Diversión

Sandra Bullock: "No me expreso políticamente"

Esta semana estrena en Estados Unidos la película "Our Brand Is Crisis", producida por George Clooney y con Billy Bob Thornton como antagonista, mientras en todo el mundo se comentan sus frases relativas al sexismo de Hollywood. Con 51 años que no se notan, conversamos con ella en Beverly Hills.

Por Fabián W. Waintal © Copyright 2015. Fotos: Getty Images.

Siempre ha dado que hablar. El 2010 adoptó a Louis en Nueva Orleans, y esta semana tuvo que salir a apagar los rumores que decían que había adoptado otro niño más. En declaraciones a Associated Press, señaló que "sólo hay un niño adoptado en mi casa, y su nombre es Louis. Si tuviera un segundo hijo adoptado, todo el mundo estaría oyendo noticias. Hablaría claro y alto sobre el tema".

Divorciada hace 5 años del presentador de televisión Jesse James –luego de una infidelidad de James bastante pública– permaneció sola hasta el mes pasado, cuando en diversas revistas apareció el nombre de Bryan Randall, un modelo y fotógrafo estadounidense de 49 años, con quien se le ha visto en público pero con quien tendría una relación hace más de 5 meses.
Pero lo que nos convoca para esta entrevista en el Hotel Four Seasons de Beverly Hills no es la prensa rosa, sino algo en lo que ella destaca: el cine. Basada en una historia real y con la producción de George Clooney (aunque desgraciadamente para nosotras no aparece en pantalla), Sandra Bullock protagoniza la película "Our Brand Is Crisis", sobre la verdad de los asesores políticos norteamericanos que se esconden detrás de las campañas presidenciales en Latinoamérica. Y bueno, cuando en la vida real estamos en medio de una campaña en Estados Unidos, donde los latinos también son los protagonistas, la temática se presenta como más que interesante…

¿Quién te parece que necesita más ayuda de tu rol como asesora política, en las verdaderas elecciones de Estados Unidos?
Supongo que lo hermoso de nuestra época es que nadie tiene patentada la forma en que trabaja mi personaje. Por el estilo en que funciona el mundo, ya no se puede vivir a escondidas. Con cualquier candidato a presidente, todo se sabe. Y prefiero que realmente se equivoquen y se presenten exactamente como son, en vez de aparecer demasiado aceitados y manipulados, para que así podamos tomar la decisión correcta en base a quién es realmente cada persona. De verdad, es algo muy difícil de esconder hoy. Lo sucio termina destapándose, y no es fácil salir del barro. Quiero ver a la gente tan genuina y real como sea posible, sin importar los resultados. No quiero que exista alguien como mi personaje, para poder tomar una decisión honesta sobre quién se hará cargo de mi país.

¿Pero qué crees que le aconsejaría un personaje como el tuyo a políticos como Hilary Clinton o Donald Trump?
Depende para quién trabaje…, ¡quién le pague más! (risas). Todo depende de dónde llegan los dólares, porque mi personaje se mueve solamente por dinero. Y la verdad, a ellos (Trump y Clinton) les va bastante bien solos. Me parece que tienen gente muy buena trabajando detrás. No creo que necesiten alguien como mi personaje.

Y a nivel personal, ¿qué piensas de las acusaciones de Donald Trump en su campaña, señalando a los inmigrantes latinos como narcotraficantes, violadores y criminales?
No estoy de acuerdo con todo eso, no es un discurso que pueda respaldar. No estoy para nada de acuerdo con esa declaración.

Entonces, ¿qué opinión tienes de la comunidad hispana dentro de Estados Unidos?
Nunca separé a la comunidad hispana del resto de Estados Unidos. Mis amigos, mi familia, vienen de la comunidad hispana. Y nunca los vi como algo separado. Si alguien es una buena persona, bienvenido sea. Si no es una buena persona…, que se quede afuera de mi casa.

