Mochilas, útiles y transporte escolar: los peligros que debes evitar

Existen factores clave que debes considerar a la hora de comprar los artículos escolares que acompañarán a tus hijos a clases, así como además fijarte bien en quién y cómo los llevará al colegio cada día.

 

Imagen foto_0000002220130305125226.jpg
Imagen: reproducción

En plena época del regreso a clases, la compra informada de los implementos escolares que acompañarán a tus niños por el resto del año se vuelve clave.

Aunque inofensivos a simple vista, "muchas veces las mochilas y útiles escolares pueden resultar dañinos para nuestros hijos, si no se tienen en cuenta factores básicos como el tamaño, el peso, la composición, el material, entre otros", indica la experta en prevención de riesgos de Mutual de Seguridad CChC, Alicia Contador.

Por lo mismo, recomienda tener ojo con las siguientes recomendaciones preventivas:

MOCHILA

-El dolor de espalda y las patologías a la columna vertebral son cada vez más frecuentes entre los escolares. Para evitarlas, se recomienda que los niños pequeños utilicen preferentemente un bolso "carrito", en tanto que los más grandes, mochilas con dos tirantes, los que deben usarse en los dos hombros.

-De adquirir un bolso con un solo tirante, se recomienda usarlo de forma cruzada, aproximándolo al cuerpo. No obstante, siempre hay que tener presente que comprarles a nuestros hijos un bolso o una mochila que incentive el uso en uno de los dos hombros, puede generar dolores lumbares y dorsales, al obligarlos a inclinarse levemente hacia un lado.

-En cuanto a la estructura de la mochila, lo ideal es que sea de peso ligero, para que no resulte una carga; con las hombreras anchas e idealmente acolchadas; con una parte trasera (aquella que da directamente con la espalda) también acolchada, y con compartimientos, lo que ayudará a distribuir el peso. Un cinturón a la altura de la cintura, también distribuye el peso, sobre todo si la mochila es grande.

-Fundamental, además, es enseñar la importancia de una buena postura a los niños, incentivando el caminar derecho cuando se tiene colgada a la espalda y hombros una mochila o bolsos.

-Una vez que la mochila o bolso se vaya a utilizar, es aconsejable que los niños no transporten pesos grandes e inadecuados. Los escolares no debieran llevar más del 10% al 15% de su peso corporal dentro de las mochilas.

-Si necesita llevar algo adicional de gran tamaño, lo ideal es apoyarse de bolsos de mano o con carrito, que distribuyan el peso en el cuerpo del niño. Si la necesidad de estos elementos adicionales es constante, lo mejor es -si se cuenta con el lugar indicado- dejarlos guardados en el colegio.

-Con todo, si con el tiempo se observa que las mochilas o bolsos compradas a comienzo de año producen una mala postura constante en los niños o les generan incomodidad, molestias y dolores en la espalda, lo ideal es descontinuar su uso.

Sigue > >