Tips expertos para conciliar el rol de madre y el trabajo

Frente al embarazo, el bebé, y los hijos pequeños, muchas mujeres eligen dejar de lado su trabajo para volver a insertarse en el mercado laboral cuando los niños son más grandes. Retomar la actividad fuera de casa en ocasiones puede ser un desafío que no se sabe cómo afrontar.

Las primeras dos reglas de oro son: saber muy bien por qué se quiere volver a trabajar, y conocer cuáles son los talentos y habilidades que se pueden ofrecer en el mercado laboral, en la segunda siempre ten en claro lo que quieres hacer y confía en ti que si estás decidida podrás encontrar el trabajo que necesitas y el que te acomoda, busca y evalúa todas las opciones que puedan servirte para poder compatibilizar tu labor de madre y laboral.

El ser madre y trabajadora son actividades que no tienen por qué ser incompatibles, contrariamente a lo que se piensa, son dos roles que perfectamente bien organizados pueden brindar grandes recompensas a las mujeres que están dispuestas a conquistar triunfos y satisfacciones personales, a la vez que generan mejores condiciones y calidad de vida para su familia.

Evita sentir remordimiento y creer que abandonas a tus hijos cuando sales a trabajar:
1. Estar mentalizada de que al emprender ambas actividades requerirás de una fuerte capacidad de adaptación y del uso de una de las características intrínsecas de las mujeres, ser multitareas.

2. Ser práctica, reconocer prioridades y, de ser posible, delegar.

3. Administrar tiempos, no intentar hacer todo al momento, identificar lo importante y lo urgente.

4. Procurar la calidad de tiempo en familia en lugar de la cantidad.

5. Confirmar la confiabilidad de las personas que se quedan a cargo de tus hijos, ya sea en el caso de las contratadas e inclusive en el de los propios familiares.

6. Entender entre toda la familia que el trabajo de la madre forma parte de las actividades cotidianas del hogar.

7. Evitar sentir remordimiento y creer que abandona a sus hijos cuando sale a trabajar.

8. Evitar sentir culpa al salir en punto de su lugar de trabajo y creer que no está dando lo mejor de sí, demuestre productividad en el horario laboral.

9. Gestionar, si es que existe la oportunidad, el esquema de trabajo en casa, opción que cada vez es más frecuente en las compañías por las ventajas que presenta en cuestiones de tiempos y distancias.

10. Hacer ejercicio, ya sea una caminata o en algún gimnasio, le ayudará a reducir los niveles de estrés.

El llevar a cabo estos consejos contribuirá a hacer más llevadera la ardua labor de ser madre trabajadora, y demostrar que las barreras que aún se enfrentan tienen que ver más con temas culturales que con las capacidades, desempeño y talento de la mujer.

Por Loretto Parra, directora y coach Clínica VisualFace. Síguela en Lorettopm.tumblr.com