Nicanor Bravo: "Si podemos cambiar el mundo, valía la pena intentarlo"

Reconocido diseñador, coach en el estelar de Mega, "The Switch", fue además uno de los primeros en firmar el Acuerdo de Unión Civil junto a su pareja, el actor Nicolás Najle.

Por Erika Cabrera.

El diseñador argentino ha hecho carrera en Chile, y es considerado un referente a la hora de hablar sobre moda, glamour y estilo. Además de ser el preferido de varias celebridades locales y diferenciarse por su sello propio, se ha convertido en un rostro televisivo en potencia. De hecho, no es primera vez que participa en un programa de la TV abierta, tal como ahora lo hace en "The Switch Drag Race", el exitoso espacio de Mega.

Lleva 16 años en Chile, periodo en el que considera que nuestra relación con la moda ha evolucionado muchísimo. "Soy muy observador de las cosas que pasan a mi alrededor, y me doy cuenta que la chilena está cambiando, que se ve creativa, más inspirada, con carácter fuerte y, finalmente, que cada una muestra lo que es, lo cual es fundamental".

Y ese empoderamiento, ¿se traduce en una mejor estética?
Es que cada una tiene que armar su look y sentirse grata con lo que le queda bien. Ese es el mejor concepto porque, aún cuando puedo diseñar un vestido maravilloso, puede que a ti no te luzca para nada. En ese sentido, el diseñador interpreta la personalidad de la clienta, y lo que estoy viendo ahora son mujeres que se atreven, y eso definitivamente lo aplaudo. Viví en Europa y soy argentino, entonces para mí la mujer siempre fue una líder de opinión, lo que sin embargo en Chile no encontraba.

¿Qué nos faltaba?
Sacar la voz, exigir sus derechos, dejar de ser sumisas. Ahora, en cambio, sí veo mujeres que levantan banderas de lucha, y esa voz femenina gritando me parece que es esencial. Trabajo hace treinta años con ellas y para ellas, entonces, para mí es halagador presenciar la transformación de esta mujer chilena, y la veo de diez puntos. Amo a las mujeres, encuentro que son el alma de muchas cosas, y en Chile por fin siento que entendieron cuánto valen y lo que son.

StreetStyle: Los mejores looks de nuestras lectoras esta semana

"No soy una persona que critica. Aplaudo lo que me gusta y guardo silencio sobre lo que no. Ahora, así como vemos alfombras rojas con celebridades cada vez más empoderadas de su imagen, creo que por la calle también estamos viendo a mujeres con carácter y personalidad. Eso sí, hay millones de errores estéticos, no lo niego. Sin embargo, la moda es tan subjetiva que puedo odiar una prenda que para ti es maravillosa".

Pero tú puedes aconsejar. Para eso tienes la expertise…

Puedo guiar, por ejemplo, cuando un vestido esté mal confeccionado, mal cortado o que por ahí la tela no sea buena, siempre con altura de miras. Pero jamás voy a imponerle a una persona lo que se tiene que poner. Jamás. Ahora, si alguien con poca plata se ve increíble, para mí eso es mucho más valorable antes que vaya a un diseñador y pague una fortuna. De todas maneras, con pocas lucas se pueden hacer cosas alucinantes.

¿Apoyas el concepto "menos es más"?
Según la ocasión. Pero creo que "lo más", si está bien ubicado, se ve precioso. Lo vemos en muchos diseñadores, que cada vez le ponen más cosas a sus vestidos y el resultado es genial. A mí me gusta la ropa bien confeccionada y bien hecha, con buenas telas y que calce perfecto.

Para verse linda hay que sentirse cómoda, ¿es más que un cliché?
Absolutamente. Porque si eres capaz de llevar un escote y llevarlo bien, eso demuestra seguridad. Ahora, las mujeres no son perfectas como las vemos en televisión. Esa es una mentira y una frivolidad absoluta, pero así como hay mujeres gorditas bellas, también las hay ultra delgadas que son preciosas. Todo va según cómo esté el interior de esa mujer, y qué ejemplo más claro que una embarazada. Su felicidad interna es tan grande, que se ve más radiante que nunca.

