¿Preparados? Técnicas infalibles para un año escolar exitoso

Tras tres meses de vacaciones, volver a insertar a los niños en el ritmo del colegio resulta una tarea complicada. Amanecen con sueño, caminan aletargados y les cuesta concentrarse en sus deberes. Sin embargo, hay técnicas infalibles que te ayudarán a organizar el escenario de mejor manera y obtener grandiosos resultados. La especialista Taryn Rossi entrega sus consejos.

 

Imagen foto_0000002320130227140616.jpg

Por Karen Uribarri G.

La mayor parte de los colegios inician sus clases la segunda semana de marzo. Y los niños ya se están quejando de tener que probarse cotonas y delantales cuando la temperatura aún bordea los 28 grados. ¿Cómo ayudarlos entonces a insertarse mejor en el ambiente escolar que comienza tras tanto tiempo de vacaciones?

Rutina Diaria

La sicóloga Taryn Rossi ([email protected]), sicóloga experta en infantes y adolescentes, subraya la importancia de establecer una rutina en la vida de nuestros hijos.

"Los niños que crecen sin una rutina diaria están constantemente buscando y probando hasta donde pueden llegar especialmente si están haciendo algo que les gusta, por ejemplo, si están viendo televisión, jugando play o jugando afuera. También se resisten a asumir sus responsabilidades como recoger sus juguetes, hacer las tareas, etcétera", explica. Por ello es que en estos casos, madres y padres tienen que invertir mucha energía en lograr que estos niños obedezcan y cumplan con sus responsabilidades. Les hablan, les gritan, los regañan y, a menudo, los castigan. Y todos terminan exhaustos: los niños por estar retando a los padres, y los padres por tratar de que los niños los obedezcan.

"La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. Ningún niño se siente cómodo en una situación en la que no sabe qué esperar. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad", escribe R. Driekurs.

Los límites le indican al niño que toda actividad tiene una duración, afirma Rossi.

¿Qué límites poner? Dependiendo de la edad, puedes establecer que:

+El niño puede jugar afuera hasta la cena.

+El niño puedes ver televisión de las 4 a las 5.30 de la tarde.

+Después de las 7 de la tarde ya no puede ver más televisión ni jugar juegos electrónicos.

+A las 8 de la noche tiene que acostarte. El establecer una hora para acostar a tu hijo temprano y mantenerla no es fácil, pero los beneficios son enormes: Asegura el descanso del niño y luego, una vez que su hijo se haya acostado, los padres tendrán tiempo para ellos y sus intereses.

Ahora bien, las reglas deben comenzar a establecerse desde pequeños y fortalecerse al menos dos semanas antes del inicio de clases.

A medida que los niños van creciendo la rutina diaria se vuelve más compleja y, poco a poco, se van introduciendo las normas de conducta y de higiene y los límites.

Sigue > >