Pareja y tecnología: cómo la comunicación nos cambió

Mensajes de WhatsApp, “sicopateo” del Facebook y seguimiento en Twitter forman parte de las actividades que algunas parejas han incluido en su vida. ¿Nos hace bien esta nueva forma de comunicarnos, o debemos limitar su uso?

 

Imagen foto_0000002220140908164503.jpg

 

Por Carolina Palma Torrealba

 

Hace una semana, Samsung Chile realizó el estudio "#LaVidaCambia: Vida en Pareja", donde se estudió la relación tecnología-parejas. ¿Algunas conclusiones? El 44% de las parejas jóvenes se comunica mediante mensajería y aplicaciones de texto. De esta forma, este canal no tradicional desplazó a la telefonía y mensajería de voz, con 36% y 16%, respectivamente.

Por otra parte, los chilenos preferimos usar estos canales no tradicionales para contactarnos, porque permiten mayor rapidez (46%), conectividad (17%) y ahorrar dinero (10%). Aún así, el 56% reconoce que los mensajes por esta vía se pueden malinterpretar.

"La tecnología avanza a pasos agigantados, proporcionando prestaciones cada vez más avanzadas e innovadoras. Es ese sentido, destacan productos que buscan facilitar las tareas cotidianas y la vida de las personas. Es así como decidimos medir la relevancia que le dan las parejas chilenas a los aparatos tecnológicos y analizar las principales actividades que realizan en conjunto, tanto dentro como fuera del hogar", explicó Germán Sáenz, gerente de comunicaciones de Samsung Chile. Y agregó que "los chilenos han adoptado la tecnología en sus vidas y quehaceres diarios, más allá de su uso cotidiano, como son realizar labores relacionadas a la productividad, disfrutar contenido para entretenimiento o simplemente comunicarse".

¿La tecnología realmente nos une? Según el estudio, el 84% de las parejas chilenas considera importante invertir en dispositivos tecnológicos. El 59% de los encuestados aseguró que esta fuerza de compra se debe, principalmente, a que estos les facilitan las tareas en el hogar, proporcionándoles más tiempo para compartir y disfrutar con sus seres queridos, mientras que el 21% ven a la tecnología como una necesidad.

En otros aspectos, el 45% aseguró compartir sus claves de redes sociales y correo electrónico; el 52% está de acuerdo con que la tecnología los hace compartir más en pareja, y un 77% considera que la tecnología proporciona mayores ventajas al momento de conectarse. Respecto al uso, el 69% los ocupa para ver televisión en línea, películas o series. Del total que afirmó disfrutar contenido en multipantallas, el 45% lo hace en un notebook, 24% en el computador, 19% en la tablet y 10% en el smartphone.

 

¿CÓMO AFECTA LA TECNOLOGIA A LA PAREJA?
La fundación eNpareja (www.enpareja.org) busca plantear un nuevo paradigma y ubicar a la pareja como centro de la sociedad. La iniciativa busca revitalizar el espacio de la pareja chilena, recuperándolo en el plano de la discusión pública para fomentar la reflexión en torno a ella y a la disponibilidad de herramientas de asistencia para aquellas parejas que busquen guía.

Para conocer su opinión sobre este tema, hablamos con Luz Poblete Coddou, sicóloga y directora ejecutiva de eNpareja.

¿Cómo ha cambiado el uso de redes sociales? Para la especialista, el uso de la tecnología por sí sola no fomenta que aparezcan nuevos problemas, pero definitivamente pueden intensificar los que ya existen. "Para las parejas que presentan cierta vulnerabilidad ante estas emociones, el uso de la tecnología puede exacerbarlas al convertirse en amenaza; es el caso de los celosos, por ejemplo, o un arma, pensando en personalidades más controladoras".

El uso del WhatsApp muchas veces nos hace pensar que el otro debe estar constantemente disponible, pero no es así. ¿Qué puede provocar? "El estar disponible permanentemente, al menos en apariencia, puede generar una dinámica en que uno demanda más y el otro se siente más exigido. Asimismo, las herramientas como el doble check o la última hora de conexión, sumado a un contexto en el que no podemos dar tono o emoción a lo que decimos, pueden hacer que el receptor interprete equivocadamente la disposición de tiempo que el emisor tiene hacia la relación, pensando que quizás no quiere contestar o simplemente no le interesa. Además, el uso de este servicio de mensajería crea una sensación de co-presencia, al estar con nuestra pareja y a la vez con cinco personas más con quienes conversamos en chat, por lo que también puede influir en invadir los espacios privados de la pareja", explica Poblete.

Por otro lado, comenta que herramientas como WhatsApp permiten aprovechar un espacio de contacto cotidiano que antes no se tenía, y puede ayudar a fortalecer la complicidad y la sexualidad en la relación, usando la aplicación para mandar pequeños mensajes cariñosos durante el día o sugerencias y fantasías que concretar cuando se junten en la noche.

Ahora, muchos nos hemos preguntado si la tecnología nos une o todo lo contrario.

En eNpareja.org creen que las relaciones se sustentan en la triada del amor, que son los pilares de sexualidad, compromiso y complicidad. Entonces, cada uno de estos pilares puede ser fortalecido con la tecnología, trabajando la comunicación con la pareja en la medida que las tecnologías lo permitan.
"Por ejemplo, mandar mensajes cariñosos durante el día o ir comentando situaciones cotidianas nos ayuda a desarrollar mayor complicidad, o enviar mensajes sensuales puede predisponernos a un estado de ánimo de juego sexual y anticipación al encuentro. Por otra parte, redes sociales como Facebook y Twitter han generado una exposición a la 'opinión pública' sobre nuestras vidas, por lo que podemos reafirmar nuestro compromiso al poner fotos con nuestra pareja, enviar mensajes cariñosos o cambiar el estado civil a 'casado' o 'en una relación', si fuera el caso, a modo de manifiesto público de nuestro compromiso, validando nuestra pareja y nuestra relación ante el resto", detalla la sicóloga.

 

Sobre el futuro, la especialista analiza que se trata de algo con lo que estamos recién aprendiendo a convivir, por lo que todavía pueden traer problemas al ser usadas de manera poco responsable. "Independiente de eso, la tecnología o el uso que podamos darle no pueden ser excusa para evaluar la relación que construyo con mi pareja, sea de manera positiva o negativa. Finalmente, son sólo dispositivos a los que les doy el uso que quiero, y que como mencionábamos anteriormente, pueden ser utilizados como herramienta o arma, según como yo construya mi relación".

En cuanto a las diferencias que podríamos tener con la generación de nuestros padres, Luz Poblete Coddou afirma que ellos vivieron sus propias revoluciones con las tecnologías que aparecieron en otras épocas, como el telegrama o el teléfono, que en su momento deben haber generado cambios importantes en las relaciones no sólo de pareja, sino que de todo tipo.