Papás a los 50: Lo positivo de esta tendencia que va en alza

 

Imagen foto_0000002220150618111124.jpg

Santiago Pavlovic acaba de ser padre por sexta vez a los 68 años.

Aunque aún existe entre los pares principalmente, el ser padre a edad avanzada, no todo es negativo. Psicólogos destacan varios aspectos favorables de esta paternidad.
"Existe una notable diferencia entre ser un papá joven y un papá más adulto. Los niveles de ansiedad cuando uno es más joven distan bastante de las personas mayores, las personas mayores tienen un mejor manejo de la ansiedad, mucho más paciencia, mucha más disposición a enfrentarse a situaciones nuevas en términos de sentirse más seguro, y claramente eso marca una diferencia en una primera vez como padre. Y sin duda son mucho más comprensivos", afirma el psicólogo, docente universitario, Rodrigo Aguirre, que dicho sea de paso fue padre por primera vez a los 38 años, hoy tiene 39.

Se podría suponer que ser papá después de los 50 años, es un rol que se buscó de manera consciente, reflexionada y meditada, donde además el cúmulo de experiencias vividas son fundamentales para tener mucho más claro qué relación es la que se quiere establecer con su hijo. "Se supone que a los 50 años, son padres porque quieren. Es algo que planifican previamente, considerando también que el reloj va en contra…"

Así como la etapa fértil de la mujer empieza a disminuir desde los 30 años, en los hombres comienza a declinar a partir de los 40, aunque más lentamente. Esto sucede porque disminuye la producción de semen, crece la lentitud en la movilidad de los espermatozoides y también por el hecho de que a mayor edad aumenta la posibilidad de padecer disfunción eréctil. Un hombre mayor de 50 años tiene 38% menos probabilidades de embarazar a una mujer, comparado con un joven de 30. Otro dato interesante es que de acuerdo con algunos estudios, al llegar a los 60, el 85% de los espermatozoides del hombre son considerados anormales, es decir, presenta defectos en su forma lo que incide en que mueran o no alcancen a fecundar al óvulo.

¿Las bondades superan los prejuicios?
"Hoy -estima el psicólogo-, en la paternidad tardía existe una mayor tolerancia; sin embargo, aún persiste el prejuicio social, sobre todo las clásicas preguntas de los pares: ¿Y cómo vas a jugar con tu hijo si estás más cansado?, ¿qué edad vas a tener cuando tu hijo esté en cuarto medio?, ¿has pensado que no estarás en buenas condiciones cando tus hijo esté en la Universidad, y que probablemente lo vas a abandonar…? Entonces existe un cuestionamiento más asociado al envejecimiento en declive versus un cuestionamiento favorable en términos de un modelo de envejecimiento activo; es decir, que puedan ver que es una etapa de la vida que está mucho más resuelta y que incluso jubilan cuando los hijos todavía están en el colegio, por lo tanto tendrán aún Por: Andrea Urrejola