Tarea de dos: ejercicios para aumentar el tiempo de la erección

Estas prácticas deben ser realizadas en pareja, aunque al principio se recomienda que el hombre comience solo. Hay que tener paciencia y, por supuesto, compromiso.

 

Imagen foto_0000002320130314201728.jpg

Incrementar la duración de una erección es tarea de dos. Ello le ayudará a la pareja a tener mayor comunicación y enriquecer los niveles de intimidad.

Los sitios Ciudad.com.ar y Educasexo.com publicaron diversos ejercicios, que se pueden realizar con el objetivo de prolongar el placer previo a una eyaculación.

El éxito depende de la práctica y de la paciencia. En un principio es mejor que el hombre comience a hacerlos en solitario. Después, la ayuda de la pareja será muy importante para que éstos funcionen.

Para tener mejores resultados, el hombre debe aprender a distinguir entre las sensaciones de erección, grado de excitación y eyaculación. Debe conocer también las que son previas al orgasmo.

La excitación sexual masculina es como una escalera, en la que cada peldaño está más próximo a la eyaculación. Cuando se llega al último escalón, el nivel de excitación es tan alto que salta automáticamente el reflejo de ella sin que se pueda evitarlo, perdiendo después la excitación y la erección.

Por eso, para evitar la eyaculación se debe frenar la subida antes de alcanzar ese nivel máximo de excitación. Si la estimulación se detiene en el peldaño anterior, ésta no se realizará.

Ese último punto de control es la fase de meseta y hay aprender a distinguirlo para utilizarlo como límite en los ejercicios de entrenamiento. En cada paso de éste, el estímulo es más intenso y se necesitan más repeticiones para alcanzar un control suficiente antes de pasar a la fase siguiente.

Es importante que los ejercicios se realicen con la idea de disfrutar y se comprenda que la masturbación es una parte muy importante para alcanzar mejores resultados.

Primer ejercicio: masturbación del hombre en solitario

La atención debe centrarse en las sensaciones del pene y estar pendiente de su excitación. Se comienza la masturbación y cuando se note que está cerca del orgasmo (pero antes de llegar a la eyaculación) debe detenerse el movimiento de la mano y apretar el pene con el pulgar y el índice, por debajo del glande, con fuerza durante cuatro segundos. Después apretar el pene con fuerza en la base otros cuatro segundos.

Asimismo se deberán hacer descender los testículos. La excitación disminuye y al cabo de unos momentos, sin haber perdido la erección, se inicia de nuevo el ejercicio. Poco antes de eyacular, se aprieta de nuevo el pene arriba y en la base. Así hasta cuatro veces. Después de esta cuarta ocasión se permite la eyaculación.

Este ejercicio es básico y debe repetirse dos veces a la semana hasta que se adquiera control de la eyaculación y las diferencias entre las tres etapas sean muy claras. El período para lograrlo es de 6 a 8 semanas.

Sigue > >