Película sobre un podcast de asesinas seriales es de las favoritas en Festival Tribeca 2016

La historia creada por Ingrid Jurgenmann no sólo habla de homicidios, sino que del aspecto más oscuro que podemos tener las mujeres, ese que la sociedad no quiere mostrar.

Desde el año 2002, Nueva York ha sido el escenario para nuevos estrenos de cine independiente, todos albergados en el Festival de Cine de Tribeca. A pesar de ser una instancia relativamente nueva, los trabajos cinematográficos exhibidos destacan por tocar temáticas un poco más underground.

Para la versión 2016, ya hay una película que destaca y se trata de asesinas seriales, podcasting y fiestas para lesbianas solteras. Women Who Kill se estrenó el viernes 15 de abril en Tribeca y las primeras impresiones sobre esta comedia de humor negro han sido muy buenas.

Es una historia creada por Ingrid Jungermann, en la que se muestra a una pareja de lesbianas —Jean y Morgan— cuya situación sentimental es un poco confusa. En realidad, son ex que trabajan juntas haciendo un programa de radio transmitido por Internet sobre asesinas seriales.

Morgan conoce a Simone, una chica que se declara fanática del programa, comienzan un romance y Jean se pone celosa. Sin embargo, y como Diane Russo cuenta en su columna de The Cut, Simone no resulta ser quien parecía. Jean, dejando de lado sus celos de ex, le advierte a Morgan que esta chica podría ser peligrosa.

13tribecafilmmaster675.jpg

© New York Times

El guión se desarrolla en base a una mezcla de ironía similar a la que podemos ver en Girls, que habla sobre un estilo de vida que se identifica bastante con Nueva York y específicamente, con la zona de Brooklyn.

El elenco está conformado casi en su totalidad por mujeres y según Ingrid Jungermann (directora, que también interpreta a Morgan en la película) al público le ha gustado la historia porque “los neoyorkinos aman parodiarse a sí mismos”.

Aunque la trama es tremendamente específica, eso a veces resulta ser más universal: más personas se identifican con narrativas inesperadas. La historia no es específicamente sobre asesinatos en serie, sino de la dificultad que tiene su protagonista de comprometerse en relaciones, y la directora hace ese vínculo entre los primeros meses de relación y la sensación de que la persona con la que estás puede ser un potencial asesino serial.