Kim Kardashian se comerá su placenta y Kanye West no quiere estar en el parto

La modelo no es la primera en querer ingerir su placenta tras dar a luz. Muchos dicen que es beneficioso para la madre. Sin embargo, ella no lo está pasando bien, dados sus conflictos de pareja con Kanye West.

 

Imagen foto_0000002220130606100306.jpg
Foto: Getty Images

En el reality show que protagoniza, "Keeping up with the Kardashians", Kim ha revelado que desea comer su placenta después de dar a luz a la hija que espera. Según manifestó, ya ha consultado con su médico, quien le habría explicado los beneficios que esto implica para la madre.

En el portal abc.es se recuerda que, anteriormente, la celebrity January Jones convirtió su placenta en comprimidos, pues la consideraba "una fuente natural de vitaminas y energía", y que Tom Cruise también "se comió la placenta de Katie Holmes tras dar a luz a su hija Suri".

En mismo sitio señala que "diferentes estudios aseguran que es una práctica sanísima, ya que ayuda a la recuperación de la madre y aporta proteínas y vitaminas que favorecen el rejuvenecimiento de la piel".

Sin embargo, pese a la dulce espera, Kim Kardashian no lo está pasando muy bien en lo afectivo, debido a los problemas que ha debido enfrentar en su relación con Kanye West.

Según lacosarosa.com, "West ya le ha dicho a Kardashian que no estará presente en el parto y la modelo está completamente desolada por la noticia". Una fuente cercana, no indentificada, habría declarado que él le teme a la sangre y que esa sería la razón. Sin embargo, la modelo no le cree "y parece que la crisis entre ambos está a punto de estallar", agrega la información.