Patricia López: "Parte de mi evolución es ser madre"

Energética, apasionada y muy trabajadora son características que la describen. Está trabajando en varios proyectos a la vez, que le permiten expandir sus capacidades y aprovechar su buen estado físico, que logra gracias a la alimentación higienista.

Por: Carolina Palma Fuentealba.

Aparentemente cuesta toparse con Paty López (38) cansada, porque tiene una energía inagotable para todas sus actividades. Más ahora que aparece en la pantalla de Canal 13 casi todos los días después de pasar largo tiempo alejada. "Pasar de nada a todo suele ser una dinámica en mi vida", cuenta.

No para. Conduce el reality "Solteros, en busca del amor"; participa en un taller de teatro del dramaturgo Rodrigo Radrigán; busca financiamiento para un musical, con el sueño de aportar en este género; es la productora de la obra "Tres Tristes Tigres"; actúa en la exitosa teleserie "Veinteañero a los 40", y además canta en un grupo de cueca.

La explicación que da para tanta abundancia de proyectos es nada menos que la alimentación higienista que sigue hace algunos meses, que la dejó en poco tiempo con dos tallas menos. "Intuitivamente sé que esta abundancia de creatividad se relaciona con mi cambio de alimentación, el cual trajo cosas distintas a mi vida. Tiene que ver con andar más liviana, consumir más minerales, vitaminas; evitar las sustancias tóxicas cancerígenas o el uso del microondas. No te sientes densa digiriendo una alimentación llena de toxinas, y así atraes situaciones más elevadas de forma más rápida", confiesa.

Para que entendamos un poco, el higienismo sigue el biorritmo de cada persona, se evitan las comidas antes del mediodía, y se consumen ciertas frutas y verduras para sanar el cuerpo. "Ahora sigo con dos días de sólo frutas, como hartas verduras, harinas integrales, huevo, pero nada de azúcar, sal, carnes, cigarrillo o alcohol. Me tomo un espumante en Año Nuevo sin problema, pero no es parte de mi diario vivir. No lo relaciono con diversión o como una obligación en reuniones sociales. Somos animales de costumbre", enfatiza.

Todos hemos hecho un endiosamiento de tu delgadez. ¡Estás estupenda!
(Ríe) Todos los días alguien me dice en la calle "oiga, que está flaca". Parece que me veo mejor porque me lo dicen como piropo. Aunque siento que me falta tonificar, porque una cosa es adelgazar y otra entrenar. Es un paso que me falta ahora, porque entreno una vez a la semana por el poco tiempo. Cuando puedo bailo, eso sí. De hecho, tengo un matrimonio el próximo fin de semana y tengo mis zapatillas listas, porque sé que lo voy a dar todo (ríe).

Estás metida en mil actividades y hablaste públicamente sobre tus ganas de estar en pareja, con una guagua. ¿En qué momento?
La verdad, no sé. Quizás si pasara sería igual o me iría a esconder al campo. Por ahora es mi manera de vivir la vida, trabajar, crear proyectos; me encanta ser productora teatral independiente, dar trabajo. Me gusta contribuir, es gratificante.

Quizás desde la conducción. Te manejas a tus anchas en "Bienvenidos" de Canal 13.  ¿Te gusta?
Me encanta la conducción y animación. Me veo en un matinal o late o cualquier plataforma que pueda comunicar la realidad. Me gustó harto la experiencia de comunicar desde la realidad, no desde la ficción. Además, el animador es un buen improvisador, tienes que estar instruido, documentado, y yo me considero muy estudiosa. No me cuesta nada indagar en lo que no conozco, me gusta conversar, y siento que me he ganado el cariño de la audiencia que me ha visto desde chica trabajar.

Y ahora te ven en el reality de parejas que se escogen uno al otro en 48 horas.  ¿Te parece que dos días son suficientes para saber si alguien es tu pareja?
Si eres aguda, te enfocas en lo que te importa y te comunicas con el corazón, se hace un buen registro del otro. No sé si ciento por ciento efectivo, pero al menos puedes decidir si te interesa seguir saliendo con el otro o no.

Personalmente, ¿sabes si alguien te gusta en dos días?
Mmm…, al menos sé lo que no me gusta. No me gustan los malos modales o sentirme obligada a hacer algo. Siento altiro cuando no tengo afinidad. El riesgo está en la parte encantadora del otro, que quizás pueda hacer una muy buena actuación, una buena seducción sin tener un interés genuino.

