¿No te sientes atractiva? Sigue estos consejos y atrae todas las miradas

 Imagen foto_0000002220150619153220.jpg Somos seres sociales y nuestra carta de presentación ante el mundo es la propia imagen. Es verdad que la belleza se compone de factores internos y externos, pero también es cierto que en la búsqueda del amor, es importante cómo nos vemos y cómo sentimos que nos vemos. Hay personas físicamente atractivas que se sienten horribles y aquellos que no son tan agraciados y son muy seguros de sí mismos. Es una realidad que la belleza es cuestión de percepción y estándares sociales, pero lo cierto es que, con baja autoestima y un auto-concepto distorsionado, a la hora de relacionarnos no pasa por nuestra mente más que la idea de que somos muy poco atractivos y que a nadie vamos a gustar.

Por supuesto que tal pensamiento altera nuestra conducta e interacción con una potencial pareja. Nos comportamos rígidos, poco espontáneos y algo raro se detecta en nuestro actuar. Algo que, si bien el otro no alcanza a descifrar, si puede alejar a cualquiera. Es entonces que pensamos "Yo tenía razón; se marchó porque soy feo" cuando en realidad el otro se ha ido por nuestras rarezas producto del miedo y la ansiedad.

Luego, para completar el cuadro, llega el virus de las comparaciones. Empezamos a vernos menos atractivos que los artistas y modelos del momento e incluso comparamos nuestros cuerpos con modelos de revista o ya de menos con algún conocido que nos parece muy atractivo. Evidentemente perdemos en la comparación y eso agrava la situación. La cuestión es que no tiene tanto sentido compararse con alguien más, sino con uno mismo. Por ejemplo, preguntarnos "qué tanto he mejorado en algo en el último mes" y no "por qué no me veo como ella". Todo es un proceso, es verdad, pero qué tanto realmente debes cambiar y qué tanto de ti sólo debes aprender a ver con una mirada más objetiva y menos perfeccionista.

Al final siempre resultaremos atractivos para algunos y para otros no. No se puede dar gusto a todo el mundo ni gustarle a todos, así que por qué no buscas primero aceptar a la persona que hoy eres y a partir de ahí poder empezar a construir a la persona que quieres ser.

● Deja de compararte

○ Al menos con otros. Siempre habrá personas más y menos atractivas que tú. No tiene sentido hacer tal comparación. ¿Si te topas con alguien más bello, eres tú más feo? ¿Si encuentras a alguien menos guapa que tú, entonces eres automáticamente más atractiva?

○ Busca que las comparaciones sean entre quien eras en el pasado y quien eres ahora. Así te darás una idea más útil de hacia dónde estás yendo.

● Cuida tu salud

○ Si tu cuerpo está ejercitado, descansado, hidratado y bien alimentado, seguro reflejas una mejor versión de ti mismo. Hasta la persona más atractiva se mira fatal tras unas jornadas de descuido.

○ Tu mente también necesita mantenimiento. Una visita a un buen psicoterapeuta también te dará ese brillo interior que se refleja hacia afuera.

● Cambia lo que te ayude

○ ¿Usas ropa de tu talla? ¿Te sientan bien esos colores para tu tipo de piel? ¿Qué hay de tu pelo y su arreglo? ¿Usas el corte que más te favorece o te quedaste atrapado en los 90's? ¿Estás con unos kilos de más? ¿Caminas como si trajeras una joroba? ¿Te vendría bien una limpieza dental o incluso ortodoncia? Hay muchas formas de sabotear la propia imagen. A veces unos pocos cambios, si es posible asesorados con alguien que sepa del tema, te hacen ver mucho mejor; una imagen más aproximada a lo que en realidad eres. Siempre he dicho que a veces no es que las personas sean feas, es que vienen "mal envueltas".

● Sonríe

○ Un estupendo complemento al proceso de mejorar la imagen es la sonrisa y una mirada suave. Sonreír se puede volver un estupendo pasaporte a una agradable conversación y, por qué no, a algún encuentro más romántico. Si no encuentras motivos para sonreír, quizá entonces esa sea la clave de algún problema que deriva en el descuido de tu apariencia y actitud ante la vida.

● Escucha a quien le importas

○ Quien te dice que te ves bien, no te lo dice sólo porque te quiere o porque es tu amigo o amiga. ¿Te has puesto a pensar que te lo dice porque realmente es verdad? Es hora de dejar de prestarle tanta atención a la voz de tu mente y empezar a mirarte también a través de los ojos de quien te quiere. Cree un poco de cada cosa y hazte una imagen más objetiva de ti. Claro, buscando siempre mejorar y aprendiendo a aceptar aquellas partes de ti en donde eso no aplique.

Por: Mario Guerra
Experto en relaciones para Match.com