La historia de amor los triatletas chilenos Pamela Tastets y Felipe van de Wyngard

Estos triatletas se conocieron realizando deporte en la adolescencia, y ahora son padres de Max, de dos años y nueve meses. Ambos compiten para ser los mejores en las competencias deportivas, y también en su hogar. Pronto los veremos en el Ironman 70.3 Pucón 2016. Conoce su historia y metas.

Por: Carolina Palma Fuentealba. 

Se conocieron gracias al deporte, cuando ambos practicaban natación. Siguieron juntos mientras Felipe van de Wyngard (33) estudiaba Ingeniería Civil, y Pamela Tastets (33), Derecho. No provienen de familias de deportistas profesionales, sino que más bien amateurs. El gran paso lo dieron en el momento en que Felipe ya hacía Triatlón de alto rendimiento, y Pamela recién empezaba. "Decidimos que nuestro proyecto familiar sería en torno al deporte, dedicándonos profesionalmente al Triatlón, teniendo como primera gran meta que Felipe lograra la clasificación a los JJ.OO de Londres 2012. Teníamos la posibilidad de seguir carreras y trabajos más convencionales, pero nuestro norte iba por otro lado", confiesa Pamela.

Ambos aseguran que los valores que entrega el deporte son muchos: compromiso, constancia, paciencia. Más aún en una disciplina como la que realizan, que incluye 3 deportes en 1. "Aprendes que literalmente el sudor de tu frente es el que da los resultados, no hay otro camino", asegura Felipe.

Sobre si les gustaría que su hijo Max, de 2 años 9 meses se ligara al deporte, aseguran que ya es muy activo, le encanta jugar al aire libre, y entiende bastante la actividad que realizan sus padres. "Le gusta mucho que corramos con él en coche y nos grita apoyando en las competencias. Va al gimnasio B-Active, donde los niños tienen clases diseñadas para cada edad, que incentivan el desarrollo de la motricidad, habilidades y también pasarlo bien. Queremos que lleve una vida sana y activa, pero sin presión que lo haga en forma competitiva; si a él le gusta, bienvenido sea, pero lo que jamás haremos es presionarlo para competir o rendir. No queremos que compita Triatlón a no ser que lo pida, preferimos que pruebe todo lo que quiera", cuenta Felipe.

Más: Sigue la rutina de ejercicio de Jen Selter y ponte en forma

¿Un día normal de dos triatletas, mientras no están en competencia? Empieza temprano con alguno de los dos haciendo una primera sesión desde la casa, que normalmente es un trote; el otro levanta a Max y lo va a dejar al jardín. Al regresar, hace el primer entrenamiento. Luego nadan juntos, comen algo, se dan unos minutos de descanso y salen a la tercera sesión deportiva, que puede ser ciclismo, un segundo trote o preparación física. Tratan de terminar el día relativamente temprano para ir a buscar a Max al jardín y jugar con él. Comen temprano, el pequeño duerme y ellos se preparan para el día siguiente.

Pamela, ¿el que ambos realicen este deporte los ayuda en su relación de pareja?
Por supuesto; ya nos conocíamos muy bien después de muchos años de pololeo, pero ahora también trabajamos juntos y compartimos gran parte del día. Eso a veces también causa problemas.. (ríe). Es difícil porque las exigencias son grandes, a veces estás tan cansado que no quieres ni hablar, necesitas una palabra de aliento, pero te das cuenta que tu pareja la necesita más que tú. Hay menos espacio para el egoísmo, pero la verdad es que nos sentimos afortunados de poder levantarnos cada día y hacer lo que realmente nos gusta… Y qué mejor que sea en familia. Por el estilo de vida que llevamos prácticamente no salimos, pero el tiempo que pasamos juntos en el día a día lo valoramos mucho.

¿Qué admiran de cada uno?
Felipe: La Pamela no se rinde nunca, ha tenido lesiones lentas y complicadas, varias por razones fortuitas, como el año pasado, cuando se cortó el manguito rotador en una caída. Cuando volvió después del embarazo, con paciencia, a su ritmo y como madre al 100%, no hay un día que no esté lista para entrenar y cumplir con el compromiso que ella decidió tomar.
Pamela: De Felipe, la perseverancia, la capacidad de darlo todo a pesar de cualquier circunstancia, de levantarse ante cualquier caída, aunque tenga el mundo en contra. Muchas veces nadie ha creído que puede lograr algo, y él lo consigue, nunca con el propósito de demostrarlo, sino con el de vencerse a sí mismo.

"Las barreras de las mujeres son más mentales"
Dentro de los logros de Pamela se encuentra el 16º lugar en el Campeonato Mundial Clearwater 2009 con apenas 1 año en el deporte, podios en Ironman 70.3 Penha 2009 y Ironman 70.3 Punta del Este 2014. Además, varios top 5 en Pucón, y representar a Chile en los Juegos Sudamericanos de 2010 y 2014.

Egresaste de Derecho y luego estudiaste Educación Física. No siempre fuiste triatleta. ¿Desde qué edad decidiste serlo?
Probé el Triatlón recién alrededor de los 27 años, y a los 28, cuando me casé, decidimos que yo también le daría un vamos al deporte profesional. El gran beneficio es que me enamoré de lo que hago, me he convencido que paso a paso lograré mis objetivos, he aprendido a valorarme y quererme de una forma que jamás hubiera conseguido en otro trabajo. He tenido lesiones que me han enseñado lo que es la perseverancia y el compromiso, antes de esto para mí eran sólo palabras o eslóganes.