¿Cuál es tu sello como diseñador?
Soy retro y me gusta la elegancia, la onda sofisticada, como las divas de los años 50. Además, tengo vestidos de hace diez años que los puedes usar perfectamente ahora. Es moda atemporal y para mí ese siempre va a ser un buen diseño.

El regalo

¿Cómo ha sido la experiencia de formar parte de "The Switch"?
Para alguien que trabaja con la estética, es como un broche de oro para su carrera. Así es que estoy orgulloso de participar y la experiencia ha sido fascinante. No conocía a ninguno de los chicos y terminamos forjando una gran amistad, con un cariño muy grato de por medio y admirándolos a todos.

¿Hay alguna historia que te haya impactado en especial?
No. Me impactaron todas por igual, pero no deja de sorprenderme su trabajo… O sea, estar seis horas trucados, con un dolor de aquellos, enhuinchados y más encima cantando y bailando, ¡es una cosa impresionante! Yo realmente no lo podría hacer…

Te tocó ser el coach más duro y exigente…
Sí. Mi papel es criticar, y la verdad es que hablar sobre gustos es bastante complicado. Sobre todo porque son hombres vistiéndose de mujeres, y obviamente es un concepto diferente de lo que es la moda para mí. Ellos tienen un look muy especial, una estética alucinante y aparte infinita, porque pueden inventar todo lo que se les ocurra.

¿Hubo choque de egos?
¡A veces el lugar explota! Aparte que los coach ya tenemos un ego impresionante, a eso hay que sumarle que algunos chicos venían con sus carreras y, por lo tanto, existía el ego… Pero quizás los peores eran los egos nuevos que iban surgiendo, porque por ahí se les "escapaban los enanos" a varios.

¿Con qué te quedas de tu paso por "The Switch"?
A medida que avanzan los capítulos, se dan cuenta que el mensaje es mucho más profundo. Más allá de un concurso de talentos de quién es el mejor transformista, la enseñanza es enorme, y eso lo vamos a descubrir al final del camino. No soy mucho de emocionarme, pero realmente hay momentos en "The Switch" que son de alta emotividad. Para mí, es el mejor programa que he hecho, y participar en él ha sido un regalo.

Más: 5 básicos de moda que no te pueden faltar este año

El amor

"Casarse con el hombre que más amas en la tierra fue maravilloso. Que se pueda haber hecho, que tengamos una ley de Unión Civil y que los amigos hayan celebrado con nosotros, fue impactante. Fuimos uno de los primeros que nos casamos por las leyes chilenas de Unión Civil y, por más que no sea la ley que queremos y por más que no seamos reconocidos en todos los ámbitos, es sumamente importante", relata un emocionado Nicanor. Sin tanta planificación, cuanto tuvieron la oportunidad lo hicieron en octubre recién pasado, y listo. "Con Nicolás llevábamos 2 años… Creo que el amor es una cosa a primera vista y uno se da cuenta quién es la persona, en el minuto preciso".

De poderse más adelante, ¿les gustaría tener hijos?
Obviamente nos encantaría adoptar, como cualquier pareja anhela formar familia. Sin duda tener la posibilidad de criar a un niño y darle todas las enseñanzas que te dio tu padre, y a tu padre tu abuelo, es algo maravilloso…

No perder la herencia de los antepasados…
Exacto, porque uno se da cuenta de que estamos siendo iluminados por gente que nos quiso, incluso, mucho antes de que nosotros naciéramos. Entonces, ¡qué más lindo que eso! Si mi padre me hizo feliz, yo también quiero hacer feliz a alguien y, si obviamente por ser gay no puedo tener hijos, me encantaría poder adoptar a un niño y darle una buena vida. Si al final, una familia constituida va más allá de si son dos hombres, o dos mujeres, o un hombre y una mujer. El amor hace que nosotros seamos grandes.