¿Rubia o rucia? El límite que debes cuidar. Por Nelson Tangol

No entiendo si tiene que ver con un nivel de mala calidad o mal gusto de nuestro rubro en general, o las clientas no saben expresar lo que realmente quieren.

 

Imagen foto_0000002220140731094853.jpg

A pesar de todos los años que llevo en esto de la peluquería, aún me surge la duda a la hora de conseguir el rubio que desea una clienta, y la pregunta que me hago es "¿querrá ser rubia o rucia?".

Los parámetros son muy subjetivos, y no entiendo si tienen que ver con un nivel de mala calidad o mal gusto de nuestro rubro en general, o las clientas no saben expresar lo que realmente quieren, o siguen referentes de famosas que ven en los medios de prensa que a su vez tienen colores horrorosos, pero que no se nota porque estos pelos lucen mejor por las luces, los filtros y el photoshop.

En fin, trato de imaginarme cómo se verían mejor de acuerdo a su estilo de vida, su forma de vestir, su maquillaje y edad, e intento por sobre todo acercarme lo más que puedo a un resultado similar a lo que sería un rubio natural.
¿Se han fijado que las rubias naturales tienen matices que van desde los fríos cenizas o mates hasta llegar a los dorados miel? ¿Por qué las chilenas buscan quedar "amarillas oxidadas"? No quiero herir susceptibilidades, sólo quiero entender.

Tengo claro que a una mujer pálida no podemos dejarla fría, si no se vería opaca; imagínense a Cecilia Bolocco de rubia ceniza, le tiramos como 10 años más por lo bajo y cero luminosidad. Pero las "bronceadas rucias", como María Alberó y María Eugenia Larraín, se ven poco elegantes.

Yo apostaría por la mezcla de tonos miel con dorados fríos, conservando como tono base un color lo más cercano al natural. Y si no te gustan las mechas, mejor no te las hagas; si vas a andar con un color feo y mal hecho por una oferta de cupón, mejor no.

Frente a eso, opta por un color plano o natural y un corte muy estiloso; es como cuando en el maquillaje existe la regla de ojos o labios, pero ambos no; lo mismo.

Y lo de las californianas, freestyle o surfstyle, es una tendencia muy linda y juvenil que no te hace esclava del retoque constante de las raíces, pero tal como lo dicen sus nombres, éstas nacieron del efecto natural que provoca el sol y el agua yodada de mar en contacto con el aire, aclarando los pelos en el verano. Esta sigue siendo otra excelente opción de color siempre que esté bien realizada, que exista un efecto degradado y no una raya que marque un naranjo de un amarillo decolorado; y si quieres algo contrastado de una, ándate por un color de fantasía, cosa que todo el mundo sepa que no quisiste conseguir algo que pareciera natural, sobre todo ahora que están entrando fuerte las puntas como arcoíris de colores intensos.

Por Nelson Tangol: www.tangol.cl; Twitter @nelsontangol