Toma tus precauciones y clasifica antes de lavar: Infalibles tips para que tu ropa quede impecable

Muchas veces tu ropa no queda lo suficientemente limpia, o incluso se producen accidentes, en que un tipo de tela, daña a la otra, por no saber hacer una pertinente clasificación de las prendas. Es por eso, que te entregamos tres tips, que te ayudarán a selecciona muy bien tu ropa, para evitar suciedad, y daños innecesarios a la hora de lavar.

 

 

No más accidentes en el lavado de ropa. Para conseguir una mayor eficacia en el lavado y cuidar nuestras prendas correctamente, debemos llevar a cabo su clasificación teniendo en cuenta:

 

TIPO DE TEJIDO
Separa las prendas de algodón de telas sintéticas y/o prendas delicadas, así podrás ajustar mejor el programa de lavado. Para cuidar las prendas delicadas utiliza un detergente para ropa delicada, ya que la lana o la seda, por ejemplo, son vulnerables a los ataques de las enzimas que incorporan la mayoría de los detergentes convencionales.

 

COLOR
Es conveniente diferenciar las prendas blancas de las de colores claros y, por supuesto, de las de colores oscuros, de esta forma podrás adaptar la temperatura de lavado y evitar la transferencia de color de una prenda a otra.

 

El detergente ARIEL es seguro para la ropa de color, de cualquier manera, es recomendable probar la firmeza de colores de las telas antes de lavar. Para ello, sigue los siguientes pasos:

 

1. Revisa las instrucciones de lavado en la etiqueta de la prenda.

2. Disuelve 2 cucharadas de ARIEL en 1 taza de agua tibia.

3. Remoja por 20 min alguna parte de la prenda que no se vea cuando la uses.

4. Enjuaga, seca y compara el color de la parte remojada con el resto de la prenda. En caso de alteración en los colores, lave separadamente en agua fría.

 

Para prendas blancas utiliza un detergente que contenga agentes blanqueadores, como Ariel polvo.

 

SUCIEDAD
Separa ropa poco sucia (rozaduras de uso o sudor) de la ropa con manchas. De esta manera también podrás saber si necesitas pretratar y cuál es el ciclo de lavado adecuado.