¿Tienes algún "pero" para conseguir pareja? Sin hijos, por ejemplo.
Nada de eso. Estoy abierta a romper antiguos paradigmas y aventurarme con estructuras de hombres que antes no hubiese pensado. Aunque siempre los detalles hablan. Eso le digo a mis amigas, que los hombres son súper claros, dan sus señales desde el día 1, y somos las mujeres las que no escuchamos.

¿Por qué?
Estamos ansiosas, con miedo, y vamos contando la historia nosotras. Eso lo he aprendido con la madurez, aprender a escuchar, bajar la ansiedad, abrazar mi soledad y amigarme con ella hace años. No tengo miedo a continuar sola con mis cosas, quizás con ciertos momentos de melancolía, soñando con tener un panorama con un hombre encantador. De todas formas, muy soberana de mi independencia, ya la conquisté, no es gozoso siempre, pero siento que convivir con la soledad es un lugar de poder de las mujeres.

¿Los hombres menores te tincan?
Sí, me tincan. No he tenido una relación así, pero no tengo ningún prejuicio.

Has dicho muchas veces que quieres ser madre, pero si no se puede, ¿cómo te imaginas la vida sin hijos?
No me la quiero imaginar… Me gustaría ser madre porque también me da mucho miedo. Siento que la maternidad es un lugar de generosidad que tengo que experimentar para evolucionar. Parte de mi evolución es ser madre. Sería fácil decirte que me imagino sin hijos, pero habría un vacío constante en mí. Me conozco, soy sensible y no creo que pueda llenar ese vacío con una casa, un auto nuevo o un romance.

Algunos dicen que los hombres arrancan de las que quieren tener hijos…
Si se detienen, mucho mejor, porque no quiero perder el tiempo.

Al parecer el llamado "mercado masculino" no está muy bueno…, ¿no?
Es que entiendo que pueda ser amendrentante el perfil de una actriz independiente, famosa. Bueno, es lo que soy y no reniego de nada.

¿Viviste un amor adolescente como el de "Pancho", de "20añero a los 40"?
Nunca viví algo así… Qué ganas de haberlo tenido. Mis relaciones fueron distintas, más intensas, sin esos textos que le dice "Pancho" a la "Rafaela". Quizás era media rebelde. Todavía no conozco un amor como el de ellos, pero lo quiero.

En la teleserie personificas a "Yanin". ¡Qué divertido tu personaje!
Sí, un privilegio hacer a esta trabajadora de casa particular, porque ya no se dice nana. De hecho, me reuní a tomar once con las del sindicato. Les pregunté cómo querían que fuera la "Yanin", y me dijeron que 'de armas tomar', que no se quedara callada (ríe). Quiero reflejar a la trabajadora que tiene opinión. Me encanta porque ella incluso arma su emprendimiento para ayudar a la señora "Ester". Ahí me retaron las chiquillas del sindicato porque debía cobrar mi sueldo, me decían. ¡Pero es el guión!

Y además el rating los acompaña. ¿Cómo se vive esa realidad dentro?
Es rico. No es que queramos ganar, sino que se establezca la industria, que aumenten las plazas de trabajo para muchas personas. Por eso uno se "camisetea", pero no desde la frivolidad de decir que ganamos en rating. Nunca me importó, y nunca me va a importar. Me parece bueno que seamos capaces de contar nuestra propia historia. Está bien que queramos ver una brasileña o turca, pero es importante generar historias dinámicas que nos reflejen como idiosincrasia. Si no, ¿cómo nos criticamos?

Eres siempre muy sincera, tanto que en entrevistas has dicho que siempre te has alejado de grupos, como los del colegio o la universidad. Llama la atención con tu personalidad. ¿Por qué te pasa eso?
Me doy cuenta que tengo mucha energía, mucha fuerza. Me pasaba que en el colegio me sacaba buenas notas, los profes me querían, me metía en todas las actividades, entonces puedo entender que les pueda cargar un poco. En la escuela de teatro también. Más que yo alejarme de ellos, me sentía expulsada del grupo. No sé por qué. Siempre he querido a todas las personas de mi entorno, soy sociable, real, me relaciono con el corazón. Conmigo misma soy exigente y trabajadora, pero nada competitiva. No sé cómo me ven los demás, pero trato de ser impecable, mantener buenas relaciones, buen camarín. Eso sí, las amigas que me quedan son como mis hermanas, puedo decir que conozco la amistad.

Más:

El arrollador regreso de Patty López: deslumbra con su figura y su rol en "Veinteañero a los 40"