¿Con qué ideas políticas creciste?
Crecí en Ellington, Virginia; nací en Washington, y me crié en un hogar donde uno de mis padres era republicano y el otro demócrata. Así es que tuve las dos visiones. Lo mejor que aprendí es que no hay que entender por qué alguien te mata cuando haces lo correcto. Recuerdo haber planteado esa pregunta sin que mis padres pudieran contestar. "¿Por qué asesinan a estas personas que tratan de ayudar a la gente?", (me refería a Luther King y John Kennedy). Jamás pudieron responderme, porque era demasiado chica y tampoco hubiese podido entender el panorama general.

¿Te gusta la política en general?
No soy una persona que se expresa políticamente. Sólo quiero lo mejor para mi país. Me gustaría que representen mis derechos y los derechos de mi hijo. Son puntos de vista muy egoístas, pero que creo todos tenemos. Y esta película llegó en un momento en que justo tenía esas discusiones internas, pensando qué persona podía llegar a salir de la comodidad para ayudar a otros, por el bien general. Justo había visto el documental "Freedom Riders" y me emocionó una de las historias donde una jovencita que va por primera vez a la universidad le dice a los padres "voy a representar el futuro". ¿Quién haría algo así hoy…, por mi hijo? Yo lo haría, pero haría lo que fuera por mi hijo.

¿Y tus padres? ¿Qué aprendiste de ellos?
Mi padres rompieron el molde, hicieron cosas que no estaban de moda. Mi madre definitivamente era una adelantada para su época. Nunca me di cuenta que las mujeres teníamos limitaciones o que podían verme como alguien menos importante, hasta que estuve metida dentro de este negocio del espectáculo, donde terminé dándome cuenta que me trataban así…, por ser mujer. Y muchas cosas empezaron a florecer en mí. No sé si sea demócrata o republicana, pero crecí para ser exactamente lo que se supone que tengo que ser, con las opiniones que quiero tener, sin darme cuenta que hay limitaciones al respecto. Políticamente siempre pensé que tenía una mente abierta y podía decir lo que pensaba, hasta que me di cuenta que no se supone que tenga que ser así.

Hablando de cine, ¿tus personajes te dejaron alguna lección?
Con el cine no aprendí absolutamente nada (risas). Sólo que no nos podemos preocupar por recibir un "no". Como actores estamos acostumbrados a esas respuestas, pero hay que seguir adelante o nunca volvería a trabajar de nuevo. Y también aprendí que a veces hay que salir a pedir. No te debe lastimar pedir trabajo…

¿También aprendiste a elegir un estilo de cine diferente?
El cambio ya había empezado al ver las películas que estaba filmando. No podía creer que las comedias para mujeres solamente eran románticas. Y dejé de hacerlas, aunque quería seguir haciendo ese género. Llegué a pensar que quizás debería pedir todos los guiones que Jim Carrey no quería tomar…, para hacerlas femeninas. ¡Lo creí una idea extraordinaria! Y después apareció "The Heat", donde me pareció una necesidad tener una comedia que no estuviera centrada solamente en un hombre.

Hablando de hombres estrellas, pocos lo saben, pero George Clooney es el productor de "Our Brand Is Crisis". Otra vez juntos desde que protagonizaron "Gravedad"…
Es genial trabajar con él. Los dos crecimos juntos, compartimos experiencias de vida, y también aprendimos algo en el camino. Como productor, él te permite volver con nuevas experiencias. Y sentarme con George para discutir sobre lo que tanto nos apasiona, aunque vengamos de diferentes lugares, terminamos con los mismos resultados, es lo mejor para una película. Somos buenos discutiendo puntos de vista diferentes, porque nunca sentimos que la discusión es personal. Por eso aprecio tanto trabajar con él.

¿Y Billy Bob Thornton, tu gran rival en esta nueva película?
Con él tratamos de vivir momentos incómodos dentro de la idea de la relación que marcaba el guión. Encontramos un buen balance que me parece que mantiene viva la historia. La tensión sexual es también imparable (risas). No se puede fabricar. Existe o no. Y supongo que es lo que ves como el resultado final de nuestros poderes.