Diversión

Cáncer de mama: las señales de alerta y cómo prevenirlo

En el mes internacional de la lucha contra esta enfermedad, no podemos dejar de repetir que la mamografía es obligatoria para mujeres que sobrepasan los 40 años, con el fin de detectarlo precozmente. ¿Cómo prevenirlo? La actividad física, una alimentación sana y reducir el consumo de alcohol provocan una diferencia.

 

Imagen foto_0000002320131009092332.jpg

Por Carolina Palma F.

Reconozcámoslo: no nos gusta hablar del cáncer de mama. Es que la palabra cáncer aún nos para los pelos, nos enfrenta a la muerte y derrumba cualquier planificación de nuestras vidas, pese a que sabemos que la mayoría lo logra vencer. Pero el proceso es siempre doloroso. Además que las malas noticias no dejan de aparecer. En la revista "The Lancet Oncology", expertos norteamericanos advirtieron que para el 2030 habrá 1,7 millones de casos diagnosticados por cáncer de mama, y más de un millón de muertes.

A nivel nacional, se estima que 1 de cada 14 chilenas lo desarrollará en algún momento de su vida, y hay estudios que lo confirman. Por ejemplo, el Institute for Health Metrics and Evaluation calcula que los casos en Chile crecieron 46% en los últimos 10 años, y que somos uno de los países con más nuevos casos. Sin embargo, esto no es sinónimo de muerte. Según el Ministerio de Salud, el 2008 el cáncer de mama alcanzó una mortalidad observada de 14,5 por cada 100.000 mujeres.

La clave para salir airosa es la detección temprana, por eso todos insisten en recordar el examen anual. El doctor Herman Waintrub, jefe de la Unidad de Oncocirugía Mamaria de la Clínica Oncológica de la Fundación Arturo López Pérez (Falp), postula que la información que se ha generado en el último tiempo ha apoyado su detección precoz. ¡Bien por nosotras! "Con los estudios de imágenes mamarias nos hemos dado cuenta que se ha detectado en forma más temprana la enfermedad. Vale decir, dentro de las 4 etapas que tiene ésta, ha sido en las 1 y 2 donde han consultado mayoritariamente las pacientes".

LOS MITOS

El examen…, ¿cuándo? 40 años es la edad en que debes comenzar a realizarte la mamografía de forma anual, y de ser necesario también podrían realizarte una ecotomografía mamaria. Aunque si existen antecedentes familiares, alteraciones genéticas o has estado expuesta a factores de riesgo –como exposición prolongada a estrógenos (te llegó muy temprano la menstruación), tuviste tu primer hijo después de los 35 años o no has amamantado– también se recomienda realizarlo antes. Y a cualquier edad conviene palpar los senos en búsqueda de posibles bultos.

¿Por qué no antes? "La Sociedad Americana de Cáncer recomienda la primera Mamografía a partir de los 40 años; si esta es normal se puede realizar cada 2 años. Antes de esa edad no se indica de rutina por las características del tejido mamario, el cual en las mujeres jóvenes es de alta densidad, lo que disminuye el rendimiento de la mamografía", asegura Teresa Bravo, matrona, jefe del Departamento de Educación de la Corporación Nacional del Cáncer.

Estilo de vida. Muchos estudios han evaluado si los cambios en el estilo de vida previenen el cáncer de mama. Y la respuesta es sí. Por ejemplo, realizar actividad física produce tardanza en la menarquia, mayor porcentaje de ciclos anovolatorios y menor cantidad de hormonas sexuales endógenas. Así, si realizamos 3 horas de ejercicio a la semana, tendremos 30% o 40% menos posibilidades de desarrollar cáncer que las sedentarias.

Alcohol. Otro tema relevante es el consumo de alcohol, que aumenta año tras año en nuestro país, especialmente entre las más jóvenes. La ingesta de alcohol produciría un aumento de 7% de riesgo de cáncer de mama.

Edad. Para el doctor Waintrub, se presenta generalmente entre los 40 y 65 años de edad, con mayor fuerza después de los 50. Una sociedad vertiginosa como la actual, con el desarrollo de cuadros de estrés, mala nutrición y consumo de sustancias tóxicas, puede ser una de las causas de que hasta mujeres menores de 30 años estén presentando algún nódulo mamario de carácter maligno. "Se cree que este fenómeno está asociado a la vida moderna, al estrés, la alimentación inadecuada y el consumo de alcohol y cigarro; pero, en estricto rigor, no se ha podido determinar la causa precisa", comenta. Por lo mismo, más que por belleza, se recomienda un estilo de vida saludable, con la realización periódica de ejercicio físico y una nutrición equilibrada, que evite el exceso de grasas y azúcares.

Exponerse a radiación. No sabemos si es mito, y quizás te lo has preguntado: cuando una persona se expone a radiación, como en una radiografía, ¿aumentan las posibilidades de desarrollar cáncer? Bueno, la Sociedad Americana del Cáncer (www.cancer.org) señala que la probabilidad de que haya un riesgo aumentado de padecer cáncer como resultado de una exposición a una prueba es muy pequeña. Aun así, en los últimos años han surgido algunas inquietudes al respecto debido a que ha aumentado la cantidad promedio de radiación a la que una persona está expuesta en los estudios médicos. El cuerpo en crecimiento de los niños es particularmente sensible a la radiación. "Debido a que el riesgo es muy pequeño pero real, y al hecho de que la exposición a la radiación procedente de todas las fuentes puede acumularse en el transcurso de la vida, los estudios por imágenes que usan radiación se deberían hacer únicamente si existe un verdadero motivo médico para hacerlo (…) Sin embargo, si existe motivo para creer que una radiografía o tomografía computarizada es la mejor manera de detectar el cáncer u otras enfermedades, probablemente será más beneficiosa para el paciente que el daño que una pequeña dosis de radiación puede causar", aparece en la página de la Sociedad Americana del Cáncer.

Sigue > >