¿Debes cambiar de empleo? Conoce los siete efectos nocivos del odio al trabajo

Comenzamos un nuevo año laboral en donde esta sensación de melancolía sea aún más intensa y por lo tanto el desafío es salir de ese estado, preguntarnos si nuestro trabajo es realmente el lugar donde queremos estar y si no es así, tomar acción.

Una de las creencias más poderosas que permanece a nivel inconsciente en el colectivo de una sociedad como la nuestra, es aquella relacionada con la idea de que el trabajo es un martirio, es algo ineludible que llega en algún momento a nuestras vidas y que nos hace detestar lo que hacemos, tolerar a nuestros jefes y compañeros y muchas veces, descargar nuestra ira con los que exigen ser atendidos de una manera afable y cordial; los clientes.

Los orígenes de esta creencia tan instalada pueden ser diversos y se encuentran arraigados en lo mas profundo de nuestra psique colectiva; interpretaciones religiosas, resentimientos sociales o sencillamente aprendizajes heredados de nuestras familias y grupos de influencia.

 

Debo indicar que este verdadero síndrome de aversión al trabajo suele ser transversal aunque bastante mas soterrado en grupos de profesionales y ejecutivos de alto nivel, pues en ese estrato pudiese ser "mal mirado" el explicitar con tanta vehemencia como en otros grupos, esa conocida sensación de tener que "tolerar lo inevitable" para poder obtener el sustento que nos permite tener y mantener el nivel de vida al que nos hemos acostumbrado.

 

Lo relevante de esta verdadera "programación mental" son los efectos que produce en cada uno de nosotros y en los ambientes laborales en los cuales nos desempeñamos. Enumero a continuación algunos síntomas que son comunes cuando somos presas de este verdadero "virus mental". Si sientes que alguno de ellos te identifica, es probable que seas presa de este virus que como todos, trae sufrimiento e infelicidad a nuestras vidas:

 

Mira en la galería de fotos la lista completa de los efectos que produce el odio al trabajo..