerca a pedirle una foto, y ella acepta gustosa. De diva, cero.

Eugenia Suárez es actriz, le gusta cantar, y es madre de una pequeña de casi tres años que, según dice, es la persona más importante de su vida.

Le dicen "China" porque su abuela es japonesa. "Cuando chica me decían que reía y se me desaparecían los ojos, entonces por ahí me empezaron a decir así", comenta entre risas. En sus inicios fue parte de exitosos proyectos de la televisión trasandina, como "Rincón de Luz", "Casi Ángeles" y "Floricienta".

"Siempre supe que actuar era lo quería hacer, pero nunca imaginé que me iba a gustar tanto y que era mi vocación", señala. Sufrió de bullyng en el colegio por trabajar en televisión pero, aún así, jamás renunció a la carrera que emprendió con el apoyo de sus padres, Marcela y Guillermo. Este último falleció en octubre de 2012, y desde entonces su hermano mayor, Agustín, ha sido su pilar.

Tienes 24 años, pero ya cuentas con una carrera consolidada y además eres mamá. Tu vida es muy adulta en comparación a otras jóvenes de tu edad.
Ocurre que al trabajar desde tan chica uno está casi obligada a crecer de repente, porque te rodeas de gente más grande, ves lo que les pasa y creces de golpe. Y bueno, fui madre a los 21, y eso por supuesto te hace crecer.

¿Cómo te pilló la maternidad?
¡Feliz! Siempre dije que quería ser mamá joven.

¿No te dio un poco de susto?
Para nada. No sentí susto en ningún momento, porque ser madre era algo de lo que estaba muy segura. Creo que me sale bastante natural la maternidad, de verdad me encanta. Pienso que todos nacemos para algo, hay gente que por ahí se enfoca más en el trabajo, en ser mejor actor o cantante, pero en mi caso yo quería ser madre. Siento que nací para eso, y todo el resto es algo complementario en mi vida. Eso es algo que tuve claro desde muy chica.

Más: La actriz que interpreta a "Nefertari" habló de los hombres chilenos, la política en Brasil ¡y más!

¿Qué te pasó cuando viste por primera vez a tu hija Rufina?
Casi me muero de la emoción. Fue el momento más lindo del mundo y desde entonces ser mamá de Rufi es lejos lo más importante en mi vida.

Igual te tocó asumir la maternidad a una edad en la que la mayoría anda de fiesta…
Para mí eso no era tema. Nunca fui muy fanática de la noche…, soy más de estar en casa, de salir a comer con mis amigas, pero no me divierte esa cosa de ir a bailar, salvo que tenga una fiesta en especial o un cumpleaños de alguien, lo que no ocurre muy seguido.

¿Cómo enfrentas el ser madre y trabajar a la vez? ¿Eres mamá culposa?
Para nada. Todos me dicen que me tengo que separar un poco porque soy muy demasiado apegada con mi hija y me acompaña a todos lados. Desde que tenía ocho meses me la llevaba al camarín en su "huevito", se quedaba ahí, la cuidaban entre todos, y eso me gusta también porque se crió con mucha gente, está acostumbrada, le encanta, y ahora también me la llevo a todos lados.

Unidos por "El Hilo Rojo"
Tiene la frescura propia de su juventud, pero al conversar con ella impresiona su madurez. Sabe lo que quiere, tiene los pies bien puestos sobre la tierra, y disfruta de su rol de mamá tanto como el de actriz.

El 2015 debutó en el cine con la cinta "Abzurdah", tras varios años rechazando proyectos porque, dice, ninguno de los roles que le ofrecían le fascinaba. "Quería que mi primer personaje me encantara. Creo que es importante en nuestras carreras no ser ansiosos ni desesperarse, porque las cosas van llegando cuando tienen que llegar, y eso me pasó a mí".

