¡Adiós, soltería! Psicólogos entregan las claves para encontrar a la pareja perfecta

¿Tus relaciones han sido infructuosas hasta ahora? ¿Has perdido la fe en el amor y crees que nunca encontrarás a esa persona especial? No te desanimes, dos psicoterapeutas han publicado las claves para hallar al compañero(a) perfecto(a).

 

Imagen foto_0000002320130307125414.jpg

Los psicólogos mexicanos y especialistas en terapia de parejas, Tere Díaz y Manuel Turrent, han publicado el libro "29 claves para encontrar pareja", una especie de guía con tips para no equivocarse en la elección de un(a) compañero(a) y disminuir así el riesgo de un nuevo fracaso amoroso.

No se trata de una lista de pasos sobre "cómo conquistar", sino de una serie de consejos que se debe considerar al momento de conocer a alguien que nos interesa y, de este modo, poder determinar a tiempo si es o no la persona indicada para nosotros.

Para saber bien de qué se trata este "manual", el sitio quien.com citó a la psicoterapeuta Tere Díaz, quien explicó los 10 principios más importantes que se entregan en el libro:

-Lo primero, dice, es hacer una distinción entre buscar y encontrar, porque la gente que busca frenéticamente espanta a los demás con su ansiedad.

-Se debe cuestionar el concepto que se tiene de amor, ya que las expectativas angelicales (del tipo: "tú eres todo para mí", "sin ti no estoy completo"), terminan por estrellarse en la realidad. No hay amores perfectos, sólo altamente buenos, así que es importante tener claro lo que se quiere, puede ser una familia o un acompañante, entonces se deben considerar las historias compatibles con la propia, sostiene.

-Si recientemente se terminó una relación, es indispensable vivir el duelo, para que la siguiente pareja sea de crecimiento y abundancia. No se trata de encontrar un "salvavidas", sino un compañero de vida, acota.

-Si hay alguien que te interesa, un aspecto a tener en cuenta –según la terapeuta- es que las personas extremadamente apegadas a sus padres resultan, generalmente, malas parejas y malos padres, ya que no han atravesado un trayecto de autonomía y se convierten en hijos crónicos.

Sigue > >