Diversión

Voto voluntario: lo que debes saber antes de las elecciones

Se acerca la primera elección presidencial bajo esta modalidad, que provocará grandes cambios. Ahora depende de ti ejercer o no este derecho que, para muchos, sigue siendo un deber.

 

Imagen foto_0000002320131009090102.jpg

Por Carolina Palma F.

Ahora todos los mayores de 17 años nos encontramos automáticamente inscritos en el Servicio Electoral, según el último domicilio que figure en el Registro Civil, y el voto es completamente voluntario. Incluso, podemos decidir a última hora si ir a sufragar o no. ¿Irás?

Con respecto a este cambio, las opiniones de los chilenos se encuentran divididas. En un sondeo realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Centro de Estudios Públicos (CEP), se observó una caída de 20 puntos en la aprobación al voto voluntario, desde el 77% que marcaba en 2010, al 57% en 2012. A su vez, el apoyo al voto obligatorio creció casi 20 puntos porcentuales.

Pese a todo, en la práctica veremos un gran cambio en nuestra votación y en la forma de hacer campaña, más que en las elecciones municipales, porque las presidenciales invitan a votar a mayor población. ¿Quieres conocer algunos cambios que viviremos? Vamos punto por punto.

Los especialistas concuerdan que ahora más que nunca se vive una enorme incertidumbre a nivel político, porque no se puede medir, con tanta precisión como antes, quién será el ganador.

"El voto es un derecho, un privilegio, entonces me parece muy relevante ejercer el voto voluntario. Con la obligatoriedad lo que haces es que la gente no esté dispuesta a ir votar. Hay muchos países que no tienen la posibilidad de votar, entonces es un orgullo poder hacerlo. Ejercerla depende de nuestra madurez cívica, madurez ciudadana", asegura Felipe Vergara, experto en marketing político de la Universidad Andrés Bello.

¿Es bueno o malo el voto voluntario? No existe una respuesta clara, sino que todo depende del punto de vista. Por ejemplo, desde la perspectiva liberal, en una democracia los individuos no podemos estar sujetos a una regulación monopólica del Estado. Por eso, el que se haya aprobado esta ley, reconoce que la voluntad es positiva y aumenta las libertades individuales.

Si hablamos de mayor participación, es cierto que el voto obligatorio se relaciona históricamente con más votantes. Es más, incluso se relaciona con campañas más moderadas.

En el ensayo "Los efectos de la voluntariedad del voto y de la inscripción automática en Chile", escrito por el cientista político y sociólogo Patricio Navia, y Belén del Pozo Quevedo, y publicado por el Centro de Estudios Públicos, se recuerda que en las elecciones presidenciales de 2009 votaron 7,2 millones de chilenos. "Si bien eso representa el 87,8% del padrón electoral, a fines de 2009 había más de 4,3 millones de personas que no se habían inscrito para votar. Medido como porcentaje de personas en edad de votar (PEV), sólo el 57,6% participó en la contienda de 2009".

Dentro de dicho ensayo, que puedes encontrar en www.cep.cl, se especifica que en cuanto al factor edad, hay multiplicidad de estudios acerca de su incidencia en la participación electoral. Las personas jóvenes participan menos, y la participación es menor en jóvenes con bajos niveles de educación. En Estados Unidos y Europa, la participación electoral es mayor en grupos con mayor nivel educacional y entre votantes de mayor edad. También se destaca que las nuevas generaciones también son menos propensas a identificarse con partidos, tienen una baja integración con la comunidad y poco interés en la política.

En el mismo documento de Navia y del Pozo, se señala que "es cierto que cada elección genera distintos incentivos en distintos grupos socioeconómicos y entre personas de diferentes orientaciones políticas para participar. Las elecciones más reñidas tienden a aumentar la participación electoral. En ciertas situaciones de polarización, el electorado también puede reaccionar participando a mayores tasas o bien absteniéndose cuando las campañas se tornan negativas y los candidatos focalizan sus mensajes en la descalificación de sus rivales".

Sigue > >