Los 7 alimentos prohibidos y permitidos del invierno ¡Para llegar bien al verano!

Imagen foto_0000002220150623163147.png Muchas personas creen que en invierno el organismo necesita más calorías, pero la verdad es que los requerimientos energéticos son iguales durante todo el año. Frente a la constante tentación de alimentos muy calóricos típicos de esta época —como sopaipillas, calzones rotos y chocolate caliente—, la nutricionista de Clínica Santa María, Bernardita Vignola, entrega consejos para evitar subir de peso durante los meses fríos y mantener una alimentación saludable.

En esta época en donde comienzan a bajar las temperaturas, es común ver a las personas comiendo más alimentos que generan sensación de bienestar y calidez, pero que tienen un gran aporte calórico. Y es que el apetito crece y con ello la ingesta de hidratos de carbono y grasas.

La nutricionista de Clínica Santa María, Bernardita Vignola, asegura que la creencia de que en invierno necesitamos más calorías porque cambia el metabolismo es errada, por lo que ante cualquier aumento en la ingesta de calorías sin un mayor gasto energético mediante actividad física, la persona subirá irremediablemente de peso.

"El aumento del apetito es solo una sensación, eso no significa que debemos comer más. Generalmente, las personas tienden a aumentar de peso en invierno por esta misma razón, ya que aumentan las ganas de consumir sobre todo carbohidratos y grasas", explica la nutricionista.

Lo anterior se debe a que hay alimentos que dan la sensación de que no satisfacen o que incluso pueden dar frío, como las ensaladas, frutas y verduras. En este sentido, la especialista de Clínica Santa María recomienda algunos alimentos saludables que entregan bienestar. "Lo mejor son los guisos como carbonada, charquicán, sopas y tortillas de verduras, chapsui de vacuno o pollo. Además, es recomendable comer legumbres, que aportan nutrientes de buena calidad y tienen la temperatura ideal para el invierno", señala.

Bernardita Vignola enfatiza que es importante no dejarse engañar por los "clásicos de la época", como las sopaipillas o calzones rotos. "Si alguien se toma un café con crema se están consumiendo hasta 500 calorías. Si a eso le sumamos una sopaipilla de 25 g o un pan amasado, agregamos 110 y 247 calorías más respectivamente. En total tendríamos 857 calorías, lo que es bastante en un sólo día", indica la nutricionista.

Finalmente, la especialista aclara que si bien una persona puede consumir esos alimentos, es importante que no sea de manera constante. "Una dieta equilibrada conlleva a una alimentación saludable, que tiene cantidades adecuadas y horarios claros. Si se tiene hambre siempre podemos acudir a snack como frutos secos (no más de 30 unidades diarias), fruta cocida o compotas, que son mucho más saludables y tienen un buen aporte energético", señala.

Alimentos calóricos

-Sopaipilla (25 g): 110 calorías
-Sopaipilla pasada: 125 calorías
-Calzones rotos (unidad pequeña): 85 calorías
-Sopa en sobre (un sobre): 50 calorías, además de la alta cantidad de sodio
-Chocolate caliente (una taza): 190 calorías
-Pan amasado: 247 calorías
-Pan amasado con queso derretido y jamón: 400 calorías

Alternativas saludables
-Maní, almendras, castañas y pistachos: no más de 30 unidades diarias
-Fruta cocida, sola o con endulzante
-Compotas
-Té y agua de hierbas