¡No abandones tu bicicleta! Claves para utilizarla también en invierno

Que el frío, la lluvia y el viento no sean excusa para dejar de usar tu bicicleta para ir a trabajar o pasear por esta exquisita -y contaminada- ciudad. Lo básico es utilizar la ropa adecuada y mantenerte atenta a las condiciones del tránsito.

 

Imagen foto_0000002220130704090939.jpg

Por Carolina Palma F.

Los fanáticos del ciclismo aumentan cada día en nuestro país, y basta mirar las calles, hablar con amigos y observar la gran cantidad de accesorios que existen en el mercado para confirmar la tendencia. Es que al fin nos dimos cuenta que Santiago es ideal para utilizar la bicicleta como medio de transporte, porque es barato y podemos decir con gusto "¡chao tacos!", aunque todavía faltan más ciclovías y un real respeto por los ciclistas –y viceversa– pero vamos avanzando. Bien por nosotros.

Ahora en invierno se pedalea menos por el frío, que provoca que la gente se quede en su casa y salga lo justo y necesario; la contaminación ambiental, porque da la sensación que es poco saludable por culpa de las alertas ambientales acompañadas de recomendaciones anti-actividad física, y por último la lluvia, que deja sobre dos ruedas sólo a los más aguerridos, a los que no les importa mojarse, y a los que tienen trajes adecuados, impermeables y mitigadores de transpiración, tal como asegura Víctor Hugo Romo, productor general del Centro de Bicicultura (www.bicicultura.cl).

Quizás estas "excusas" den cierta tranquilidad, pero Víctor resalta también beneficios dignos de considerar. "En invierno las personas aumentan la ingesta de alimento, se come más, y por lo tanto hay más consumo calórico. Pedalear en invierno ayuda a equilibrar este consumo y mantener un gasto de energía similar al que nos impusimos en el verano. Para eludir el impacto del esmog, podemos pedalear más temprano y elegir rutas menos transitadas, con menos contaminación o densidad ambiental; no correr, no salir apurados", aconseja.

ROPA ADECUADA

Si miramos en países donde la bicicleta es el principalmente de transporte, como Holanda o Dinamarca, podemos verlos pedalear con sol, lluvia y hasta nieve. De hecho, el ejemplo de Amsterdam, la capital holandesa, es el más claro. En las últimas dos décadas, el número de personas que se mueven a diario en bicicleta se ha incrementado un 40%, logrando que el 32% de los trayectos realizados por la ciudad se hagan en este medio, frente al 22% que prefiere el auto. Según estimaciones del gobierno, Amsterdam tiene aproximadamente 880.000 bicicletas, para 800.000 habitantes, es decir, 4 veces el número de autos…

¿Cómo lo hacen en un país donde el clima no es especialmente amable, al menos 6 meses al año, con temperaturas que muchas veces no superan los 0º? Lo único que cambian es el vestuario, que pasa de normal a uno con mayor tecnología, algo nada difícil de encontrar hoy en Santiago, de calidad y asequible, en tiendas reconocidas u outlet.

La industria del vestuario lo sabe bien. José Pablo de la Fuente, vicepresidente para América Latina de Jarden Corporation –empresa que tiene la marca Marmot, entre otras– aconseja para esta estación abrigarse por capas. "El layering es la técnica de vestirse de manera tal que podamos ir desabrigándonos en la medida que la temperatura vaya aumentando. De esta forma, evitamos molestias durante excursiones al aire libre, logrando mayor comodidad".

Su sugerencia va por la línea de tener una primera capa de ropa que absorba la transpiración y que no moleste al momento de realizar actividades. Importante también es considerar una segunda capa tipo polar. Finalmente, y pensando en aquellos lugares más lluviosos, lo ideal sería contar con un abrigo impermeable que pueda ser usado en diferentes momentos y lugares.

"No se recomienda usar los trajes amarillos tipo PVC; el cuerpo se moja más por dentro que por fuera. Los de poliéster son mejores, livianos, de dos piezas, pero son delgados y fáciles de romper. Un traje anti-agua de motoquero, que sirve para ciclista, en 3 tallas y colores se encuentra por $30.000 en la tienda de Windesign, en Lira 639, y una primera capa de lana merino (debe evitarse el algodón), cuesta otros $30.000 en www.hwwear.com. Esto es lo más barato y de mejor calidad actualmente", recomienda el productor de Bicicultura.

Sigue > >