También es una #bicilover: El manifiesto de Montserrat Ballarín

La actriz de Mega se subió a su primera bicicleta a los 4 años, y nunca más se bajó. Hace 9 se transformó en su medio de transporte principal y es una promotora incansable de su uso. Pide empatía para que ciclistas, peatones y automovilistas convivan en armonía, y hace un llamado para que las autoridades se "pongan las pilas". Este es su manifiesto cleta.

Por: Jessica Celis Aburto. Fotos: 

"Conocí la bicicleta cuando era muy chica"
Debo haber tenido como 2 años. Mi papá tenía una de esas bicicletas pisteras antiguas, y cuando chica con mi hermana éramos muy outdoors (risas). Como no podía subirme sola, mi papá me llevaba sentada en el manubrio mientras dábamos algunas vueltas a la manzana en la villa donde vivíamos, en Punta Arenas.

"Mi papá me enseñó a andar en bicicleta cuando tenía como 4 años"
Fue en una de esas típicas bicis con asientos gigantes largos en los que quedabas muy sentada (risas). Era de color rojo furioso, con brillos y ruedas auxiliares tipo Freddy Turbina.

"Lo que me gusta de andar en bicicleta es la sensación que puedes empezar bien el día, o sacártelo de encima"
Liberas endorfinas, te sientes libre. Me encanta salir a la hora del taco, mirar para el lado y pensar "esto está muy bien" (risas). Además, la sensación de sentir que haces ejercicio y dejas atrás algo para empezar otra cosa mientras te trasladas funcionalmente de un lugar a otro, es muy bonita. Trato de trasladarme lo más que puedo en la bicicleta.

"Creo que la forma correcta de ser un buen ciclista en la ciudad, en primer lugar, es estar bien aperado"
Y esto implica andar con buen casco y tener luces o accesorios reflectantes, por ejemplo. Lo otro muy importante es hacerse de buenas rutas de traslado, porque no tenemos una ciudad con buenas condiciones para los ciclistas. Si bien se ha ido avanzando de a poco con la implementación de ciclovías nuevas o el arreglo de antiguas, pienso que a veces es más peligroso irse por ellas que por la calle. Mi bicicleta es pistera de ruedas delgadas, entonces las ciclovías o calles con tierra y piedras sueltas son ideales para que uno se saque la mugre. Uso la calle para moverme en bici, entonces lo fundamental es hacerse una buena ruta, identificar calles alternativas, sobre todo en las horas de taco para evitarlos; lo mismo que se hace cuando andas en auto.

"Pienso que los ciclistas que usan las veredas como ciclovías, están involucrados en un tema complejo"
Porque nos está costando la convivencia entre ciclistas y peatones. Hay que entender que debemos convivir entre todos y que la bicicleta es un medio de transporte válido, pero en ese sentido los ciclistas debemos responsabilizarnos. Aunque no se debe, a veces corto camino usando la vereda, pero cuando uno hace eso debe entender que debes bajar la velocidad y trato de no usar la campana, sino que digo "hola, permiso, ¿me dejas pasar". Y paso lento. Generalmente la gente anda con audífonos y no escucha la bocina. El ciclista debe cachar que en la vereda es el peatón quien tiene la preferencia, y si uno va con una sonrisa más amable, mejor. Creo que a todos nos falta ser más empáticos: a las bicis con los autos y peatones, a los autos con las bicis y peatones, y a los peatones con las bicis y autos.

"Me ha pasado muchas veces ver a adultos mayores caminando por las calles cuando pasa un ciclista al lado, que aunque lo haga a una distancia prudente, si lo hacen rápido, los asustan, corriendo el riesgo de que ellos se caigan o pase un accidente"
La ciudad es para convivir y hay que respetar el espacio del otro: empatía.

"El sistema de bicicletas asociadas al Metro me parece increíble"
Han ido cobrando fuerza y ahora hay cada vez más gente que las usa. Lo que sí, pienso que las personas que las usan no son tan "cleteras" y deberían informarse antes. Me ha pasado mucho con quienes usan esas bicis –y que me he encontrado en la ciclovía– que se van por su lado izquierdo o por la mitad. Si tu vas rápido y no alcanzas a reaccionar es probable que tengas un accidente heavy. Lo otro que está pasando, sobre todo en Providencia, es que las bicis del Metro no vienen aperadas con cascos. Quizás podría haber un sistema para arrendarlos en los mismos lugares, porque en general la gente que usa esas bicis para tramos cortos no anda todo el día con un casco en la mochila. Eso trae como consecuencia que al no tener casco usan las veredas, ¡y esas bicis son como una Harley Davison! (risas). Súmale a eso que en Providencia se aprobó el comercio ambulante… ¡Imagínate esas bicicletas en una vereda junto a vendedores y peatones! Eso está provocando verdaderos tacos que hacen que la gente ande hostil, y es entendible.