¿Y cómo llegó la propuesta de "El Hilo Rojo"?
Me llamó Mili, que es la misma productora de "Abzurdah"; dijo "te tengo una historia que te va a encantar". Me contó la leyenda del hilo rojo y le dije "la hago" de inmediato. Después me fue contando detalles del filme, y siento que todo se fue dando perfecto para que yo estuviera en esta cinta.

Y así te tocó trabajar por primera vez con Benjamín Vicuña…
Sabes que en tantos años nunca me lo había cruzado, y descubrí que es un excelente compañero. Ya me lo habían dicho, pero lo comprobé… Además es muy talentoso. Más allá que lo admire profesionalmente, para mí es muy importante cómo es un actor en el set, con la gente, con los técnicos y su entorno, y Benjamín es un excelente compañero con todos. Siempre está de buen humor, es muy sereno y nos reímos mucho trabajando. Fue una experiencia divina y todo fluyó tan bien que por eso digo que fue una película mágica.

Además que ahí nació el amor…
(Sonríe) La verdad es que empezó todo como un buen compañero, sólo buena onda, pero nos terminamos enamorando, y lo nuestro hoy es una historia de amor muy linda.

¿Qué te enamoró de Benjamín?
Su corazón, en su totalidad. Honestamente, cualquiera que conoce a Benjamín, en su entorno, sus amigos y familiares, saben que es tan querible que es imposible no enamorarse de él. Tiene una calidad de persona que digo "ojalá todos lo conocieran". Más allá de ser mi pareja, es excepcional como persona, como amigo, como hijo, ¡todo! Es la primera persona que conozco a la que no le cambiaría absolutamente nada.

Pero tienen bastante diferencia de edad (Vicuña tiene 37 años)…
Sí, pero siempre tuve parejas más grandes. Los chicos de mi edad están en otra cosa, y al ser madre no ando en la misma frecuencia.

A los dos los une el hecho de que son padres súper dedicados.
Eso para mí es fundamental. Ver a una persona que está tan comprometido con sus hijos es maravilloso. Lo que más me importa el día de mañana es que mi hija me diga que fui una buena madre, el resto me da lo mismo.

Más: Francisca Merino cuenta cómo se reinventó tras superar la peor etapa de su vida

"Lo que pasó nos unió más"
Mientras buscamos una locación para la sesión fotográfica, Eugenia debe hacer un alto cada vez que alguien le pide una "selfie". Entusiasmada aprovecha de tomarse algunas con su celular y las envía a sus amigos. También se manda WhatsApp con Benjamín Vicuña, a quien le comenta que está conversando con nosotros y que pronto haremos las fotos.

Espontánea como es, mientras nos ubicamos en un sector del Jardín Japonés hace un alto para ayudar al fotógrafo a transportar uno de los focos. Otro gesto de su nulo divismo.

Eres muy reservada con tu vida personal. Has cuidado mucho, por ejemplo, la privacidad de tu hija Rufina. ¿Qué te pareció la exposición que tuviste tras el polémico episodio con "Pampita" Ardohain?
Siempre me preguntan lo mismo…, si me afecta, si me angustia, y la verdad es que estoy acostumbrada a que la gente hable, y muchas veces sin saber. Aprendí que en este medio el que se enoja, pierde. Tengo mi vida y tengo claro lo que es real, cuáles son mis vínculos verdaderos y qué es mentira, y cuando uno tiene muy claro eso, lo demás es un decorado. Obviamente no me gusta la exposición, pero entiendo que es parte de mi trabajo. Lo acepto porque en algún momento tuve que aprender a la fuerza a convivir con eso, hoy elijo y seguiré eligiendo hasta dónde hablar de mi vida privada.

Habla muy bien de la relación que tienen con Benjamín el que se hayan mantenido juntos, pese a los conflictos con "Pampita". Otra en tu lugar quizás habría arrancado…
Si hay algo positivo en todo esto, y lo hablamos siempre, es que lo que pasó fue lo que nos unió más. De verdad. Lo que tenemos es muy fuerte, ya que si hubiese sido débil el vínculo, cada uno se va para su lado, pero lo que pasó definitivamente nos unió un montón y hoy estamos cada vez más unidos. Tenemos un vínculo divino, muy sano y luminoso.

