Diversión

Pedro Ruminot y Alison Mandel: Humor, amor, complicidad

Mientras ella se declara muy sociable, amistosa y buena onda, él se confiesa totalmente antisocial, malhumorado, sensible y llorón. A él le gusta cocinar, a ella le carga, aunque es la que lava la loza. Parecen polos opuestos, pero se complementan a la perfección y se hacen reír mutuamente. Después de conocerse trabajando en “El Club de la Comedia” y no gustarse para nada, el 19 de este mes cumplirán 2 meses de casados y van juntos a todas.

Por: Jessica Celis Aburto. Fotografías: Gonzalo Muñoz (@gonzaloxtrem).
Producción de moda: Guille Vargas Pohl (@guillevargaspohl). Maquillaje y peinado: Sole Donoso. Agradecimientos: Director Hoteles.

Pedro Ruminot y Alison Mandel se casaron el 19 de diciembre, en una ceremonia al aire libre, en el Cajón del Maipo. Ese día él derramó varias lágrimas y ella, ninguna. No tuvieron luna de miel porque el comediante aceptó participar en el Festival de Viña del Mar 2016 y está dedicando todo este tiempo a preparar su rutina. Planean irse de viaje en mayo al sudeste asiático y pasar por Francia.

"Vamos a ir a París a ver a mi familia", dice Pedro.

"¿Qué familia en París?", suelta Alison, muerta de la risa.

"Es que suena tan bien: 'Voy a ver a mi abuelo que tiene un castillo…"", remata Ruminot.

Esta es su primera entrevista como matrimonio. Se conocieron el 2010, cuando ella entró a trabajar a "El Club de la Comedia", pero en ese tiempo ambos estaban en pareja y Pedro ya tenía dos hijos, Diego (6) y Facundo (4). Cuando los dos rompieron sus respectivas relaciones, salieron con otras personas. No se gustaban. Eran "amigos laborales", como dice él, aunque Alison rectifica que había algo más que eso: "Creo que compartíamos más que sólo la pega". "¿Fuera del trabajo? Jamás", responde Pedro. "Sí, tú me acompañaste a algunas cosas", insiste ella. "Ah, pero fue una vez…", remata él.

¿Y qué pasó? "Un día dijimos: ¡Queremos estar juntos!", confiesa Alison.

En el tiempo en que fueron sólo amigos, ¿nunca se les pasó por la cabeza que podían ir más allá?
Pedro: No, pero me llamaba la atención que nunca había conocido a alguien como ella. Hacía muchas cosas y, más encima, aparecía diciendo que había recogido un perro con tiña.

Alison: Pero todavía hago eso (risas).

Pedro: Sí, pero ahora ya me acostumbré, me parece normal.

Pareciera que son muy distintos. ¿Cuáles son sus principales diferencias de carácter?
Alison: Yo soy súper extrovertida y sociable.
Pedro: Y yo, introvertido y antisocial. Siempre me dice que tenemos que juntarnos con amigos y yo "ooooh" (pone cara de hastío).

Por el trabajo deben tener muchos eventos sociales, también. ¿Quién cede?
Pedro: Yo. Finalmente siempre soy yo (risas).
Alison: Como todo en la vida (risas).
Pedro: Igual muchas veces nos juntamos con gente que me cae bien, y lo pasamos bien, pero debo decir que me gusta estar en mi casa o haciendo comedia.

¿Qué cosas no transas, Pedro?
Pedro: Veo tele hasta tarde, películas y series. Alison me quiere sacar el televisor de la habitación, y seguramente lo va a lograr…
Alison: Es que no me puedo quedar dormida con la tele prendida. Tengo déficit atencional, entonces, si voy a dormir necesito el ambiente para eso. Pedro ve tele hasta las 3 de la mañana y se queda dormido con la tele prendida.
Pedro: ¡Pero igual transo harto! Animo el festival de gatos (Gato Fest) todos los años y me cargan los gatos. Ahora vivo con 6 en la casa.
Alison: (Risas) Soy hogar temporal así que ahora son muchos.
Pedro: No me desagradan en el sentido de que no los quiero. Los que me cargan son los fundamentalistas de los gatos.
Alison: ¡Pero a mí también!
Pedro: Ahora explícame cómo termino yendo a reuniones del Gato Fest…
Alison: (Risas) Para conseguir un lugar para que se haga el Gato Fest.