"Andar en bicicleta tiene grandes beneficios para la salud: es cardio y oxigenas la musculatura, la fortaleces"
Además liberas endorfinas, respiras más profundamente, te ayuda en la postura, activa tu cuerpo completamente, te da energía y mantiene alerta. Todo eso hace que andes mejor física y mentalmente. Lo digo yo, que tampoco soy una deportista, así es que si puedo andar en bici piques largos, ¡cualquiera puede! (risas)

"Hay que validar la bicicleta como medio de transporte"
Logrado eso hay que preocuparse de que las ciclovías estén en buen estado, que la gente las respete con su normativa. Muchos ciclistas no saben que la mayoría de los accidentes no se producen en la calle, sino en las veredas. Las grandes ocasiones en las que pude tener un accidente fueron cuando empecé a bicicletear y por miedo me subía a la vereda. Los autos que salen de improviso desde el estacionamiento de un edificio donde no hay buena visibilidad, son un gran peligro. Si viene un peatón tienen más tiempo de reaccionar, pero si lo hace un ciclista que va rápido, es muy probable que lo impacte. Me estuvo a punto de pasar varias veces. La vereda no me parece la mejor opción para andar en bici, y en ese sentido también hay que regular legalmente el uso de la calle para los ciclistas.

"Actualmente hay mucha gente que anda en bici pero no tiene el conocimiento para hacerlo bien"
Por lo mismo, hay que hacerse cargo de esta realidad y de la falta de infraestructura para que sea una alternativa de transporte eficaz.

"Mi primera bicicleta me la compré a los 20 años con la plata que gané por un trabajo cuando estaba estudiando teatro en la U" (Universidad Católica)
Era un tarro, mi Harley Davison (risas). Fue la primera compra "grande" que me hice. Después de casi 8 años recién la cambié el año pasado por una aún más liviana: es mi "bihículo" (risas).

"Mi bicicleta perfecta tiene que ser por sobre todo liviana"
Esa clave me la dio el señor al que le compré una bici: me dijo que con mi tamaño y peso, si compraba una muy pesada al tercer mes iba a sentir que estaba cargando una vaca muerta. Otra cosa que debe tener es cambios y que me permita ir con la espalda derecha, porque tengo problemas en esa zona. Las alforjas también son algo importante, porque no puedes irte a la pega tan indigna cargando una mochila bajo 35 grados de calor, por ejemplo, y llegar toda sudada. Para la "sopeada", la alforja siempre apaña (risas). En invierno puedes ir calientita con la mochila en la espalda. Compré los accesorios para mi bici nueva en un Taller de Bicicletas que está en Condell con Marín. Tienen de todo tipo y de muchos precios. Además puedes armar tu propia bicicleta.

"Quiero hacer un llamado público a la empatía"
La ciudad es de todos y hay que convivir más pacíficamente. Los ciclistas deben respetar a los peatones, y los peatones deben entender que los ciclistas aún no tenemos las condiciones necesarias para andar por la ciudad, aunque estamos avanzando. Además, las autoridades deben ponerse las pilas y dejar de in-visibilizar a la gran cantidad de ciclistas que hay hoy en día.

DE CUBA AL TEATRO Y LA FAMA

Entre el término de las grabaciones de "Pituca sin lucas" y el comienzo de las de "Pobre gallo", Montserrat cumplió un sueño: realizó un curso de Técnica Meisner en la Escuela San Antonio de los Baños, en Cuba. "Estuve un mes porque no pude más. Cuando volví empecé altiro a trabajar con mi compañía 'Departamento de Teatro' en los proyectos que teníamos para este año. Somos 3 miembros: María Jesús Marcone, Francisco Albornoz y esta humilde servidora (risas). Ha sido un desafío bien bonito esta etapa, porque estaba acostumbrada a trabajar como actriz e intérprete, y ahora cambiamos. Trabajo abajo del escenario haciendo de gestora y productora. En mayo vamos a estrenar uno de los primeros textos de Alejandro Sieveking en el teatro de la Universidad Finis Terrae, 'Parecido a la Felicidad'. Este nuevo rol –de estar a todo servicio– es muy bonito porque te das cuenta que estás involucrada con el proyecto y quieres que funcione. Me habría gustado hacer la asistencia de dirección, pero no pude porque estoy grabando la teleserie en las mañanas. Encuentro que es lindo también el gesto de humildad al hacer esto y decir 'me encanta actuar, pero lo más importante en esta pega es que es colectiva y hay que concretar un proyecto, dejando el ego al lado'. Si eso significa que yo ponga la música, encienda las luces o sólo acompañe a mis compañeros o les de un café rico en sus ensayos, todo bien. Te ayuda a aterrizar el ego y re-valorar tu oficio y a tus compañeros por sobre todas las cosas".

¿Te cambió la vida tras "Pituca…"?
Hay una cosa de la exposición que no me gusta mucho, pero me lo tomo con Andina. La manejo bien porque no me la creo. Uno sigue siendo la misma persona de siempre, igual de piruja: tienes los mismos amigos y también tienes que llegar a tu casa a limpiar el wáter y el baño (risas). La gente no tiene que creer en el glamour de la televisión.

CREDITOS ROPA:

-Sombrero Studio F; collar Vintage; top Sybilla en Falabella; pollera Vintage; pantys Mucho Color Tienda; zapatos calle Bandera.

-Vestido Marquis en Ripley; peludo Fashion Park´s; camisa de jeans Studio F; pañuelo Marquis en Ripley;
calcetines Monarch; bototos Dr. Martens; bicicleta 1 velocidad Mango Bike´s, personalizable en Mi Bicio.

-Collar Vintage; chaqueta Studio F; top Sybilla en Falabella; pantalón River Island en Ripley; calcetines Mucho Color Tienda; sandalias Melissa.

Revive aquí el backstage de la sesión de fotos