Diversión

Conoce los nuevos implantes de pelo artificial ¡Adiós peladas!

Las fib%%fotocuerpo1%% ras sintéticas capilares permiten tratar la calvicie en personas que no cumplen los requisitos para un trasplante convencional y con una apariencia completamente natural.

La caída del cabello es un problema que afecta tanto a hombres como mujeres, y aunque en la mayoría de los casos se puede deber a factores externos, como la alimentación, enfermedades o el estrés, se ha detectado que cerca del 40% de las mujeres y el 60% de los hombres sufre de algún grado de alopecia.
Antiguamente, se solía recurrir a una peluca o bisoñé, pero las formas de enfrentar la calvicie han evolucionado y desde este viernes se encuentra en nuestro país la última tecnología para resolverla.
Se trata de implantes de cabellos artificiales biocompatibles, es decir, fibras sintéticas que replican el pelo natural en su color, forma y largo, y que surge como la solución ideal para quienes no tienen pelo "de buena calidad" para un implante convencional o quienes ya han recurrido a esta técnica y le quedan pocas zonas de "donación de cabello".
"También es conveniente para quienes tienen o han tenido enfermedades que han producido cicatrices en el cuero cabelludo, impidiendo la irrigación suficiente para nutrir al pelo natural", señaló el doctor Néstor Carreño, dermatólogo experto en pelo del Instituto Chileno de Restauración Capilar, ICRC (www.icrc.cl).
Para saber si puede recurrir a esta técnica, es necesario hacer un correcto diagnóstico médico de la causa que produce la patología. "Aunque es mínimamente invasivo, es un procedimiento médico, que se hace con anestesia local, de forma ambulatoria y con equipos que deben estar estériles, por lo que no se puede realizar en cualquier centro estético o peluquería", agrega Carreño.
Entre las ventajas de esta técnica se encuentran la apariencia natural, su mínima reacción inflamatoria en comparación con los trasplantes de pelo convencionales, y el que los resultados se pueden apreciar de forma inmediata, tras una sesión única de unas 3 o 4 horas de duración. Las fibras vienen en distintos colores, largos y formas (liso, ondulado y rizado) para dar mayor naturalidad al cabello, además de poder ser sometidos a coloraciones y otros tratamientos estéticos, como alisados u ondulaciones.
Otra gran ventaja es que el costo de este este tipo de implante capilar es menor a los convencionales con injertos de pelo propio del paciente y, al igual que otras técnicas, podría ser reforzada cada dos o tres años, para reemplazar aquellas fibras que eventualmente se perdieran con el tiempo.

Imagen foto_0000002520150605115525.jpg