Diversión

Arriba la autoestima: El poder de la seducción

Descubrir quiénes somos, lo que queremos y a dónde vamos, es clave de la seducción. Y no sólo en la amorosa, sino en todos los ámbito de la vida. La coach argentina Celine Stajcer visitó nuestro país con este propósito: enseñarnos a revalidarnos. Por Karen Uribarri

 

 

Imagen foto_0000002220141218201630.jpg

La seducción está compuesta en un 70% de actitud y otro 30% de belleza. "Todas tenemos la capacidad de seducir, sin limitaciones ni condicionamientos", dice Celine Stajcer, argentina, directora de Tentarte, y máster en Coaching Ontológico, quien añade que "la expresión ontológica del cuerpo, de la emocionalidad y del lenguaje trasunta en la unidad femenina del ser, más allá de los encuadres culturales. Y aprender a comunicarlo es nuestro objetivo", afirma.

En ese descubrir del cuerpo y su emocionalidad es que Celine sintió que su vida cambiaba y decidió dejar las Relaciones Públicas para avanzar hacia el Coaching de Seducción. "Me interesa descubrir en qué podemos trabajar las mujeres para mejorar no solamente la femeneidad, sino que también nuestra relación, el vínculo para con los demás, y así reforzar nuestra autoestima", confiesa.

Y es que las mujeres somos reconocidas por autoboicotearnos y exigirnos tanto que vivimos en una constante frustración. "A las mujeres nos cuesta mucho hacer hincapié en nuestras fortalezas, de sentirnos bien con lo que hacemos y sentimos. Siempre nos fijamos en lo negativo", afirma Celine.

Las argentinas tienen un ego mucho más grande que el común de las latinas. ¿Cómo trabajas en ese contexto la autoaceptación?
Por más que parezca que tenemos un ego más grande, lo cierto es que las argentinas tenemos una inseguridad muy grande. Lo que pasa es que estamos en una cultura en la que creemos que la aceptación viene desde el afuera hacia adentro. De acuerdo a cómo me veo mejora mi autoestima, mi vínculo con el otro, por lo tanto soy poderosa, me siento bien… Pero en realidad no es así. Todas quieren alcanzar un modelo impuesto de belleza que es realmente imposible.

 
Con las chilenas que me he encontrado, las veo con ansias de superarse. Y también veo que a determinada edad están mucho más afianzadas, pero aún no saben reconocer en ellas las características buenas por sobre las malas.

¿Cómo crees entonces que se trabaja la autoestima?
La autoestima está primero en reconocerse y valorar cuáles son tus potencialidades. Hay que hacer una introspección. Observarnos y generar una intervención. Ver cómo estamos paradas en el mundo, qué estamos haciendo, las experiencias que hemos ganado y a dónde quiero llegar. Y si no nos corremos de ese lugar de autocrítica, no voy a poder alcanzar un objetivo u otro, ni menos mejorar esta valoración positiva de nosotras mismas. Entonces, si me quedo en la queja o en la insatisfacción, nada resultará.

El aceptar lo que no te gusta, finalmente, igual queda como una "piedra en el zapato". Crees que no te importa, pero siempre está.
No, pero si te sientes internamente segura en cuando a lo que estás haciendo y siendo, eso pasará a segundo plano. Siempre mírate de dentro hacia fuera. Y acá es donde entra el tema de la seducción, que es una cuestión de actitud, de cómo me presento frente a otro, cuál es la seguridad que transmito y la coherencia entre el lenguaje corporal y emocional. Por eso es que si yo no me agrado a mí misma, me va a costar mucho ser espontánea con otra persona y poder seducir, consecuentemente.

¿Dónde está el secreto de la seducción?
En que te muestres como eres: espontánea; que puedas generar un vínculo con los otros desde otro lugar; no buscando la aceptación del otro; lograr una comunicación efectiva; mostrándote libre y sintiéndote como tal. Ahí está el secreto.