Conoce 7 hierbas que te mantendrán bella y saludable todo el año

En cada cambio de temporada y sobre todo cuando se acercan las épocas más cálidas, vale la pena hacer una revisión de nuestro cuerpo, ver qué hemos descuidado y cómo podemos prepararnos para el verano, y qué mejor que hacerlo con una alternativa natural, como el uso de plantas y hierbas curativas.

 

Imagen foto_0000002220140930175429.jpg

 

La fitoterapia es la ciencia estudia el uso extractivo de las plantas para fines medicinales. Su origen radica del año 3000 antes de Cristo y se cree que sus efectos pueden curar desde enfermedades hasta embellecer la piel y adelgazar.

Por su origen 100 por ciento natural, la fitoterapia capta cada día más adeptos que han comprobado los beneficios de utilizar plantas y hierbas para mejorar la salud.

Andrea Traba, Terapeuta Integral de la Pontificia Universidad de Madrid, explica que, como la fitoterapia se basa en la ocupación de las plantas medicinales para medicamentos, "existen menos efectos secundarios comprobados, a diferencia de lo que ocurre con la farmacología tradicional". Adicionalmente, es compatible con diversas patologías y edades de uso.

La experta, destaca que dentro de sus beneficios se encuentran; el trabajar con la planta de forma completa y no sólo con el principio activo, beneficia la absorción por parte del organismo humano; en la prevención de enfermedades, además de atacarlas, es utilizable para todo tipo de dolencias; se puede usar en el cuidado corporal interno y externo, aportando también al embellecimiento.

"Se ha comprobado que el uso de plantas medicinales en el largo plazo y no sólo para tratar enfermedades puntuales, ayuda al organismo del individuo a activar su propio mecanismo de autodefensa y auto curación, estimulando el equilibrio y la armonía entre órganos y sistemas de una forma positivamente natural", enfatiza Traba.

Cómo usarlas es muy sencillo. Además de ser más económicas que los medicamentos farmacológicos, se pueden ocupar en diferentes formatos y métodos de aplicación como en infusiones, en baños, aromaterapia, cápsulas, tabletas, en la comida, jarabes y en aguas medicinales, entre otros.

Ahora, como cualquier medicamento, ciertas plantas pueden provocar reacciones adversas como intoxicación por sobredosis o interacciones perniciosas con otras sustancias. Por lo tanto, es necesario la supervisión médica

Embellecedor natural
La llegada de la primavera abre consigo la posibilidad de chequear cómo está nuestro cuerpo y qué debemos mejorar para vernos y sentirnos mejor. Para la fitoterapeuta, "salud y belleza están íntimamente relacionadas, ya que el equilibrio interior se transmite en el aspecto externo y esto es posible mejorarlo con la fitoterapia que actúa sobre el fondo de la persona, ayudando a una activación y curación natural del propio organismo".
Esta especialidad, puede mejorar la apariencia de la piel, el cabello, controlar el peso, reducir los niveles grasos tanto a nivel sanguíneo como a nivel corporal, mejorar el tránsito intestinal y la retención de líquidos, así como el funcionamiento metabólico.

Siete poderes de la naturaleza a tu servicio
Si bien, el abanico de hierbas y plantas curativas es innumerable, Andrea Traba nos expone siete alternativas de la fitoterapia y sus beneficios para que comiences a realizar los pequeños cambios que tu cuerpo necesita.

1. Limón. Es un gran consumidor de microbios y el mejor protector contra las enfermedades contagiosas. El limón cura reumatismo, la gota, la sífilis, así como los males del estómago, gases intestinales, indigestión, acidez, obesidad, enfermedades del corazón, dolores de los riñones, de cabeza, del hígado y de la vejiga. También, es muy utilizado, junto con otros cítricos, en dietas de desintoxicación y en tratamientos estéticos para las cutículas de las uñas y las manchas de la piel.

2. Algas. Las algas comestibles son todavía muy desconocidas, pero cada vez más personas la integran en su dieta por su bajo contenido de grasa y por ser ricas en vitaminas, proteínas, calcio, magnesio y otros elementos.
Dentro de las más comunes, destacan:

El Fucus. Una pequeña alga que posee propiedades laxativas, ayuda a reducir el colesterol y abatir la celulitis.

El Wakame, presenta un tamaño un mayor, más del doble que el Fucus. Además de contener altas cantidades de potasio, sodio, calcio, fósforo, magnesio, vitaminas, hidratos de carbono y proteínas, es muy utilizada en la cocina oriental dotando de un gusto especial a sus platos.

– El Musgo de Irlanda. Es un pequeña alga rojiza que desde tiempos antiguos se ha utilizado para aliviar leves problemas respiratorios, como expectorante e incluso, para combatir la diarrea.

3. El ajo. Es usado como un medicamento natural mucho antes de comenzar a utilizarse como condimento. Contiene fructosas, aceite esencial, pequeñas cantidades de vitaminas A, B1, B2, B6 y C; adenosina, hierro, sílice, azufre, yodo, fósforo y potasio.

Su uso externo ayuda a limpiar la piel de espinillas, puntos negros, y frotado contra las cicatrices producidas por los granos mejora la cicatrización.

Además, mejora el sistema inmunológico del organismo, aumenta la energía y la vitalidad, es anticoagulante, vasodilatador y depurador, mejora la circulación sanguínea, protege el sistema respiratorio, ayuda a evitar la bronquitis, el asma y las alergias, entre muchos otros

4. Aceite de coco. Es una grasa vegetal esencial que mejora la salud cardíaca, estimula el metabolismo, promueve la pérdida de peso, fortalece el sistema inmunológico. También, es ideal para usar a temperaturas altas, freír o sofreír, ya que mantiene su integridad y propiedades.

Tampoco puede faltar en tus productos de belleza y de cuidado natural, ya que posee efectos regenerativos y de antienvejecimiento. Sirve para dar vida al cabello y protegerlo de agentes externos como el calor.

5. Ginkgo Biloba. Es un arbusto, cuyas hojas son utilizadas para realizar los extractos que se encuentran en el mercado. Es utilizado para tratar el Alzheimer, ayuda a combatir los problemas de concentración en personas jóvenes, mejora la respuesta dolorosa al frío especialmente en los dedos de manos y pies, mejora la circulación de la sangre, mejora la disfunción sexual, entre otros.

6. Jengibre. Es una raíz con numerosos beneficios, usada tradicionalmente por muchas culturas gracias a sus propiedades curativas, es antiinflamatorio y analgésico natural, ayuda a tratar malas digestiones, flatulencias, gastritis, controla afecciones de garganta, es un suplemento ideal durante la quimioterapia en el tratamiento del cáncer, acelera el metabolismo y aumenta la libido entre otras cosas.

7. Boldo. Es utilizado para tratar dolencias digestivas, sirve como un antiséptico y analgésico natural. Las infusiones de hojas de boldo son muy útiles para tratar el estreñimiento, favorecen la expulsión de gases, es decir, está recomendado para aquellas personas que padecen cólicos y flatulencias.

Andrea Traba realizará una evaluación gratuita y tendrán un 20% de descuento en el tratamiento para todas las clientas que hayan llegado luego de haber leído esta nota. Para acceder a estos tratamientos se puede escribir a andrea@terapeutaintegral.com y visita www.terapeutaintegral.com para más información.