La polémica por “Hateful Eight” no termina: Tarantino demanda a supuestos filtradores

El director solicita una indemnización de 2 millones de dólares por parte del sitio Gawker Media.

Quentin Tarantino se enojó, y mucho. Tras la filtración del guion preliminar de su nueva película, el western “The Hateful Eight” el cineasta se ha rehusado a seguir con el proyecto adelante y ha denunciado al sitio Gawker Media.

El medio web ha sido acusado de ser responsable de la filtración a internet del script de 146 páginas y ha solicitado una indemnización de 2 millones de dólares a un tribunal de california.

En la demanda, Tarantino acusa de Gawker de difundir copias descargables del guion sin autorización, según el documento:

Esta acción se hace necesaria por la violación flagrante de los derechos de autor por parte de Gawker Media al promocionar y diseminar copias no autorizadas de un guión aún no publicado y que fue filtrado. Gawker Media ha hecho negocios con un periodismo salvaje, violando los derechos de las personas para ganar dinero. Esta vez fue demasiado lejos” 

De las seis personas que  supuestamente tuvieron  acceso al guion, tres de ellas son actores:  Tim Roth, Michael Madsen y Bruce Dern,  y se piensa que la responsabilidad de la filtración es de alguno de ellos. “Se lo di a tres actores de mierda. Nos reunimos en un lugar y se lo puse en sus manos. Tienen que haber sido o los agentes de Dern o los de Madsen”, según señala el aclamado director.

Sin embargo John  Cook, editor del portal, se defiende advirtiendo que la demanda es solo por “Infracción contributiva a los derechos de autor” por publicar links a  Anonfiles.com, sitio que permite subir o descargar links de forma anónima, y que en realidad son los principales acusados en la demanda (lo que es bastante obvio, pues ellos alojan los documentos).

Además, Cook señala que el mismo Tarantino debería demandarse a sí mismo, ya que el transformó  todo este embrollo en noticia. “Quentin Tarantino convirtió deliberadamente la filtración en una noticia”  y comenta que la publicación del alojamiento del material se debe a que algo así es “noticia”.

Las declaraciones cruzadas parecen no terminar, puesto que Tarantino luego comentó que “Gawker Media ha hecho continuamente negocio usando un periodismo depredador, violando el derecho de la gente a ganarse su vida. En este caso, han llegado demasiado lejos. En vez de hacer un artículo acerca del guión filtrado por todo Hollywood sin mi permiso, Gawker cruzó la línea roja del periodismo al promocionarse como la primera fuente en haber leído el guión. Su titular fue “Aquí está el libreto filtrado de ‘The Hateful Eight’”, aquí, no en ningún otro sitio, sino aquí, en la web de Gawker. El artículo contenía asimismo multitud de enlaces para descargar el guión completo usando una URL convenientemente anónima, que descaradamente animaba a los lectores a leer el guión de manera ilegal sin ninguna invitación a ‘disfrutarlo’. No hay nada periodístico ni de interés noticioso sobre el hecho que Gawker Media haya facilitado y animado a la gente a violar mi derecho de copyright”.

Es natural que el director se sienta ofendido, más allá del hecho de la filtración -que a grandes rasgos es pan de cada día en Hollywood- pues depositó su confianza y evidentemente fue traicionado por un par de pesos. Gawker Media tampoco ha hecho nada del otro mundo, ya que, como decía, las filtraciones son un hecho natural en la industria e incluso sirve casi a estas alturas como parte de la publicidad. La filtración del guion finalmente no influye en que la película sea buena o mala y si no hubiese sido Gawker Media, habría sido cualquier otro sitio.

¿Qué opinan de toda estas declaraciones? 

Link: 20 Minutos