¡Atención! Reglas irregulares elevan riesgo de enfermedades cardiovasculares

Según estudios internacionales, la irregularidad menstrual puede ser signo de propensión a la obesidad, a la diabetes y, en consecuencia, a la enfermedad cardiovascular.

 

Imagen foto_0000002320130617090612.jpg

La Fundación Española del Corazón (FEC) aseguró este lunes que varios estudios demuestran que los ciclos menstruales largos e irregulares (aquellos cuya diferencia entre períodos es superior a los 40 días) son un indicador de propensión a obesidad y diabetes de tipo 2, y por lo tanto, de enfermedades carciovasculares.

El doctor Enrique Galve, presidente de sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología, explicó que "los ciclos menstruales largos e irregulares constituyen un indicador de propensión a la obesidad y la diabetes, aunque en ningún caso suponen una relación de causa–efecto".

"Ambos desajustes, tanto los períodos irregulares como la diabetes y la obesidad, tienen un origen hormonal y metabólico, lo que puede explicar que estos problemas aparezcan de forma simultánea o de manera sucesiva"", agregó.

Según el estudio llevado a cabo por investigadores del 'National Heart Lung and Blood Institute', la irregularidad menstrual tras el primer período puede ser signo de propensión a la obesidad, a la diabetes y, en consecuencia a la enfermedad cardiovascular.

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores estudiaron a un total de 370 niñas de 14 años de las cuales registraron el nivel de hormonas sexuales, los niveles de glucosa y de insulina, la presión arterial, el peso, la altura y el perímetro abdominal.

Un 2% de las niñas presentó menstruaciones irregulares, entendidas como aquellas cuya diferencia entre ciclos es de más de 42 días. En ellas se observó un peso mayor al del resto de participantes, así como niveles más altos de testosterona, la hormona sexual masculina.

Sigue > >