"Bono Antiaborto": Seis claves que muestran la realidad del embarazo adolescente en Chile

Conoce las cifras y datos sobre la realidad que en Chile se vive entre las jóvenes que son madres a muy temprana edad

 

Imagen foto_0000000120130327161327.jpg
Imagen: Getty

 

A raíz de las confusas informaciones surgidas esta semana en relación al embarazo adolescente, las cuatro sociedades científicas chilenas y latinoamericanas que agrupan a los profesionales de la salud especializados en el tema de sexualidad y embarazo adolescente, se sienten en la obligación de informar seis puntos cruciales en torno al tema.

De esta manera, la doctora Verónica Gaete, Presidenta de la Rama de la Adolescencia de la Sociedad Chilena de Pediatría, Sochipe; la Dra. Carolina Conejero, Presidenta de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología Infantil y de la Adolescencia, Sogia; la Dra. Paz Robledo, Presidenta del Comité de Adolescencia de la Asociación Latinoamericana de Pediatría, Alape; y la Dra. Pamela Oyarzún, Presidenta de la Asociación Latinoamericana de Obstetricia y Ginecología de la Infancia y Adolescencia, Alogia, informan lo siguiente:

1. Aproximadamente 40.000 hijos de madres adolescentes siguen naciendo en Chile al año. Dramáticamente, 1. 000 de ellos corresponden a madres menores de 15 años.

2. El embarazo en la adolescencia afecta principalmente a las y los jóvenes de estrato socioeconómico bajo y sus familias, lo que es una evidente manifestación de inequidad.

3. Tiene importantes repercusiones en la salud física, psicológica y social, y en el desarrollo tanto de estos niños como de sus padres adolescentes y familias, facilitando, entre otras cosas, que permanezcan en situación de pobreza.

4. Los estudios científicos demuestran que las estrategias eficaces para su enfrentamiento son aquellas preventivas, o sea, tanto la implementación de programas de educación sexual con eficacia demostrada a través de evaluación de impacto en indicadores y que perduren en el tiempo, como la facilitación del acceso a servicios de consejería y anticoncepción a través de servicios amigables de atención de adolescentes.

5. Otras estrategias, como aquellas de apoyo a la maternidad y paternidad adolescente, y las de prevención de un segundo o tercer embarazo en este periodo de la vida, constituyen más bien formas de reducción de daño.

6. A pesar de que en Chile existe una ley que garantiza la educación sexual y el acceso a los servicios de consejería y anticoncepción para este grupo etario, lamentablemente no ha sido adecuadamente implementada, dejando desprotegidos a nuestros adolescentes y sus familias.

Por último, las sociedades científicas hacen un llamado al Estado y la sociedad chilena en general a tomar las medidas necesarias para que se dé cumplimiento cabal a esta ley.