Igual tienes tu corazón, Pedro…
Pedro: Sí, si me gustan los animales y quiero comprar una casa para que tengamos, por ejemplo, a esos 6 gatos de forma definitiva y no como hogar temporal.
Alison: Siempre dice que odia a los gatos, pero tiene gestos bacanes. El otro día tuve que llevar a 3 a otro hogar temporal y le conté al Pedro que la niña me preguntó si tenía que comprarles caja de arena. Él se molestó y dijo que "los gatos no son un juego, así que no se van a ninguna parte, se quedan con nosotros". Es medio "poser" eso de que no le gustan.
Pedro: Me gustan los perros, igual.
Alison: A mí los dos, perros y gatos, no hago diferencia.
Pedro: Tenemos un perro, pero no vive con nosotros. Por eso quiero comprar una casa. En realidad, le voy a comprar la casa al perro.
Alison: (Risas).

¿Y qué actividades sí comparten plenamente?
Pedro: Dormir.
Alison: Comer.
Pedro: Me gusta mucho cocinar.
Alison: Desde que nos cambiamos de casa, a un lugar que es de los dos, amamos estar adentro. Cualquier panorama no nos parece tan entretenido como estar dentro de la casa. Y si nos vamos a juntar con amigos, decimos: "¡Ojalá vengan! Para no salir ", (risas). Somos muy caseros.

Antes de casarse, ya vivían juntos. ¿Cómo es la repartición de roles domésticos?
Pedro: Compartimos hartos. Hay un acuerdo tácito y raro entre nosotros. Por ejemplo, en general, yo cocino.
Alison: Sobrevivimos entre nosotros (risas) y tenemos ayuda una vez a la semana. Soy súper desordenada y me desespero de mí misma, así que tengo que ir solucionándolo.

¿Y qué labores de la casa son las que más les desagradan, respectivamente?
Alison: A mí, cocinar. Y al Pedro, lavar la loza, nunca lo hace.
Pedro: La lavé hoy, ayer, ojo…

Risas Y Afecto PUERTAS ADENTRO

Uno puede creer que por ser ambos comediantes pasan haciéndose bromas. ¿Qué lugar ocupa el sentido del humor en su vida de pareja?
Alison: Yo creo que somos graciosos. Amor, ¿somos graciosos? (risas).
Pedro: Pienso que sí (risas). Estoy todo el día tratando de decirle cosas para que se ría.

¿Sí?
Alison: Es cierto.

¿Y tú a él, Alison?
Todo el día lo reto (risas) ¡No! No es verdad. Le hago bailes y en general hacemos hartas tonteras. Pedro hace muchas estupideces para que yo me ría.

¿De qué tipo?
Pedro: Mi poder es la palabra solamente.
Alison: (Risas).
Pedro: De verdad que trato de hacerla reír.
Alison, ¿qué es lo que más te hace reír?
Alison: Sus tonteras. Es súper bueno para hacer y decir tonteras. Todo su humor elaborado no me hace reír tanto.
Pedro: En Viña no se va a reír…
Alison: Claro… (risas).

Y a ti, Pedro, ¿qué es lo que más te hace reír de ella?
Pedro: Lo mal humorada que es…
Alison: ¿Cómo? ¡No soy malhumorada! (Hace el gesto de pegarle una bofetada).
Pedro: Me dan risa muchas cosas de ella: cómo cuenta las historias, lo malhumorada que es, aunque no lo reconozca (risas). Pero lo que más me gusta es la complicidad. Por ejemplo, si vamos a un lugar, los dos siempre encontramos que el lugar es malo y que la gente no es simpática; o que el lugar es muy bueno y la gente muy buena onda. Es difícil que no estemos de acuerdo en ese tipo de cosas. ¡Ah!, pero hay algo en lo que no estamos de acuerdo: a ella le encanta Brasil y a mí no. Y a mí me fascina Cuba y a ella no.
Alison: Amo Brasil. Es uno de mis lugares favoritos en el mundo y el Pedro lo detesta.
Pedro: Yo me iría a vivir a Cuba.

Alison, ¿qué es lo que más te carga de Pedro?
Que es lento. Y cuando digo lento, es len-to para todo.

¿Y rabioso?
Muy. Es muy mal genio.

¿Y cómo lo sobrellevas?
No pesco. No soy malhumorada, como dice el Pedro (risas). Él lleva una vida siendo mal genio. Si rabea, dejo que lo haga solo.

Pedro, ¿reconoces que eres enojón?
Sí, obvio. Soy un profesional del mal genio. Nací con mal genio y sospechando…

Y tú Alison, ¿te haces cargo de lo que él dice sobre que eres malhumorada?
Alison: No, encuentro que tengo súper buen genio, que soy amistosa y buena onda.
Pedro: ¡Reconoce que eres malhumorada!
Alison: No, lo que pasa es que tú me sacas de quicio.

