Todo sobre el cáncer: Qué sucede en nuestro país y cuáles son los que más nos atacan

Factores ambientales, hábitos alimenticios, sedentarismo, obesidad, tabaco, alcohol y alteraciones genéticas, entre otros, producen en el organismo condiciones necesarias que pueden originar algún tipo de cáncer.

 

Imagen foto_0000002220140127183259.jpg

 

En la actualidad hemos sido testigos de cómo las cifras de esta enfermedad han aumentado en la población chilena, llegando a niveles parecidos a los que existen en naciones más desarrolladas. Asimismo, el incremento de los cánceres se ha visto reflejado, principalmente, en personas de la tercera y cuarta edad, ya que con el aumento de las expectativas de vida, habría mayor tiempo para el desarrollo de sus manifestaciones.

La Oncóloga de Clínica Ciudad del Mar, Dra. María Elena Vásquez señala que entre los cánceres más frecuentes a nivel nacional, estarían el de mama, colon, gástrico y pulmonar, por lo que nos entrega algunos consejos para poder consultar a tiempo.

Respecto del cáncer de mama, que se presenta, por lo general, en mujeres, la profesional afirma que es fundamental la mamografía anual al cumplir los 40 años, además de la auto palpación en forma mensual, pues de esta manera podremos detectar algún nódulo o anomalía temprana en esta zona y/ o su alrededor, evitando fatales consecuencias.

En cuanto al cáncer de colon, que afecta tanto a hombres como mujeres, debemos estar alerta ante cualquier cambio en el tránsito intestinal como aparición de diarrea, constipación o alternancia de ambas. La sangre en las deposiciones es otro síntoma que requiere, con premura, de consulta médica.

En el caso del cáncer pulmonar, que se produce principalmente en personas fumadoras y que ha demostrado un considerable aumento en la población femenina, es más difícil la detección precoz. Sin embargo, la doctora recomienda cambiar hábitos y evitar fumar. Son motivos de consulta la tos persistente con más de un mes de evolución y los desgarros con sangre.

Finalmente, en el cáncer gástrico, con mayor incidencia en la población masculina, sus manifestaciones son inespecíficas, lo que hace que las personas consulten tardíamente, siendo más difícil su detección precoz. De ahí, que su tasa de mortalidad sea tan elevada al igual que lo que sucede con el cáncer de vesícula biliar. Por ello, debemos estar alerta ante cualquier síntoma como, por ejemplo, acidez, inapetencia o rechazo por algunos alimentos.

Es de vital importancia no auto medicarse, y ante cualquier anomalía o cambio en el funcionamiento del organismo, consultar con un especialista.

Si además existe un antecedente genético, es esencial realizar un chequeo preventivo, que permita levantar una voz de alerta en caso de ser necesario y evitar, así, consecuencias negativas en nuestra salud.

A diferencia de los cánceres con elevada tasa de mortalidad, hay otros que pueden ser detectados a tiempo como ocurre en el caso del cáncer cervicouterino que puede diagnosticarse en forma temprana si las mujeres se realizan anualmente la prueba del Papanicolaou (Pap).

Algo similar ocurre en los cánceres de mama y próstata, pese que aún la tasa de mortalidad en ambos cánceres es elevada, los dos cuentan con exámenes de rigor para detectarlos a tiempo. En el primero resulta esencial la mamografía, mientras que en el segundo el antígeno prostático, junto a una consulta urológica al llegar a los 40 años de edad, son la clave para detectar algún problema temprano en aquella zona.

Para el manejo y tratamiento del cáncer, hoy existen tres pilares fundamentales que son: la cirugía, radio y quimioterapia. Estos tratamientos son absolutamente personalizados y se efectúan según la etapificación del cáncer y su comportamiento biológico, por lo que ningún manejo resulta igual a otro, aunque se trate de la misma patología.