¿Cuáles son las principales barreras del cuerpo de una mujer en un Ironman?
Las mismas que en cualquier otra competencia larga. No veo una dificultad especial, y está la ventaja de que el agua del lago no es tan fría. He visto que en general la mayoría de las barreras de las mujeres son más mentales que físicas. Toda mujer es capaz de proponerse un desafío y conseguirlo, especialmente las que son madres; la maternidad da una madurez y una simpleza que ayudan mucho en el deporte. Lo más importante es creer en uno mismo y tomar el compromiso de entrenar día a día sin perder de vista el objetivo.

¿Y cuáles son las metas para este Ironman Pucón 2016?
Es una carrera que siempre se me ha hecho complicada; por diferentes motivos no se me ha dado nunca la carrera perfecta. Por lo mismo, vuelvo cada vez más convencida y más determinada en sacar todos los "peros" y buscar el resultado que refleje lo que he entrenado. He tenido varios 4º lugares, pero quiero mejorar mi rendimiento y voy en busca de un podio; el nivel está alto. De verdad quiero representar a mi país de la mejor forma.

¿Cómo compatibilizas esta vida de deportista, que involucra muchos viajes, con ser madre?
La verdad es que soy muy aprensiva, al principio no viajé mucho, no era capaz. Luego hemos hecho algunas temporadas de entrenamiento fuera de Chile, donde viajamos los tres. Por lo general tratamos de viajar todos siempre que se pueda, aunque obviamente los recursos no siempre lo permiten. El 2015 ya pude viajar sin Max, y al principio fue muy difícil porque me sentía una traidora, mala…. En general me di cuenta de que no puedo vivir con culpa por hacer mi trabajo y por querer ser buena en él. Debo gastar mis energías en entrenar, competir y en planificar la logística familiar, no hay espacio para la culpa, porque tarde o temprano eso lo descargas en tu entorno familiar y las consecuencias no son positivas para nadie. Mi mamá me ha ayudado mucho en eso y Max lo pasa muy bien con todos sus abuelos, tíos y primos. Y también planificamos nuestros calendarios de competencias dejando periodos en los que sólo compite Felipe y otros en los que lo hago yo; competir al mismo tiempo por el momento no es posible, salvo en Chile.

Más: ¡Limpia tu cuerpo! 15 alimentos detox que deberías consumir todo el año

El cuerpo, no sólo a nivel estético sino energético, ¿es el mismo después de ser mamá? ¿Te costó o fue fácil volver al mismo nivel?
Sí, cuesta volver al nivel después del parto, y también porque el hijo o hija siempre requerirá atención especial de la mamá. Creo que el tiempo es bien personal, y que no es justo con una misma ponerse plazos ni compararse con otras mujeres; la prioridad es nuestra salud física y mental y la de nuestros hijos. Por mi parte, la maternidad me puso condiciones distintas a otras competidoras. Tu vida nunca más es la misma en ningún ámbito. Pero pensar en mi hijo me llena de energía y emoción, y ese es un impulso que es invaluable. Doy todo por mi hijo, y dedicarme al Triatlón no reduce en nada mi capacidad como madre.

Los ojos en Río


El objetivo principal de Felipe es clasificar a los JJ.OO. de Río 2016, un desafío familiar, al igual como lo fue Londres 2012. El proceso clasificatorio termina en mayo, va bien encaminado, pero los próximos meses serán muy intensos, con varias fechas puntuables para la clasificación y donde se definirá todo. Sus energías están en clasificar, pero independiente de ello, en el segundo semestre el foco estará en apoyar a su esposa en su temporada de competencias, ya que siente que nunca la ha podido respaldar como ella a él.

Si hablamos de entrenamiento, ¿cuál es la rutina diaria?
Entrenamos de lunes a domingo, de vez en cuando hay un día libre, pero muy de vez en cuando (ríe). Por lo general son tres sesiones diarias, donde se alternan natación, ciclismo, trote y preparación física. Además, una sesión de masoterapia semanal y, por lo general, hay que cumplir compromisos con los auspiciadores o actividades relacionadas al deporte.

¿Cuál crees que es tu mayor fortaleza, y de dónde sacas ventaja en competencias?
Me considero bastante parejo en los 3 deportes, pero un poco mejor en ciclismo. A veces me permite marcar diferencias o comenzar a correr más entero que otros. Pero creo que mi mayor fortaleza es no darme por vencido nunca, luchar hasta el final, tanto en entrenamientos como competencias. Esto me permite rendir en condiciones adversas, como mucho calor, humedad, etcétera.

¿Falta apoyo para los triatletas en Chile?
En general, sí. Falta apoyo para los triatletas profesionales y para los que están en desarrollo. Es muy difícil acá dedicarse al deporte en general, y el nuestro es muy competitivo a nivel internacional, te encuentras con rivales que manejan presupuestos mucho mayores a los que hay en Chile. Falta apoyo al deportista que está en el medio, que está por lograr algo. En general se apoya cuando eres muy mediático o cuando ya conseguiste los logros. También falta que todos crean que pueden coexistir varios o muchos triatletas buenos al mismo tiempo. Nosotros tenemos el apoyo de empresas privadas que han sido fundamentales y de las que estamos muy agradecidos, como Timex, Skechers, Mitsubishi, Giant, además del apoyo de la Federación Chilena de Triatlón, en lo que es distancia olímpica.

¿Cuáles son tus metas para este Ironman Pucón?
Lamentablemente una lesión me está dejando fuera de esta versión, aunque tengo que ver qué me indica el médico. Si me da el visto bueno pretendo mejorar el resultado y rendimiento del año pasado, que obtuve el 5º lugar, ya que estoy en buenas condiciones físicas para la carrera.

Imagen foto_00000029Fotografías: Gonzalo Muñoz (@gonzaloxtrem).
Maquillaje y peinados: Paula Bruzonne con productos MAC.