Diversión

¿Se viene el estrés? Claves para aprender a meditar en tu casa

Adiós, vacaciones. Llegó marzo y una larga lista de preocupaciones que alteran el ánimo y traen de vuelta al tan temido estrés. ¿Cómo alejarse de él? Presta atención a estos consejos que te ayudarán a comenzar con tus propias meditaciones, sin moverte de la casa.

 

Imagen foto_0000002320130304125640.jpg
Foto: reproducción

Al leer la propuesta de "meditar en la casa", muchas pensarán que es imposible, pues en todos los hogares siempre hay mucho ruido y pocas posibilidades para encontrar tranquilidad. Más aún cuando hay niños y una pareja que también demanda atención. Sin embargo, sí es posible.

Así lo destaca el maestro de yoga, Gustavo Pino, citado en un artículo del sitio vanguardia.com, donde dice que el primer gran consejo es madrugar. Esto es, comenzar a hacer las meditaciones antes de que cualquier otro integrante de la familia se haya despertado. Difícil para muchas que ya madrugan, pero quizás no imposible. Además, sostiene que será así sólo al principio, ya que "con la práctica de la meditación diaria, llegará el día en que la persona sea capaz de meditar en cualquier sitio, incluso con mucho ruido".

Entre los beneficios de la meditación está no sólo la relajación, sino además el alivio de varios males, como el síndrome de colon irritable, la presión alta, y las jaquecas y otros síntomas propios del estrés.

"Uno de los grandes beneficios es la tranquilidad. No porque quien medite no tenga pensamientos negativos o tormentosos, sino que ellos saben que están ahí y simplemente son testigos, pero no permiten que los dominen. Para quien medita es sólo un pensamiento más, lo dejan florecer y lo dejan morir de la misma forma", sostiene el artículo.

Veamos, entonces. Aquí, los consejos que el experto entregó en vanguardia.com, para aprender a meditar en la casa:

Lo primero:

-La actitud que debemos tener para meditar debe ser siempre  positiva, creativa, teniendo una semi sonrisa en los labios.
-La meditación también requiere  que nos inspiremos y aspiremos a algo. Cuando tenemos esta actitud y meditamos, lo que hacemos es realmente entrar en la parte más profunda de nuestro ser.
-Cuando meditas en la casa se debe tener un espacio, un rincón de la habitación o estudio, limpio, puro y santificado, un lugar sagrado que sólo uses para meditar. También, una mesa, un retrato o figura de un maestro espiritual, unas flores y una vela encendida.
-El incienso es bueno una que otra vez y lo recomendable es utilizar aceites con esencias.

Sigue > >