Alison, ¿qué es lo que te enamora profundamente de Pedro?
Alison: No sé si estoy contestando por él igual, pero creo que como pareja a los dos nos enamora que somos multifacéticos, de la nada creamos algo. Nunca nos quedamos quietos y, laboralmente, siempre creamos una cosa sobre otra. Me enamora ese ímpetu de conocer y estudiar cosas nuevas, esa energía que tiene. Sé que jamás lo voy a encontrar aburrido, echado en la casa esperando que las oportunidades aparezcan.
Pedro: Ayer me puse a discutir con un gallo por ese tema, en la calle. Me pidió plata y no era un mendigo. Me dijo: "Unas monea's pa' la causa". Lo miré y le dije que fuera a trabajar. Me respondió que no había trabajo. ¿Cómo no va a haber trabajo? ¡Inventa algo! Si tienes la salud para hacerlo, no veo impedimento en inventar qué hacer. Es un tema que me molesta.

Y tú, Pedro, ¿qué adoras de Alison?
Me enamora que sea buena persona, por sobre todas las cosas. También que haya decidido iniciar una vida conmigo, aunque yo ya tenía dos hijos. Para muchas personas eso no es fácil. Ella siempre insistió y nunca se rindió. Se lo dije para el matrimonio.

Alison, ¿lloraste con eso?
Pedro: No, ella no, yo sí. Lloro siempre.
Alison: Sí, es verdad.
Pedro: No sé qué pasó. Se me soltó el lagrimal (risas). Me emociono con varias cosas.

¿Por qué lloraste?
Lo que pasa es que el oficial del registro civil dijo: "En esta ceremonia están los afectos que los acompañan y los que ya no están entre ustedes". Esa simple frase hizo que me emocionara. Mi abuela se murió hace un par de años y todavía no lo supero. Lo dijo y me botó. Y para tratar de no llorar tragué saliva y me atoré. Mis primeras lágrimas fueron por eso y no sabía qué hacer, así que le saqué el agua al oficial y me la tomé para que no me viniera un ataque de tos. Leí los votos que escribí y me volví a emocionar. Aproveché de hacer llorar a todo el mundo. Después todas me reclamaban porque terminaron con el maquillaje corrido (risas).

Fue un matrimonio llorado.
Pedro: Sí. Las amigas de Alison, mi familia. ¡Hasta mi mamá se emocionó!
Alison: Todos, menos yo.
Pedro: Es que eres una roca.

¿Es tan llorón, Alison?
Pfff.

¿En situaciones especiales o siempre?
¡En todas llora!

Pero tú también has confesado ser muy sensible.
Alison: Sí, pero a mí me sensibilizan los animales por sobre todas las cosas, nada más (risas).

Pedro: Yo me emociono con todo. Creo que he tenido mucha suerte en la vida y que Dios me quiere mucho.

Alison: Se va a poner a llorar…
Pedro: Es verdad. Creo que he tenido mucha suerte, encuentro que la vida es muy linda. Hoy, mientras manejaba, pensaba que me pasan muchas cosas buenas. También me han pasado algunas muy malas, por cierto. Pero, ¿a quién no? Todo eso me hace valorar más lo bueno que lo malo, y cuando me pasan cosas buenas me emociono.

El comediante padeció de un cáncer al tórax hace algunos años, y su recuperación la considera milagrosa. "Mi cáncer le da a una persona cada 10 años en el mundo. Y de verdad, no hay ninguna razón científica que explique por qué sigo vivo. Si mi caso está en revistas científicas, es porque no es posible", dijo al portal Emol el 2013.

LOS PADRES
Durante el año, los dos hijos de Pedro pasan la mitad del mes con él y Alison, y en vacaciones, la temporada completa. El tiempo que no están juntos, los echan mucho de menos. "Se fueron 10 días de vacaciones y sufrimos sin ellos".

Pedro: Yo me angustio cuando no están. Llegamos a un acuerdo, que es que sólo les daría juguetes para el Día del Niño, Navidad y sus cumpleaños, pero cuando llegaron de vacaciones, ahora, fuimos a comprar y volvimos con juguetes (risas).

¿Cómo ves la relación de Alison con tus hijos?
Pedro: Los niños la quieren harto y se llevan súper bien con ella. Cuando volvieron, el más chico la abrazaba cada 5 minutos porque la echaba de menos.
Alison: Ah, mi bebé. Nosotros nos amamos mucho.
Y a ustedes, ¿les gustaría tener hijos?
Pedro: Sí, lo hemos conversado, pero en este minuto estamos enfocados en el trabajo y, al final, es ella la que se llevará todo el trabajo al estar embarazada. Yo sólo pondré la semilla…
Alison: ¡Tonto! (risas) Y queremos viajar.
Pedro: Sí, queremos viajar. Además, como es Chile y discriminan a las mujeres, sabemos que eso le pasará si se embaraza y está trabajando: no la llamarán.
O sea, igual hay un freno importante.
Alison: Sí, porque yo soy fanática de trabajar, me encanta y siempre ha sido una prioridad en mi vida. Ha habido momentos en que le he dicho a Pedro que lo único que he hecho es trabajar. Sí, tenemos claro que queremos tener guagua, pero no hay urgencia.
Pedro: El más apurado es mi hijo mayor.
Alison: Sí, me toca la guata y me pregunta cuándo voy a tener un bebé. Yo le digo: "¿Y si es una bebé?". Me responde: "Preferiría que fuese hombre" (risas).