¿Qué te ha contado de nuestro país?
Benjamín es un fanático de Chile, es el mejor representante, casi embajador, como un Ministro de Cultura (ríe). Me decía que me iba a enamorar de Chile, de la comida, los paisajes, y tenía razón. Hace unas semanas tuve la oportunidad de ir a hacer una nota y quedé fascinada con lo educados que son, lo respetuosos, y lo lindo que me pareció Santiago. Allá todo es prolijo y los hombres tienen una cosa como conservadora que me encantó.

Ahora que Benjamín está con proyectos en Televisión Nacional, seguramente tendrás que visitar Chile seguido…
Sí, lo haré muchas veces, encantada. Estamos tan cerquita, una hora y media en avión, así que estoy fascinada de viajar seguido.

¿Cómo te gustaría que te conocieran los chilenos?
No sé, no lo he pensado. Creo que es algo que se irá dando de a poco. En Argentina me conocen porque trabajo desde muy chica, pero en Chile todo es nuevo. Sé que será imposible que me quieran todos, porque no soy de esas chicas que anda sonriendo todo el día o que finge para caer bien, pero ojalá se den el tiempo para conocerme como persona, como actriz, y no sólo como la novia de Benjamín.

Porque la "China" es más que el nuevo amor de Vicuña…
(ríe) Sí, y creo que la gente lo sabe… Igual por ahora puede que sea "la novia de…" en Chile, y es lógico, pero mejor porque asumo el desafío de mostrar mi trabajo y que mi nombre trascienda como actriz.

Más: Demi Lovato: "no podía estar una hora sin consumir cocaína"

Eugenia íntima

Parte favorita del día:
Cuando voy a despertar a mi hija o cuando la veo dormir.

Qué cambiarías de tu vida:
Nada, ni siquiera los malos momentos, porque entiendo que son parte de mi historia y que me han ayudado a ser más fuerte, y de eso se trata la vida.

Finales de noviembre, ¿que le pedirías al Viejo Pascuero?
Que mi hija siga siendo feliz, salud, mi felicidad y paz.

Lo más importante en tu día a día:
El amor en todas sus formas. Siempre digo que el amor es más fuerte, que es una frase muy trillada, pero que sigue manifestándose en mi vida en todo. Hago todo con amor, ese es el motor de todo.

Además de actuar, cantas. ¿Has pensado en grabar un disco?
Está dentro de mis proyectos, y me encantaría hacerlo el año que viene.

¿Tienes alguna "tarea" pendiente que te gustaría concretar pronto?
Me encantaría volver a trabajar con Benja, creo que sería una linda experiencia.

¿Te gustaría trabajar en la televisión chilena?
¡Por supuesto! Me encanta el programa que Benjamín está haciendo en TVN ("Casi un ángel") porque me parece muy divertido. Vi algo y me gustó mucho… igual, no puedo ser muy objetiva porque para mí siempre está bien en lo que hace.

¿Cocinas?
Soy vegetariana. Hago de todo…, lasagna de vegetales, verduras grilladas, milanesa de lentejas. Como mucha proteína vegetal y mi hija también es vegetariana, así que consumimos puras verduras y mucha harina como pizzas.

Confiésanos un defecto…
¡Tengo muchos! Soy muy intensa, voy de cero a cien rápidamente. No me enojo nunca, pero cuando lo hago me cuesta mucho desenojarme.

¿Y qué te enoja?
La injusticia, la mentira y la falta de respeto. Cuando alguien no es educado o tratan mal a alguien, me es inevitable no meterme.

"China" Suárez envía cariñoso saludo para Chile y nos invita a ver su entrevista en Nueva Mujer