¿Fuiste madre recién? Las claves para bajar de peso rápido y sin dañar tu organismo

Tener un hijo es una de las mayores alegrías en la vida de una mujer. Sin embargo, el embarazo puede también traer fuertes cambios en el cuerpo, lo que muchas veces afecta su autoestima. Te enseñamos cómo recuperar tu peso después de dar a luz de manera saludable y sobre todo compatible con la lactancia.

 

 

Imagen foto_0000002220130508181021.jpg
Imagen: Getty

Bajar los kilos ganados durante el embarazo para muchas no es tarea fácil, en especial por las condiciones en que se encuentra el organismo después del parto y durante la lactancia.

 

La nutricionista de Clínica Santa María, Macarena Díaz, explica que si se quiere bajar de peso después del embarazo, se debe realizar después de los 6 meses post parto, ya que durante la lactancia materna el metabolismo aumenta debido a la necesidad de sintetizar leche para el recién nacido.

 

"Más que una dieta, lo que se recomienda en este periodo es una selección adecuada de los alimentos que se van a consumir. Es importante que una alimentación saludable sea en base a alimentos naturales, preferir preparaciones caseras", explica la especialista.

 

Como regla general, es importante que los horarios de alimentación sean fijos, ya que no deben pasar más de 4 horas entre cada comida. Esto asegura que el metabolismo se mantenga con un ritmo mayor y logre asimilar de mejor manera los alimentos que ingresan a nuestro cuerpo.

 

Además, la dieta debe ser rica en vitaminas y minerales, alta en fibra – con un alto consumo de frutas y verduras – incluir alimentos que sean de bajo aporte de grasas saturadas (evitar las frituras y la comida chatarra) y consumir comidas que tengan un bajo aporte de sodio, por lo que es mejor evitar los alimentos embasados.

 

"Los requerimientos nutricionales de una madre que amamanta son mayores que los de una mujer que está en periodo de gestación, debido a que el metabolismo aumenta para la producción de leche. Este aumento de las necesidades nutricionales no quiere decir que la madre deba comer el doble de lo que comía anteriormente, sino que debe elegir la calidad de los alimentos por sobre la cantidad" enfatiza la nutricionista.

 

El aumento del requerimiento nutricional, explica, se puede cubrir tomando 2 tazas extra de lácteos bajos en grasa, así como con un mayor consumo de frutas y verduras.

 

Este régimen de alimentación debe ser complementado con una rutina de actividad física de por lo menos 30 minutos diarios o 1 hora tres veces por semana.

 

Alimentos primordiales

Según Macarena Díaz, los alimentos que por ningún motivo se deben dejar de consumir  post parto son los lácteos bajos en grasa, los pescados grasos y los alimentos que contengan hierro y ácido fólico.

 

Los lácteos bajos en grasas se deben mantener en la dieta por su aporte de calcio, ya  durante el periodo de lactancia se produce un importante traspaso de calcio materno al bebé. Si este elemento no es obtenido de la dieta, es movilizado desde el tejido óseo materno, lo que puede tener efectos negativos en etapas posteriores de la vida de mujer.

 

En tanto, los pescados grasos como atún, jurel o salmón, son un gran aporte de ácidos grasos Omega 3. Este tipo de nutriente no es producido por el organismo, por lo que se  requieren de esta fuente externa. Al ser consumido por la madre en periodo de lactancia, permite el adecuado desarrollo del bebé y la formación de su sistema nervioso y retina.

 

Finalmente, la dieta post embarazo debe contener alimentos ricos en hierro y ácido fólico, tales como legumbres, vegetales, pan y cereales fortificados, ya que las necesidades de hierro se duplican durante el embarazo y posterior al nacimiento del niño.

 

¿Cuánto me demoraré en recuperar mi peso?

De acuerdo a la especialista, a partir del primer mes post parto se debería bajar aproximadamente 4 kilos, que corresponderían a tejido graso que serán quemados de manera natural debido al aumento metabólico que se provoca al estar amamantando. A partir de este primer mes la madre debería ir perdiendo peso hasta recuperar el preconcepcional.

 

Sin embargo, no se recomienda adelgazar demasiado durante este periodo porque podría afectar la lactancia. La pérdida de peso, por tanto, debería limitarse a 0.5 kg mensuales, posterior al primer mes post parto.

 

Es importante destacar que los factores como la edad están relacionados con la rapidez en que uno recupera la línea, ya que con el envejecimiento el metabolismo comienza a disminuir por lo que no es capaz de "quemar" o metabolizar lo alimentos con la celeridad que lo hace a una edad temprana. Es así como una madre de más de 35 años tendrá una baja de peso más lenta que una mujer más joven.

 

Otro factor que influye es el peso inicial, antes del embarazo. "Si una mujer se embaraza con sobrepeso u obesidad, la rapidez y la recomendación para disminuir los kilos de más debería ser la misma de una persona normal, sin embargo, quienes tienen sobrepeso u obesidad llegan a su peso preconcepcional deben consultar con un especialista para lograr un peso saludable", explica.