DEL CLUB A LA QUINTA
Aunque ya no trabajan juntos, ambos se mantienen al tanto de cada paso laboral que dan, se apoyan, tal como está sucediendo por estos días en los que Pedro se prepara intensamente para subir al escenario de la Quinta Vergara. Un proceso que ambos han calificado como "complicado y agotador".

En lo laboral, ¿son muy opinantes del trabajo del otro?
A coro: Sí.
Pedro: Le leo mis rutinas y ella me critica. Y me complico, pienso en hacerlo todo de nuevo. Ahí me dice que no es eso, que lo que me dice es para que …
Alison: En lo del Festival de Viña, por ejemplo, no le puedo mentir ni ser condescendiente. El otro día me leyó algo y le comenté que había 3 chistes que no me gustaban. Me dijo: "Ah, es que no te gusta nada!". Y no era eso, no me gustan esos chistes. Ahí empezó que iba a cambiar toda la rutina, que estaba todo malo. Y no era así. No estaba todo malo. Pero me preguntó y no puedo mentirle.
Pedro: Ya estoy llorando…
Alison: (Risas).
Pedro, imagino la presión que debes sentir por tu presentación en Viña del Mar. ¿Cómo están viviendo este proceso?
Pedro: Es complicado. Por ejemplo, recién estaba con dolor de cabeza y ahora se me quitó con algo que comí. Tenía la cabeza que explotaba.
Alison: Ha sido súper agotador.
Pedro: Pienso todo el día en el show y llamo a mi manager para contarle ideas que se me ocurren. Así me llevó todos los días, diciéndole cosas que luego no me gustan y quedamos en nada.

¿Y en qué se está notando esta tensión, especialmente? ¿Andas más irritable?
Yo nací irritable … y sospechando… (risas).

Y tú Alison, ¿cómo lo estás viviendo?
Ha sido agotador y angustiante, pero es un momento y tenemos que darle no más.

¿Te la sufres igual?
Alison: Sí. A veces en la noche tengo pesadillas (risas).

Pedro: Cuando hablo de que las cosas son lindas, hablo de cosas como ésta. No todo es terrible, encuentro que es bacán ir a Viña.

¿Es primera vez que te ofrecen ir al Festival?
Pedro: Cuando estaba en el canal (CHV) me lo habían ofrecido como parte de "El Club de la Comedia", pero no quería ir en grupo. Ahora me lo ofrecieron solo, y bien.
Alison: Esto es de las cosas en las que el proceso es nervioso, pero cuando el momento suceda lo vamos a recordar siempre.
Pedro: Es una montaña rusa…
Alison: Y quiero decir que al revés, Pedro también opina de mi trabajo. A veces me ofrecen cosas, lo consulto con él y me aconseja. Nos escuchamos harto, aunque igual hay veces en que refutamos lo que el otro piensa y seguimos lo que cada uno quiere hacer.

¿Los invitan a trabajar juntos?
Alison: Sí.
Pedro: Por ejemplo, ayer nos llamaron para hacer unas cosas para una empresa, pero no salió porque querían pagarnos súper poco. Dormí una siesta y desperté tan enojado…
Alison: (Risas) ¡Sí, despertaste súper enojado con eso!
Pedro: Es que ¡hasta cuándo te quieren pagar poco!
Alison: Eso siempre ha sucedido.

¿Hay algún gran sueño que esperan realizar como pareja?
Alison: Tenemos metas.
Pedro: Salir en la portada de una revista.
Alison: (Risas) En serio, nos ponemos metas que vamos cumpliendo. A principios de año, escribimos lo que esperamos lograr y este año, por primera vez, lo hicimos juntos como marido y mujer.

Pedro: Todos los años escribo una lista de lo que voy a hacer y a fin de año la reviso. Cumplo casi todo. Hay cosas que anoto y no sé cómo las voy conseguir, pero al final las consigo. Por ejemplo, tenía anotado hacer un video clip de Jorge González e hice dos.
Alison: Siempre está en la lista que quiere ser flaco (risas).
Pedro: Sí, ir al gimnasio, pero es justamente una de las cosas que nunca se cumplen.