Diversión

Hiperhidrosis: ¿cómo detener el exceso de transpiración en verano?

¿Mojas tus poleras cuando transpiras? ¿Te incomoda estrecharle la mano a otra persona? ¿Te cambias de ropa más de dos veces al día? Si te sientes identificada con estas preguntas, entonces existe la posibilidad de que sufras de hiperhidrosis.

 

Imagen foto_0000002320140123131427.jpg

La hiperhidrosis es una condición clínica que padece más del 3% de los chilenos y que se caracteriza por un aumento excesivo de la transpiración en áreas localizadas del cuerpo, gatillado por estrés y emociones, entre otras razones.

La llegada del verano y las altas temperaturas provocan un agravamiento del cuadro clínico en aquellas personas que sufren de este trastorno,  principalmente por las altas temperaturas del período estival. Según la Dra. Claudia Piper, dermatóloga de la Clínica Dermatológica Estoril, "uno de los principales estímulos sobre la producción normal del sudor es el calor. "La transpiración enfría el cuerpo y evita el aumento de temperatura", señala. "Por el contrario, las personas con hiperhidrosis sudan cuando el cuerpo no necesita enfriarse- lo que ocurre mayormente en el verano- aunque también se produce en invierno".

Asimismo, el dermatólogo de Klein & Klein, Dr. Rodolfo Klein, comenta que el trastorno de la hiperhidrosis se puede dividir en dos tipos: localizada y generalizada. "La primera es la más frecuente y se manifiesta en lugares específicos del cuerpo, como la cabeza, el rostro, las axilas, las manos o los pies. La segunda se caracteriza por reflejarse en todas partes y es debido a enfermedades asociadas como la diabetes, gota, obesidad, hipertiroidismo, menopausia o a algunos medicamentos",  agrega el Dr. Klein.

También hay que considerar que esta condición, que afecta tanto a hombres como a mujeres, se debe en gran medida al estrés de la vida diaria.  Según el Dr. Klein, "la transpiración a veces se ve aumentada exclusivamente por situaciones especificas como por ejemplo, exponer delante de un curso, ir a una entrevista de trabajo o pasar por alguna situación vergonzosa".

¿Existen tratamientos?

En la actualidad contamos con varios tipos de tratamientos y para todos los bolsillos. Desde el uso de anticolinérgicos (comprimidos orales) que disminuyen la sudoración sin resolver muchas veces el problema, hasta técnicas más invasivas como lo es la cirugía. Otros métodos que vale la pena mencionar son el uso de desodorantes y antisudorales especiales (que en casos severos pueden no ser suficientes) sales de aluminio e iontoforesis. Sin embargo, la técnica que hasta el momento ha resultado ser la más novedosa y efectiva es el uso del conocido Complejo de Neurotoxina botulínica.

Según la dermatóloga Claudia Piper, "lo primero que debe hacer una persona que piensa que padece de hiperhidrosis es acudir a un especialista para hacerse un chequeo general y poder descartar que padezca algún tipo de enfermedad que esté gatillando la sudoración excesiva, esto es muy significativo para resolver el problema de raíz".

Sigue > >